CON MELISSA MOCHULSKE

A mi manera: ¿Cómo se debe oler un vino para catarlo?

El sentido del olfato es primordial para catar pues es capaz de distinguir y catalogar miles de aromas

Queridos enófilos, es momento de hablar de su tema favorito: Los vinos.

Si bien ya hablamos sobre cómo observar un vino, hoy les voy a enseñar el siguiente paso de una cata que es: olerlo.

El sentido del olfato es primordial para catar pues es capaz de distinguir y catalogar miles de aromas (apréndanse el término porque así se dice en estos menesteres) diferentes.

Los aromas del vino se obtienen de:

La variedad de uva con la que está elaborado

La época y el año en el que se ha realizado la vendimia

El proceso de fermentación que se ha utilizado

El almacenamiento

La crianza en barrica

La madera para la crianza

El tiempo en la botella antes de abrirla

El vino se debe oler 3 veces de esta manera obtendremos:

Aromas primarios: aportados por la variedad de la uva y su mosto.

Aromas secundarios: los que se producen a partir de la fermentación de la uva.

Aromas terciarios: se generan durante la etapa de envejecimiento del vino. Es en este proceso donde se genera lo que se conoce como bouquet. Los aromas terciarios suelen ser florales, frutales, de frutos secos, vegetales, roble, etc.

Si existieran irregularidades durante su proceso de elaboración o crianza vamos a poder detectar olores defectuosos como pueden ser el olor ‘avinagrado’ o el olor a ‘podrido’.

El olfato es capaz de distinguir más variantes que el gusto, por eso, aprender a oler un vino es clave. Hay que tener un gran catálogo de aromas archivados en nuestro cerebro para ser un buen catador! Así que señores, a oler se ha dicho!

Soy Melissa Mochulske y esto fue una lección más para aprender a catar un vino, a mi manera en WRadio.

 

Cargando