Pelotino, la historia del balón de fútbol

El balón de fútbol tiene su historia y Geo González nos la narra a su estilo

Ciudad de México
México

Este es Pelotino, que sacó el pelo de su padre: ninguno; y el tino de su madre: ¡Aguas!.

Unos balones nacen para entrenar: son ligeros, son pesados, medicinales, con estrella; y otros son los de juego, como Pelotino, que debería estar siempre en forma, siempre limpio para el juego.

Sin embargo, pese a que su cuero estaba hecho para lucir, el aire que corría por sus válvulas, era distinto.
Él prefería la acción constante, como la de los balones de entrenamiento; ellos andan juntos, practican jugadas, meten muchos goles y aunque se golpean mucho, no descansan nunca.

Pelotino envidiaba un poco el trato especial que recibían los balones de juego. Balonza, la pelota inflada de más y el bote desesperado de Pelotino.

Escucha la crónica preparada de Geo González, nuestra comentarista deportiva con su estilo único en Así Las Cosas, en la hora mañanera deportiva 6:40 am.

Cargando