CON MELISSA MOCHULSKE

A mi manera: La historia del canto a capella

En Italia prohibieron todo tipo de instrumento dentro de los templos religiosos, por lo que se tenía que cantar sin acompañamiento

Cantar a capella es una manera de expresar la letra de una canción sin acompañamiento instrumental alguno, por lo que la voz es, sin duda, la única protagonista al generar la armonía, la melodía y el ritmo.

La historia del canto a capella se remonta al medievo, época en la que solamente los privilegiados sabían leer y escribir. Por decirlo de una manera muy práctica y coloquial, en ese entonces, la iglesia necesitaba más adeptos, pero al tener un público tan difícil de llegar por su analfabetismo, se dieron cuenta de que a través del canto podían difundir la palabra del Dios de una manera diferente en que la gente podía interiorizarla, memorizarla, y sobretodo, compartirla.

Fue así como los monjes y las monjas empezaron a hacer una variación de sus rezos convencionales y nacieron los famosos cantos gregorianos.

Con el Renacimiento, cambiaron muchas cosas… Se dice que en Italia prohibieron todo tipo de instrumento dentro de los templos religiosos, por lo que los monjes, monjas y feligreses no tuvieron de otra más que seguir cantando pero sin acompañamiento alguno como se cantaba en las capillas, o sea, como dirían los italianos: a capella.

Soy Melissa Mochulske y esta fue la historia del canto “a capella”, a mi manera en W Radio.

 

Cargando