CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

SOPITAS: Segundo acuerdo reparatorio en Chiapas

El pasado dos de agosto un joven fue detenido por entrar a media noche al zoológico de Chiapas

El pasado dos de agosto, un joven fue detenido en las inmediaciones del Zoológico de Chiapas, donde había ingresado a media noche, con la intención de cazar algunos animales que se encuentran en cautiverio y que están catalogados en peligro de extinción.

Tras ser detenido, el menor fue presentado ante la Fiscalía del estado, acusado del delito de allanamiento con agravio de la Secretaria de Medio Ambiente e Historia Natural, donde se abrió una carpeta de investigación.

El adolescente, pensó que tal vez no le pasaría nada por su edad, pero a diferencia de muchos otros casos, la justicia del estado, desestimó que el infractor tuviera tan solo 17 años, pero lejos de castigarlo con una pena de cárcel, decidió sentenciarlo a una pena, que le ayude a generar conciencia sobre la caza animal.

>SOPITAS: Exposición en Los Pinos, "De lo Perdido, lo que aparezca"

De esta forma, el joven fue sentenciado a limpiar las instalaciones del zoológico durante cuatro meses, en los que cada fin de semana, se tendrá que presentar para recoger basura y ayudar con la limpieza de cada una de las 140 hectáreas con las que cuenta el Zoológico Miguel Álvarez del Toro de Tuxtla Gutiérrez, así como alimentar a los animales no peligrosos del Zomat que cuenta con lo más representativo de la fauna y flora chiapaneca.

Lo anterior, obedece al cumplimiento del objetivo del Sistema de Justicia para Adolescentes el cual es orientado a reeducar a los jóvenes en conflicto con la ley, así como para crear consciencia sobre las consecuencias del delito cometido.

Este, es el segundo acuerdo reparatorio que se dicta en Chiapas en el último bimestre, dejando en claro, que cualquier delito que atente contra el medio ambiente, será castigado.

Pues en mayo pasado, dos hombres fueron detenidos mientras talaban árboles de cedro a diestra y siniestra de manera ilegal, por lo que tras ser procesados, fueron sentenciados a plantar tres mil árboles de ceiba y hacer trabajo comunitario, limpiando el río Zanatenco, en el municipio de Tonalá, Chiapas.

De esta forma, la justicia, nos muestra otra cara del sistema de justicia, una en donde el castigo, ayudará a generar conciencia entre los infractores y sobre todo, a obligarlos a tratar de compensar el daño hecho.

 

Cargando