CON MELISSA MOCHULSKE

A mi manera: La emblemática Barra Vieja de Acapulco

Hasta los nadadores expertos suelen tenerle bastante respeto a las olas de Barra Vieja y es que hay que tener cuidado con ellas

A menos de una hora de la costa de Acapulco, hay un paraíso llamado Barra Vieja con una atmósfera mucho más local que el resto de las playas de Acapulco pues es un lugar alejado del ruido de la ciudad y totalmente ajeno al ajetreo urbano.

En la playa de Barra Vieja realmente se puede hacer de todo, simplemente pueden tirarse en un camastro a tomar sol y escuchar las olas del mar, montar a caballo por la playa o dar un paseo en cuatrimoto si son más intrépidos.

Si están en Barra Vieja, no pueden perderse la maravillosa fauna de la zona, que aunque no lo crean, incluye desde aves tropicales hasta delfines.

Lo que sí tengo que advertirles, es que hasta los nadadores expertos suelen tenerle bastante respeto a las olas de Barra Vieja y es que hay que tener cuidado con ellas, pues su fuerza suele variar de intensidad al ser mar abierto. A veces pueden ser suaves y manzas y otras fuertes y revolcadoras.

Pero a quién queremos engañar, si han escuchado hablar de Barra Vieja seguramente es por ser la cuna del famoso pescado a la talla que ahí se prepara, así que tengan contemplado en su agenda un delicioso festín de este emblemático platillo en alguno de sus increíbles localitos marisqueros.

Ya que están ahí, es obligatorio disfrutar de esa maravillosa vista que solo Barra Vieja tiene del Oceáno Pacífico hasta el atardecer, pues sus cielos son famosos por pintarse de mil colores.

Soy Melissa Mochulske y estas fueron algunas recomendaciones de actividades en Barra Vieja, a mi manera, en W Radio.

Cargando