CON MELISSA MOCHULSKE

A mi manera: La ciencia detrás de las galletas remojadas en leche

Cuando remojas una galleta en leche, en realidad cambias todo sobre ella

Quien esté libre de haber remojado una galleta en leche alguna vez en su vida, que tire la primera piedra. Este acto podríamos decir que es un reflejo humano y que prácticamente nadie se ha podido resistir al menos de probarlo.

Y es que déjenme decirles, que no es su poca fuerza de voluntad, esto está perfecta y científicamente calculado. Cuando remojas una galleta en leche, en realidad cambias todo sobre ella: la textura, el sabor, y su composición química. El secreto, es un grupo de aditivos químicos llamados emulsionantes.

Hay algunos líquidos que no se mezclan naturalmente, por ejemplo, agua y aceite. Los compuestos que logran que estos dos líquidos opuestos coexistan felices, se llaman emulsionantes.

¿A qué viene esto al caso con las deliciosas galletas? Déjenme decirles que tanto el chocolate como la leche contienen emulsionantes. Los que están en el chocolate permiten que los ingredientes grasos (aceite y manteca de cacao) se mezclen con ingredientes sin grasa (agua y cacao en polvo) además de mantener la grasa en la leche.

Esta deliciosa magia, (también conocida como ciencia), es llevada al siguiente nivel cuando las galletitas de chocolate se sumergen en leche o bien, galletitas de vainilla se sumergen en leche con chocolate; porque los emulsionantes de ambas sustancias interactúan en la lengua, logrando una tremenda explosión en las papilas gustativas porque la leche calma la dulzura intensa del chocolate y los emulsionantes ayudan a suavizar el sabor del chocolate, lo que le da la perfecta relación de sabor y textura a la galleta.

Así que ya lo sabe, la próxima vez que lo critiquen por andar chopeando, dígales a los envidiosos que solo está llevando a cabo una experiencia científica y culinaria de primer nivel.

Soy Melissa Mochulske y éste fue el secreto detrás de las galletas remojadas en leche, a mi manera, en WRadio.

Cargando