CON MARTHA DEBAYLE

¿Cómo le hacen? Las sobrecargos

Cómo se preparan, qué requisitos, qué onda con la estatura, cuáles son sus funciones principales, ¿les han tirado la onda alguna vez?

Eva Silva

39 años

7 años como sobrecargo

Decidió ser sobrecargo porque representaba un reto, ya que tenía que cursar 1 año en la academia de sobrecargos, volver a ser estudiante, eso le emocionaba mucho.

Estudió licenciatura en la enseñanza de Lengua Inglesa en la Facultad de Lenguas Extranjeras en la Universidad de Colima.

Ha viajado a EU, Guatemala, Salvador, Honduras, Cuba, Nicaragua, República Dominicana

Es muy feliz en su chamba

Varias veces le han tirado la onda, tiene una bolsita donde pone todas las business cards que le dan. Nunca le ha llamado a ninguno.

No hubiera elegido ninguna otra profesión. Pero en un futuro muy cercano, volverá a la docencia

Anécdotas: Una de las cosa más graciosas es que los pasajeros las manden llamar para preguntarles por dónde están pasando, qué montaña es, y ellas no saben.

A veces es desesperante que le hagan repetir todo el menú de bebidas que hay en el avión.

Priscila Castañeda Borjón

32 años

4 años como sobrecargo

Decidió ser sobrecargo porque quería un trabajo que le permitiera conocer ciudades y personas increíbles.

Estudió Economía en la Universidad Autónoma de Nuevo León

Ha volado 20 países

Es muy feliz en su chamba, la aviación le ha dado tanto aprendizaje que en otro trabajo no hubiera sido posible. Ha conocido a tantas personas, tantos lugares, costumbres, etc.

Le han tirado la onda muchas veces.

Le encanta su profesión, su sueño es ser trader profesional, invertir en la bolsa. También le gusta la química, arquitectura, sommelier de té, etc.

Anécdotas: Una vez en un vuelo llevaban a personas mayores de Oaxaca a reencontrarse con sus hijos a San Francisco, después de 15 años de no verse.

En otro vuelo un pasajero le pidió permiso para hacer una propuesta de matrimonio a su novia por el interfon.

En otro vuelo después de que ya se habían bajado todos, recuperó y devolvió una cartera con varios dólares a una pasajera.

Laura Millán

26 años

1 año 1 mes como sobrecargo

Decidió ser sobrecargo porque le gusta

Estudió Diseño y decoración de Interiores George Brown Canadá

Ha volado a US, República Dominicana, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras

Una vez un pasajero le tiró la onda en un vuelo de Detroit a Monterrey

Le encanta lo que hace

Antes de esto, trabajó en muchos lugares, pero en ninguno se sintió tan feliz como ahora.

Historia

La primera persona que ejerció la profesión de asistente de vuelo fue un hombre en los primeros vuelos del dirigible alemán LZ10 Schwaben en el año 1911.

La primera mujer que ejerció este cargo fue la enfermera Ellen Church el 15 de mayo de 1930 en el vuelo entre Oakland y Chicago a bordo de un Boeing 80-A trimotor de la compañía Boeing Air Transport.

Azafata era, en el siglo XVI, una viuda noble elegida en la corte española para llevar cada mañana a la reina los vestidos y las alhajas que iba a usar. Se la llamó así porque los vestidos y alhajas eran llevados en un azafate, o sea, en un cestillo de paja o de metal.

En un principio la palabra “azafata” solo se usó para las auxiliares femeninas, pero a lo largo de los años empezaron a usar la forma masculina análoga, “azafato”.

Las nuevas asistentes de vuelo se convirtieron en parte integral de la industria aeronáutica. Las compañías aéreas empezaron a contratar enfermeras para sus vuelos; así lo hizo United Airlines en 1930

El 22 de septiembre de 1946, la compañía Iberia cruzó por primera vez el Atlántico en un vuelo de 36 horas con varias escalas. Las azafatas estrenaron esa denominación en este primer vuelo transoceánico, pues hasta 1946 no existía la figura tal y como se la conoce hoy en día.

Algunas aerolíneas como Braniff Airways hacían cambiar de ropa a sus azafatas durante el vuelo, haciendo que sus vestimentas las convirtieran en más atractivas durante el servicio de comidas.

¿Qué es una sobrecargo?

Las sobrecargos son el rostro de las aerolíneas, cuidan de los pasajeros, atienden sus necesidades y velan por su seguridad durante el vuelo.

Ante todo, aseguran que los pasajeros cumplan con las regulaciones de seguridad; en un segundo plano, están a cargo de servir comidas y bebidas a los pasajeros.

Los sobrecargos trabajan para aerolíneas y la gran mayoría presta sus servicios en vuelos comerciales, aunque hay una parte que atiende en vuelos privados.

La regla estándar señala que debe haber un Sobrecargo por cada 50 pasajeros.

Si bien en la mayoría de las aerolíneas los sobrecargos son mujeres, el número de hombres desempeñando este oficio en los últimos años ha aumentado.

Funciones principales

Reunirse con los Pilotos antes del abordaje de los pasajeros:

Revisar y verificar los procedimientos de seguridad y de emergencia, así como el equipo de seguridad disponible y las especificaciones de la aeronave.

