Así las cosas

SOPITAS: El Mundial Femenil nos dejó mucho más que goles

Las jugadoras dieron el pase directo en cuestiones de derechos, equidad, lealtad y deportivismo

Estados Unidos consiguió la cuarta estrella y consiguió el bicampeonato del mundo, pero la realidad es que el Mundial Femenil nos dejó mucho más que goles.

Y es que Francia 2019 fue el escenario con el que las jugadoras dieron un paso adelante dentro y fuera de la cancha en cuestiones de derechos, equidad, lealtad y deportivismo, con la satisfacción de que lo han logrado por mérito propio.

Y es que mientras muchos futbolistas varones evitan opinar sobre temas políticos o difíciles, muchas de las jugadoras del Mundial femenino de Fútbol aprovecharon la plataforma para enviar fuertes mensajes en busca de la igualdad y el respeto por las diferencias.

Igualdad salarial, discriminación y machismo son los problemas que las jugadoras reconocen como los más graves, de acuerdo con un reportaje publicado por The New York Times, para el que se entrevistaron a las 108 futbolistas. La queja más recurrente radica en las desigualdades frente a los equipos masculinos.

La selección norteamericana, demandó judicialmente a su propia federación por discriminación, en tanto que la noruega Ada Hegerberg, declinó su participación en la competición por la misma razón.

Al mismo tiempo, la brasileña Marta Vieira da Silva, reconocida en seis ocasiones como la mejor futbolista del mundo, renunció a lucir una marca comercial en sus botas durante un partido para pedir igualdad real a través de la campaña Go Equal.

El Mundial también sirvió para visibilizar el problema que tienen muchas jugadoras para llegar al profesionalismo. Países como Argentina o Jamaica pudieron clasificar aún y cuando no cuentan con ligas profesionales femeniles.

El Mundial Femenino de Francia es también el primero desde la explosión del movimiento Me Too, que empoderó a millones de mujeres del mundo para denunciar las injusticias y abusos de género. Las jugadoras lo saben y han aprovecharon la vitrina del torneo para enviar, no solo mensajes de igualdad salarial, sino también de respeto a las diferencias.

En tanto que Megan Rapinoe, también se encargó de hacer pública su desaprobación a las políticas de Donald Trump….Algo que los hombres, evitan por completo….

Así, culmina el Mundial Femenino de Futbol, un mundial de Equidad, que puso en el ojo del huracán la discriminación, que abrazó la inclusión y empoderamiento.

Un mundial donde no hay perdedoras, porque como nunca antes, el mundo está pendiente del fútbol de mujeres.

Cargando