CON MARTHA DEBAYLE

¿Cómo afrontar el miedo?

Para todos aquellos que sienten que el miedo los paraliza y no los deja avanzar

En cabina con Rebeca Muñoz Cornejo, pionera como Mind Coach. Creadora del método de “Dietas conductuales” en el proceso de Coaching. Actualmente es Dir. De Programas de Habilidades Humanas en Formación Ejecutiva Empresarial. Experta en tema de: Inteligencia emocional, liderazgo, establecimientos de objetivos, etc. (Twitter: @McoachR // rebecamc.com // formaejecutiva.com // informes@formaejecutiva.com)

Teléfonos: 5659-0011

- Hoy vamos a hablar del miedo, pero no sólo de aquella sensación que nos mantiene alerta de cualquier peligro o riesgo a nuestra integridad física, sino del concepto del “miedo” que se puede disfrazar de otras emociones para hacernos sentir mejor, pero cuando le quitamos el disfraz, queda evidenciado que “solo es miedo”.

- ¿Alguna vez has sentido miedo?

- ¿cómo definirías el miedo’

- ¿Qué es lo que haces cuando sientes miedo?, hay diferentes tipos de reacciones, unas personas se paralizan (pensando mil veces la frase “y si… pasa esto, y si pasa lo otro…”), otras sobre actúan (mil movimientos sin un foco claro, presentando mil posibles escenarios).

Cualquiera de las dos opciones en sí mismas carece de estructura y análisis objetivo de la situación.

Pero a todo esto ¿Qué es el miedo?

+ Angustia por un riesgo o mal real o imaginario

+ Sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea.

- Pareciera que el miedo siempre está en el “futuro”, nuestros pensamientos y preocupaciones están basadas en algo que aún no sucede. Vivimos en el futuro.

- Exceso de futuro produce ansiedad.

- Hay personas que pueden sentir miedo por algo que está pasando en ese momento ante una situación imprevista y en parte es nuestro botón de supervivencia, y eso es sano.

* Ejemplo: Alguien que le tiene miedo a los perros y se encuentra uno en la calle. El terremoto del 2017, son cosas inesperadas que nos tocó vivir. Eso es nuestro instinto de supervivencia, eso es saludable.

- Pero también hay personas que pueden sentir miedo hasta de situaciones que están en el futuro.

- Entonces tienen miedo de casarse por el miedo a que los dejen, miedo a entablar relaciones por temor a que los lastimen, miedo a viajar por temor a contraer alguna enfermedad o tener algún percance y ya no regresar a salvo a su casa.

- Cuando tenemos una “sobredosis” de miedo, que ya dijimos muchas veces solo está en el futuro, nos hace perder de vista que posiblemente en la circunstancia en la que estamos pudiera ser el ‘mismo cielo’ y no lo podemos reconocer por estar ‘drogados’ de miedo.

- Inclusive cuando pudieras comenzar a caminar hacia un nuevo rumbo, los pensamientos basados en el miedo pueden ser seductores, es decir, nos hacen pensar que estar atentos del miedo, nos hace estar seguros o a salvo.

Ejemplo:

1.- Podemos pensar está bien tener sueños e ideales y trabajar por ellos, PERO, si lo sigues puede ser que fracases o pierdas dinero o tiempo, es mejor esperar al momento óptimo. (Miedo al éxito).

2.- Pensar que hay personas que necesitan ayuda, pero mejor no nos involucramos, porque luego eso solo trae problemas. Pareciera que entre más haces, peor quedas. (Miedo involucrarse).

Para comenzar a aprender a afrontar el miedo forzosamente debemos de conocernos.

NADIE PUEDE ADMINISTRAR LO QUE NO CONOCE – Regla de oro

¿Sabes cómo reaccionas ante el miedo?

El temor externo, genera el temor en el interior. Por eso vale la pena comenzar a identificarlo.

Ejercicio:

Sólo por un día, presta atención a todos los mensajes basados en el miedo que puedas llegar a tener como por ejemplo:

- Y si me asaltan

- Y si me clonan la tarjeta

- Y si me corren

- Y si me deja

- Y si me hacen un juego sucio en la oficina

- Y si mi hijo reprueba

- Y si se enferma

- Y si no logro ahorrar lo suficiente para mi jubilación

- Y si….

