CON MARTHA DEBAYLE

Dos & Don'ts para comprar un coche

Para todos aquellos que están pensando en comprarse un coche o cambiarlo

En cabina con Carlos Jalife, experto en automovilismo. Editor de la revista Fast Mag. Autor de la biografía de Los Hermanos Rodríguez (TW: @scuderiargz // fast-mag.com).

DOS

Es muy importante no tomar una decisión a la ligera, apresurada y sin evaluarla. Por lo tanto cuando sales de compras tienes que ir preparado, tener una planeación sobre movimientos, tiempos y gustos. Suponemos que ya tienen un nicho elegido, digamos camionetas compactas de no más de 400,000 pesos, y con eso habría cinco pasos que serían esenciales:

Dedicar suficiente tiempo a la elección, visitando en un fin de semana el número de agencias de los autos que hayas elegido como candidatos potenciales. No debes apresurarte y decir tengo una hora libre voy a ver autos, eso siempre lleva a una decisión mala sin poder apreciar toda la gama de ofertas en el mercado. La mayor parte de la gente no se casa con la primera persona que les gustó, pues eso aplica también para tus vehículos.

Conocerlo en persona, las fotografías siempre les sacan su mejor ángulo a los candidatos potenciales, así que hay que verlos, tocarlos subirse a ellos, ver como se ajustan a tus necesidades, que tantas posiciones tienen el volante, los asientos, la dirección y demás para que puedas sentirte cómodo en lo que vayas a emplear el vehículo. Es indispensable llevar a la familia si es que vas a comprar un vehículo familiar, ver como se adaptan los hijos, la pareja, si les agrada, si tienen sistemas de infotenimiento, que tan amplios son los espacios, etc. Un auto no es fruta en el mercado, aquí sí se vale tocar. Si te dejan o pudiste planearlo con suficiente anticipación, manéjalo, siéntelo

Compara los vehículos elegidos, Después de recolectar folletos y sacar datos de internet para complementar la comparación, ver el momento más propicio para la compra, digamos las ferias navideñas de descuentos o las de fin de años de modelo (o sea, el verano anterior a que salgan los nuevos , pues al inicio del otoño salen los modelos del año siguiente, no van con el año calendario). Obviamente la comparación es contra los otros modelos y el uso que se pretende darle al automóvil. No es necesario un auto de 300 caballos para ir al súper y recoger a los niños del colegio, ni una 4×4 si nunca sales del asfalto. Empata tus necesidades con las características del vehículo.

No escojas en tu primera visita: Después de comparar, haz tu elección, y consúltalo con la almohada y con tu calculadora y pide opinión a los demás miembros de la familia que vayan a usarlo.

Negocia el precio: regresa con la agencia elegida y negocia el precio, armado con los precios y datos de otros vehículos similares. Siempre debes estar preparado para irte si te suben el precio o te dicen que esa oferta sólo aplicaba “ayer cuando usted vino originalmente”. Una vez que ajustes el precio, entonces negocia el financiamiento, verifica que no te quieran meter miles de pesos en comisiones y aperturas de crédito para compensar. Y recuerda que el plazo más corto es el que más barato sale siempre. Usa el sentido común, una oferta demasiado buena siempre tiene un asterisco precautorio.

DONTS

Otros cinco pasos, pero estos son precautorios respecto a tu adquisición:

No llegues como que sabes y patees la llanta. Eso sólo pasa en las películas, además de que no aporta nada a tu posición, te pone señal de presa fácil.

No compres las opciones. Aquí es donde se emparejan la agencia, vendiéndote el quemacocos, faros de xenón, llantas de especificación X y otras cosas que no necesitas. Si elegiste bien tu auto tiene todo lo que requieres. Y si quieres tunearlo, hazlo por tu cuenta a tu gusto. Ese volante marca Personal que en la agencia cuesta 20,000 pesos, por fuera puede valer menos de la mitad, por ejemplo.

Da el enganche con tarjeta, no en efectivo,. No aceptes eso de que necesitan que les hagas un favor o que las comisiones se las pagan hasta después a los vendedores y realmente las necesitan. Si la agencia, especialmente las de segunda mano, fracasa, cierra o es fraudulenta y no te entrega el auto cuando debería tras el enganche, te puedes pelear con el emisor de tu tarjeta en cuanto al cargo. De otra manera ni auto ni dinero.

No te lleves el auto incompleto. Que te lo entreguen con todo el equipo, nada de que no tiene los rines de 20 pulgadas, pero te los cambian en cuanto les lleguen. Si quieren eso que te hagan un descuento por las veces que vas a tener que hablar e ir. Tu tiempo vale más que el del mecánico que te cobra 800 pesos la hora por cambiar el aceite.

No compres una garantía extendida. Los autos modernos son muy buenos y una ganancia de 5 años, o 100,000 km que es casi estándar, es suficiente para tus necesidades. Además, en cinco años probablemente ya querrás cambiar el vehículo.

En suma: siempre compra lo mejor con lo que te alcance, gasta incluso un poquito más si algo realmente vale la pena, pero no te salgas mucho de tu presupuesto.

Cargando