CON GABRIELA WARKENTIN, JAVIER RISCO Y SOPITAS

SOPITAS: Islandia hoy está de luto por la muerte del glaciar “Okjokull”

El glaciar que sobrevivió por 700 años, en 2014 se convirtió en un volcán con una sola capa de nieve encima y hoy desgraciadamente no queda nada

Islandia, el país más feliz el mundo, ya no lo es tanto. El país insular esta de luto por la muerte del glaciar “Okjokull”, el cuál había sobrevivido durante 700 años con sus robustas y bastas capas de hielo, pero para el 2014, se había convertido en un volcán con una capa de nieve encima y hoy desgraciadamente, no queda nada.

Es por ello que el pueblo islandés se despidió de él este fin de semana, con un emotivo funeral en el que se incluyó un mensaje para el futuro.

La primera ministra, Katrin Jakobsdottir, el ministro de Medio Ambiente, Gudmundur Ingi Gudbrandsson y la ex-presidenta, Mary Robinson, subieron hasta la cima para encabezar una ceremonia en la que se dio el último adiós al glaciar y la la bienvenida al volcán, lamentando esta pérdida invaluable para la humanidad, al tiempo en el que colocaron una placa que recordará a las futuras generaciones que sus antepasados no pudieron controlar el calentamiento global y que no pudieron salvarlo.

En la placa se puede leer “Ok, es el primer glaciar de Islandia en perder su estatus de glaciar. En los próximos 200 años, todos nuestros principales glaciares seguirán el mismo destino. Este monumento, es para reconocer que sabemos lo que está pasando y lo que debemos hacer. Únicamente ustedes sabrán si lo logramos". Junto al texto, escrito por el autor islandés Andri Snaer Magnason, se añadió una botella conmemorativa, que contiene una muestra de la concentración global de dióxido de carbono en el mundo-

De acuerdo con The Guardian, Islandia pierde 11 mil millones de toneladas de hielo al año por lo que algunos científicos estiman que sus más de 400 glaciares desaparecerán en los próximos dos siglos.

Pero hoy la crisis climática llevó a que más de 100 personas caminaran durante dos horas con poemas, consignas, discursos y un minuto de silencio, para asistir a un funeral de hielo, al funeral del un glaciar, al que como humanidad no pudimos salvar.

Cargando