Es más estamos tan metidos en esta dinámica del miedo, que incluso nuestras conversaciones las dirigimos a esos mismos temas, como si fuera terapia grupal y nos hace sentir mejor el descubrir que no somos los únicos que tenemos esos miedos. Lo peligroso de esto es que lo único que logramos es aferrarnos más a ellos y nos sentimos más seguros.

Un filtro que puedes usar para saber si el pensamiento está basado en el miedo o no, pregúntate a ti mismo ¿este pensamiento me hace sentir ligero y libre o me hace sentir pesado y cansado?

Cuando hagas este ejercicio vas a comenzar a hacer conciencia de tus pensamientos y te darás cuenta de cuán arraigados los tienes. Te sorprenderás.

La mayoría de los pensamientos basados en el miedo se remontan a culpas, vergüenza ante los demás y juicios.

+ El vivir en el temor evita que experimentemos la vida como la oportunidad maravillosa que es.

* Cuando dedicamos mucho tiempo a reflexionar sobre nuestros miedos del pasado y el futuro, perdemos la visión clara de la alegría disponible en nuestro momento actual.

* Hablábamos de estar ‘drogados’ por el miedo y si nos damos cuenta, son situaciones que están afuera de nosotros, de ahí la importancia de entender que no tenemos control sobre las circunstancias, pero si tenemos AUTONOMÍA sobre cómo decidimos responder ante esas circunstancias.

* Todos estos supuestos, son solo eso, supuestos y lo único cierto es que esos supuestos los estamos produciendo nosotros mismos.

* Muchas veces la causa de tu temor está SOLO EN LA MENTE, no en el mundo exterior. Así que cuando “sanas” esa causa, el efecto es cambiar el mundo exterior.

* De ahí la frase de que cuando cambia el observador, cambia el entorno.

* ¿Cuál es la solución entonces? Cambiarnos a nosotros mismos. No hay otro camino, ¿cómo? A través del autoconocimiento, conciencia de lo que estamos haciendo y gobierno de nosotros mismos.

* En lugar de estar con miedo de perder el empleo, cambiemos el enfoque en hacer nuestro mejor papel todos los días para mantener nuestra fuente de trabajo.

* En lugar de vivir con miedo de adquirir una enfermedad, mantengamos un enfoque claro de nuestros hábitos alimenticios, prácticas de higiene y cuidados básicos.

* En lugar de vivir con miedo a rechazo de las otras personas, aprendamos a aceptarnos a nosotros mismos, con lo malo, pero también aceptando lo valiosos que somos y todas nuestras cualidades.

* En lugar de vivir con miedo a reprobar el año escolar o a fracasar en una junta muy importante, enfoquemos nuestros pensamientos y acciones a hacer lo que nos corresponda.

* ¿Se percibe cómo funciona esto?

Nuestro enfoque natural es pedir que el mundo exterior cambie para que nosotros nos sintamos seguros y felices y la propuesta de hoy es justo lo contrario que cada uno de nosotros haga lo que le corresponda autónomamente y nuestro mejor talento va a aparecer.

* Esto puede sonar a fantasía, un punto de vista simplista, idealista, fuera de cualquier contexto. Pero es lo más natural, lo que pasa es que estamos acostumbrados a vivir en el miedo.

* Esta fórmula resuelve el miedo desde el punto de vista de la sensación de haber hecho lo que nos correspondía hacer.

* Por ejemplo (dar el ejemplo de la mujer que tenía a su mamá muy enferma y tenía miedo de que ella muriera, ya que tenían una relación muy cercana).

Entonces ¿cuál es la forma de disminuir nuestra dosis de miedo diaria?

1.- Identificando cuáles son nuestros miedos

2.- Haciéndonos responsables de lo que nosotros podemos hacer de manera extraordinaria ante esas situaciones.

3.- Dejar de poner atención en lo que nos produce miedo (evitar conversaciones tóxicas sobre el tema).

4.- Actuar en consecuencia. Esto da autonomía y sobre todo sensación de satisfacción ante lo que se hizo y no sensación de frustración por lo que se pudo haber hecho y no se hizo.

Sanemos todos nuestros pensamientos basados en el miedo.

Cargando