Recibir a los pasajeros cuando aborden el avión

Asistir a los pasajeros con necesidades especiales, menores de edad viajando sin su representante, pasajeros con bebés, etc.

Ayudar a los pasajeros a encontrar sus asientos y a guardar su equipaje en los compartimientos destinados para ello.

Explicar procedimientos y medidas de seguridad a los pasajeros

Velar por el cumplimiento de los procedimientos de seguridad durante el despegue

Verificar que los pasajeros se hayan colocado el cinturón de seguridad, así como que sus asientos estén en posición vertical y que los reposabrazos estén abajo.

Servir comidas y bebidas a los pasajeros durante el vuelo.

Revisar periódicamente la cabina para verificar que todo esté bajo control con la tripulación

Asegurarse que los Pilotos estén en buenas condiciones

Lidiar con situaciones de emergencia

Evacuar a los pasajeros fuera del avión.

Utiliza las rampas de emergencia.

Apagar los incendios que puedan presentarse dentro del avión.

Suministrar primeros auxilios.

Dar resucitación cardiopulmonar (RCP).

Seguir los procedimientos para aterrizajes de emergencia.

Realizar anuncios durante el vuelo.

Velar por la seguridad de la cabina durante la turbulencia.

Verificar que la cabina esté segura antes de proceder con el aterrizaje

Recoger los objetos que estén sueltos, tales como bandejas o basura.

Ayudar a los pasajeros a desembarcar del avión:

Asegurarse que todos los pasajeros hayan desembarcado.

Perfil de las sobrecargos

Excelentes habilidades de comunicación

Tener empatía e inspirar confianza.

Vocación de servicio

Consciencia sobre seguridad

Mantener la calma en situaciones de emergencia.

Altos niveles de iniciativa, habilidad de respuesta, flexibilidad y compromiso

Requisitos

18 años cumplidos,

Certificado de Preparatoria terminada,

Ser Mexicana de nacimiento,

Tener la Licencia de Sobrecargo emitida por la DGAC

Pasar satisfactoriamente el examen médico de la DGAC

Preparatoria terminada

Ingles nivel intermedio

Estatura mínima de 1.60m

¿Cómo es el curso de capacitación?

Durante un curso intensivo de dos meses les enseñan

Procedimientos de emergencia tales como: fuego y humo en cabina, despresurización, acuatizajes

Área médica y primeros auxilios.

El correcto uso del equipo localizado dentro de un avión

Atención al cliente.

Cada año hay actualización

Tiempo de jornada

Puede variar de 8 a 15 horas a al día. Más de 40 horas a la semana, 180 horas al mes.

Aumenta conforme ganas antigüedad.

Si llevas ya tiempo trabajando, puedes elegir tus vuelos.

Una vez al mes, tienes derecho a cinco días seguidos de descanso.

**No hay excepciones. TODA la tripulación tiene prohibido consumir bebidas alcohólicas una noche antes de volar, o para ser más específicos, 12 horas antes del vuelo

Lo bueno

A veces, sí hay días libres que puedes ocupar para conocer los destinos, pero no siempre ocurre.

En tu primer año, no viajas a Europa o Asia porque los aviones de cabina ancha significan trabajo más complicado.

Lo malo

Al comenzar, no podrás elegir a dónde volar.

Algunos días de trabajo pueden ser muy largos, entre 12 a 14 horas de pie.

Es un trabajo exigente física y mentalmente.

La vida familiar y amorosa suele ser un reto.

Dependerás de una programación mensual de vuelos y tendrás que hacer tus planes y dejar tu vida social para los días libres.

Es difícil mantener un programa de ejercicio regular.

La alimentación es un gran reto

Lo que no soportan de los pasajeros en un vuelo

Quitarse los zapatos: A pesar de que los aviones se lavan después de cada vuelo, no tienen las alfombras ni los baños más limpios que vayamos a encontrar. Así que es mejor quedarse con zapatos puestos.

Solicitar upgrades: Hay que tomar en cuenta que los sobrecargos no están en control de los lugares y las reservaciones, por lo que ellos difícilmente podrán revolver algo y solo se distraen de su trabajo.

Cambiarse de lugar: Lo recomendable es preguntar a la tripulación a bordo para considerar posibilidades y no molestar a los demás pasajeros.

Quejarse de la comida: Tener algún problema con los platillos de un vuelo, como la variedad o el sabor, no recae en lo sobrecargos.

Reclinar el asiento durante la comida: Por decencia y respeto, es recomendable enderezar nuestro asiento para que el pasajero de atrás pueda comer más bien

Recoger el celular cuando se cae: Algunos pasajeros en su intento por recogerlo han dañado los asientos o la alfombra. Se recomienda contactar a algún sobrecargo para que nos asista en sacar el celular sin ningún daño colateral al equipamiento del avión.

Meterse a la cocina: Como pasajeros, meternos a la cocina a buscar alguna botana o un vaso con agua solo entorpece su trabajo.

Deteriorar la canastilla de revistas: No retacarla con ropa o basura, esto solo ocasiona que se deteriore o que se ensucie y que los sobrecargos tengan que hacer un trabajo sucio.

Cargando