@EN FIN

Mamás estrictas suelen tener hijas más exitosas

Ser madre se aprende día con día, no es algo que enseñe, pero si hay investigadores que se han encargado de aprender sobre la maternidad.

Una investigación de la Universidad de Essex, confirmó que una madre más exigente con sus hijas los prepara de mejor manera para el éxito.

Después de estudiar a más de 15 mil niñas de 13 y 14 años entre 2004 y 2010, encontraron que las adolescentes con madres exigentes tenían más probabilidad de ir a la universidad y menos de estar desempleadas, incluso de tener salarios bajos una vez que consiguen trabajo

Pero es importante entender la palabra exigente y no confundirla con asfixiante o violenta. Pana abalizar el tema nos acompañó en cabina de En Fin, María Amelia, psicologa, logoeducatora y especialista en Adolescentes.

Una madre exigente es una madre que pone límites. El papel de los padres es guiarlos en este proceso para que sus errores no afecten su vida, pero, más importante, aprendan de ellos, por lo tanto, una madre exigente, especialmente a nivel académico, es quien:

  • Está al pendiente de la educación de sus hijas y exige buenos resultados. Pero también es consciente de sus puntos débiles y las alienta a mejorar buscando herramientas que las ayuden en este objetivo.
  • Explica la importancia de la preparación y una visión a futuro.
  • No teme hablar sobre el embarazo adolescente y su impacto a nivel profesional y personal, así como la forma de prevenirlo.
  • Enseña la importancia de cumplir sus compromisos y obligaciones.
  • Presiona a sus hijas para continuar con sus estudios, aunque “odien” la escuela y las inspira a pensar en elegir una profesión que las apasione.
  • Mantiene abierta la comunicación, pero siempre se mantiene firme en sus decisiones.
Cargando