CON MARTHA DEBAYLE

Carlota: mucho más que la emperatriz que se volvió loca

Lo que sabemos de ella es que fue la esposa de Maximiliano, que fue emperatriz de México… Y que se volvió loca

Elisa Queijeiro, maestra humanista.

TW: @elisaquei // elisaqueijeiro.mx // FB: Elisa Queijeiro – Humanista

Lo que sabemos de Carlota:

Que fue la esposa de Maximiliano

Que fue emperatriz de México… que le decían “Mamá Carlota” y hasta canción popular tenía la pobre: “Ay mamá Carlota la gente se alborota de verte tan gordota”

Y que se volvió loca

Obviamente ha habido investigadores que no se quedaron ahí y con estudios muy formales han indagado con toda profundidad en su vida y tenemos la otra moneda: Martha Zamora, Fernando del Paso, Laurence van Yoersele (investigadora Belga por la que tenemos sus cartas del final de su vida) y por supuesto la de base para todos ellos la condesa Hélène de Reinach Foussemagne.

ANTECEDENTES MUY GENERALES

Lo primero que nos pasa al estudiar a Carlota es que nos adentramos a las monarquías del siglo XIX en Europa, las casas reales de Francia con los Borbón o los de Sajonia-Coburgo y Gotha del Reino Unido y por supuesto Los Habsburgo de Austria o la casa real de Portugal: duques, archiduques, príncipes, emperadores y reyes, todos ellos con inmensas responsabilidades no sólo la de pasarla bien en los salones. Desde que naces estos herederos los hombros se les cargan de dos cosas: grandeza y superioridad, pero también compromiso, culpa (si no haces bien las cosas) y responsabilidad; esto combinado con la ambición hacia el carácter de los gobernantes de esa época. Bueno en medio de esas características nace Carlota, la pequeña Charlotte

Nombre completo: María Carlota Amalia Victoria Clementina Leopoldina. (Esto ya en español que ella se lo cambia cuando va a venir a México, pero de principio sería este nombre en francés Marie Charlotte Amélie Augustine Victoire Clémentine Léopoldine

Casa real: Casa de Sajonia-Coburgo y Gotha

Nace el 7 de junio de 1840 en el Castillo de Laeken, en Bruselas, Bélgica

Es hija del rey de Bélgica, Leopoldo I

Su consentida y niña de sus ojos, aunque cuando nació quería un hombre

Bélgica era una nación muy joven (apenas 30 años de haberse creado) y muy rica.

Su padre estaba relacionado con todas las casas reales de Europa

Su madre va a ser la hija de los reyes de Francia: Luis Felipe I de Francia y María Amelia de Borbón-Dos Sicilias (que será mejor amiga y confidente adorada de Carlota; cuando estaba en México le escribía casi diario, y siempre así: “Mi bien amada abuela, y firmaba Vuestra Tiernamente Devota Nieta, Carlota”.

Ahora bien su nombre lo lleva por la primera esposa de su padre Prince Charlotte of Wales (quien muere después de dar a luz a un hijo muerto, después de dos abortos previos)* con esto nos vamos a conectar con la importancia de la descendencia. No lo creeríamos pero para las mujeres la carga de poder dar a luz, no era nada más por “amar la maternidad”, sino que era una OBLIGACIÓN, y además que fuera NIÑO (recuerden que se pensaba que el sexo lo daba la mujer, no se sabía que era el hombre). Imagínense a qué grado que Carlota y Maximiliano firmaron, así cual compromiso de contrato legal que tendrían un hijo varón como heredero de México.

Va a tener dos hermanos, que siempre fueron buenos con ella. Obvio se peleaban y al grande que va a ser el heredero del trono, de pronto no lo aguantaba y lo sentía prepotente y de comentarios bajos para las mujeres. Pero los dos tanto Leopoldo, duque de Brabante, como Felipe el chico, duque de Flandes. Los dos van a ver por ella, la van a cobijar cuando se enferma y la esposa de Leopoldo, la Reina Maria Enriqueta, hasta su muerte (1902) la acompañó, y después su hijo también Alberto I. La familia de Bélgica nunca la abandona.

Cargando