El ABC de las hemorroides

Les vamos a contar todo sobre ellas, qué son, por qué salen, a quiénes le salen, cómo tratarlas

Dr. Rafael Sánchez Morett, Cirujano General y Coloproctologo. Profesor de Cirugía y Coloproctología. Ex Presidente de la Sociedad Mexicana de Coloproctologia y Colegio Mexicano de Especialistas en Coloproctología. onsejero del Consejo Mexicano de especialistas en Coloproctologia . Miembro de la American Society Colon and rectal Surgeons .

TW: @drsanchezmorett

Consultorios:

Hospital Ángeles de las Lomas consultorio 625.

Hospital Ángeles Santa Mónica consultorio 109

Polanco .

Tel 24891190

Aproximadamente 10 millones de personas en Estados Unidos tienen hemorroides

En México, según el Hospital General, alrededor del 5% de la población tiene problemas de hemorroides

Es sin duda, la enfermedad más prevalente dentro de la coloproctología.

Se estima que el 50% de las personas mayores de 50 años tienen algún grado de enfermedad hemorroidal.

Las hemorroides

La palabra "hemorroide" se deriva de las raíces griegas haima que significa "sangre" y rhoos que significa "fluir".

La enfermedad hemorroidal ha sido una enfermedad tan común en la raza humana que incluso tiene un santo patrono conocido como San Fiacro, el santo patrón de los jardineros y de aquellos que sufren de Sífilis y hemorroides.

Como parte de su anatomía, alrededor del ano y el recto, hay venas que si se inflaman dan lugar a las hemorroides. Cuando las paredes de estas venas se debilitan, se dilatan y pueden formar una especie de "ampollas" o "bolitas" donde se acumula sangre, dando lugar a lo que se conoce también como várices hemorroidales.

Las venas y tejidos en el canal anal se encargan de reforzar y apretar esta zona y al músculo del esfínter, ayudan a contener las heces cuando hay esfuerzos, como, por ejemplo, al toser o estornudar. Sin embargo, estos tejidos llegan a debilitarse y romperse aumentando el riesgo de sufrir hemorroides.

Factores de riesgo

Dieta baja en fibra

Herencia

Estreñimiento y esfuerzo defecatorio

Diarrea (crónica mas frecuente)

Alteraciones del tono esfinteriano y mecánica postural

Embarazo

Cirrosis hepática o hipertensión portal (recientemente no relacionado)

Sedentarismo y mantenimiento de la misma postura corporal por periodos prolongados.

Tipos de hemorroides

Hay dos tipos principales de hemorroides: internas y externas.

Las hemorroides internas están cubiertas por un revestimiento llamado mucosa que no es sensible al tacto, el dolor, el estiramiento o la temperatura

Las hemorroides externas están cubiertas por una piel muy sensible. Cuando se desarrollan problemas, estos dos tipos de hemorroides pueden tener síntomas y tratamientos muy diferentes.

Las hemorroides se clasifican en 4 fases:

Fase I: Hay pequeñas inflamaciones, normalmente dentro de la pared del ano. No son visibles.

Fase II: Las hemorroides son más grandes que en la fase I, pero también permanecen dentro del ano. Pueden expulsarse con las heces, pero volverán a aparecer.

Fase III: Son las llamadas hemorroides prolapsadas y aparecen fuera del ano. Quien las tiene puede sentir que cuelgan del recto, pero pueden volver a insertarse fácilmente.

Fase IV: No pueden expulsarse y necesitan tratamiento. Suelen ser muy grandes y permanecen fuera del ano.

Las hemorroides externas forman pequeños bultos en el exterior del borde del ano. Dan mucho picor y pueden ser dolorosas si se desarrolla un coágulo sanguíneo.

Las hemorroides externas y trombosadas o las que se han coagulado requieren tratamiento médico de inmediato.

Síntomas:

Sangrado

Dolor

Comezón (prurito)

Secreción

Irritación

Ardor

Tratamiento Médico

Medidas dietéticas

Hábitos defecatorios

Medicamentos orales

Pomadas / Medicamentos tópicos

Opciones quirúrgicas

1 de cada 10 personas con hemorroides pasará por el quirófano

Bandas: El médico pone una banda elástica alrededor de la base de la hemorroide, lo que corta el suministro de sangre. Tras unos días, la hemorroide desaparece. Es efectivo para tratar todas las hemorroides que no se encuentre en la fase IV.

Escleroterapia: Se inyecta un medicamento para encoger la hemorroide, ésta acabará contrayéndose con el tiempo. Es efectivo en la fase II y III y es una alternativa a las bandas.

Coagulación infrarroja: Se usa un dispositivo para quemar el tejido hemorroidal. Esta técnica se usa en la fase I y II.

Hemorroidectomía: Es una extracción quirúrgica del exceso de tejido que causa el sangrado. Puede hacerse de varias formas. Este tipo de cirugía es la más efectiva para eliminar las hemorroides completamente, pero existe el riesgo de complicaciones, entre las que se incluyen las dificultades en la defecación, así como las infecciones en el tracto urinario.

Grapado de hemorroides: Se bloquea el flujo sanguíneo del tejido hemorroidal. Normalmente, este procedimiento es menos doloroso que la hemorroidectomía. Sin embargo, puede conducir a un incremento en el riesgo de sufrir hemorroides recurrentes y prolapso rectal, en el que parte del recto sale del ano

La comida picante provoca hemorroides – falso

No hay evidencia que compruebe que la comida picante sea una causa de hemorroides. Lo que sí recomiendan los médicos es que se evite la ingesta de este tipo de comida cuando ya se tienen hemorroides para no agravar la inflamación.

Si te sientas en lugares muy calientes o helados tendrás hemorroides – falso

Independientemente de la temperatura del lugar, lo que sí te puede provocar hemorroides es permanecer mucho tiempo sentado. El sedentarismo, así como la falta de ejercicio, la obesidad y principalmente, el estreñimiento, sí son factores desencadenantes de las hemorroides.

Las hemorroides pueden derivar en cáncer anal o rectal – falso

Como parte de su anatomía, la zona recto-anal tiene venas que debido al esfuerzo al defecar suelen dilatarse e inflamarse causando las molestas hemorroides. Sin embargo, su evolución no está relacionada con el desarrollo de cáncer.

Leer en el baño provoca hemorroides" – cierto

Al quedarte sentado por mucho tiempo, aplazando la evacuación, mientras pujas o dejas de hacerlo, favorece la aparición de hemorroides

Las hemorroides no se curan – falso

Este problema no es permanente, pues suelen ser causadas por malos hábitos.. De ahí, que si tratas la causa disminuirás el riesgo de sufrir hemorroides.

Las hemorroides pueden confundirse con cáncer – cierto

Debido a que síntomas de las hemorroides, como: sangrado, dificultad al evacuar y dolor, son parecidos a los que se pueden presentar en caso de un tumor maligno en la zona recto-anal, pueden causar confusión. Por lo que muchas personas cuando consultan al médico piensan que tienen cáncer y sólo son almorranas.

Cargando