Las reglas de los apodos en la oficina

Lo que se vale y lo que no a la hora de los apodos Godín

Álvaro Gordoa, consultor en Imagen Pública, director y docente del Colegio de Imagen Pública.

TW: @AlvaroGordoa // imagenpublica.mx

• Desde la Biblia se aplican los apodos, así que es muy normal que se escuchen con tanta frecuencia

• Pero hay de apodos a apodos y el tipo de sobrenombre que se use tiene repercusiones en la percepción de quien lo porta y de quien lo dice

Clasificación de apodos de acuerdo a su nivel Godín

1. Básico

a. Todos los que anteponen un artículo o pronombre al nombre o apellido

b. Perpecpción: Ninguna para quien lo recibe. Bajo un nivel sociocultural y socioeconómico para quien lo dice

c. Ejemplo: La Paty, El Sebas, Mi Liz, La Trujillo

2. Principiante

a. Los diminutivos y cualquier variación con sufijos. Si se antepone artículo o pronombre, se acercan más al nivel superior

b. Percepción: De sumisión en quien lo recibe y de dominio en quien lo enuncia. Generalmente se usan para los más jóvenes, los nuevos y los puestos operativos más bajos, en estos casos suele acompañarse sus funciones

c. Ejemplos: Sandrita, Juanito el de limpieza, El Raúlillo, Doña Carmelita de cafetería.

3. Superior

a. Las traducciones a otros idiomas que invariablemente se acompañan de artículos y pronombres

b. Percepción: Falsa importancia a quien lo recibe y adulación y lambisconería a quien los pronuncia

c. Ejemplos: Mi Yorch, El Robert, El Luigi, Mi Mery, El Yoni

4. Avanzado

a. Cualquiera que ya no tenga parecido al nombre y haga referencia a aspectos físicos o sociales. Son muy usados los nombres de animales, personajes famosos y gentilicios

b. Percepción: Poca seriedad y profesionalismo para quien lo recibe y quien lo dice, con cierta dosis de discriminación del último

c. Ejemplos: El Gringo, La Chiquis, El Gordo, El Caballo, El Pony, La Regia, El Geppeto

Por qué es malo tener apodos

• Te quitan autoridad

• No te dan una imagen profesional

• Son desagradables

• "Nadie le daría un ascenso a -El Torpedo-"

Cómo evitar que te pongan apodos

• La clave es mantener la relación de amistad y amabilidad

• Debes verte confiable pero no tanto como para que te hagan mobing.

• No te ofendas si te dicen el apodo porque empeorará.

• Di que no te agrada en forma de broma.

• Decir algo como: "jajaja ese es un buen apodo pero por fa no me vayas a decir así frente a los demás, me sentiría muy mal".

Las reglas de los apodos

• Ahora, no hay que ser extremistas y saltar cada vez que alguien nos llame de alguna manera diferente a nuestro nombre.

• Cuando los apodos se dicen de manera aislada y cariñosa, no hay problema

• El problema es cuando se vuelve costumbre y ya hasta la gente que ni conoces, te dice así.

• Entre tus amigos Godínez, pongan la regla de nunca llamarse así fuera del grupo

• Ojo, si trabajas con tu pareja, no debes recurrir a términos amorosos. De hecho, aunque no sea tu pareja los términos amorosos también son apodos.

• Los hipocorísticos comunes como Pepe, Concha, Beto, Lulú y las reducciones de nombres como Marifer, Juanjo, Lety, son bienvenidos

• Aléjate por completo de los apodos de nivel avanzado, son desagradables y poco finos

Cargando