¿Buscas pareja? Fíjate si va a estar contigo o contra ti

Confiesen, ¿cómo andan sus filtros a la hora de elegir pareja?

Mario Guerra, tanatólogo, conferencista, business coach, psicoterapeuta.

TW: @marioguerra // encuentrohumano.com

Cuando se busca una relación de pareja las ganas de tenerla, o al miedo a que nunca llegue, y el mismo proceso de enamoramiento inicial hace que nuestros filtros para elegir y quedarnos en una relación no sean muy demandantes. Dejamos pasar muchas señales que no son buenos predictores de una relación de buena calidad, especialmente en lo que se refiere a un trato no tan bueno por parte del otro. Conviene entonces observar muy bien antes de decidir y no al revés.

Getty

Una relación ideal

Debería ser una donde ambos han desarrollado la habilidad de conocerse, respetarse, comprenderse y aprender a vivir (mediante habilidades de convivencia) con la otra persona tal y como es, porque si bien no es una persona "perfecta" (y nosotros tampoco lo somos), es una que, con todo y sus peculiaridades, decidimos que es para nosotros una buena compañía.

Y recordemos que una buena compañía es estar con alguien porque "no nos queda de otra", sino porque, entre muchas formas de vida entre las cuales podemos elegir, decidimos estar con esa persona porque consideramos que, para nosotros, no hay mejor lugar para estar.

Pero en realidad muchas relaciones no funcionan como se espera.

Siempre he dicho que no todos los problemas de pareja surgen a partir de la relación de pareja. Son más bien temas personales y de personalidad que, llevados al interior de la relación, acaban por dañarla profundamente.

Cuando todo va bien, en lo personal y en la vida de pareja, es menos complicado llevar una buena relación. Pero en el mundo real siempre habrá motivo para estar preocupados, ansiosos o hasta resentidos y eso, detonado por algún evento momentáneo, puede desatar nuestros demonios más oscuros.

Es entonces que cuando tu potencial pareja se frustra, se enoja, tiene prisa, hambre, sueño, una preocupación o discuten, sus maneras de reaccionar y agresividad se canalizan hacia ti. Él u otro se la hace (o se la hizo), pero al final tú la pagas.

Bajo presión acabará por regañarte, culparte, castigarte, alejarse o cerrarse.

¿Por qué alguien reaccionaría tan mal con alguien que ama?

Muchas personas que son muy impulsivas o que desplazan sus emociones hacia otros no son conscientes de ello y por eso ni reconocen lo que les pasa y mucho menos pueden hacer algo para cambiarlo (no puedes arreglar lo que no sabes que existe).

Generalmente a una persona que reacciona de manera impulsiva le hace falta desarrollar:

Autoconciencia emocional

Estar consciente de los cambios en el estado de ánimo.

De acuerdo a Daniel Goleman es ser consciente de los propios estados internos, las preferencias y los recursos personales para hacer frente a las dificultades.

Autoregulación

Poder elegir la forma de reaccionar de acuerdo con un sistema de valores personal y social adecuados.

Lo que se necesita es autoconciencia relacional

Es como tener autoconciencia y autoregulación pero dirigida hacia las relaciones.

De acuerdo a la Dra. Alexandra Solomon, profesora de la U. del Noroeste de los EEUU, se define como la habilidad de mirar nuestra vida de relación en perspectiva, reconocer nuestros errores y buscar regular nuestras conductas dentro de una relación.

Una persona con una buena autoconciencia relacional puede:

Hablar de sus relaciones pasadas reconociendo la influencia de estas en sus relaciones presentes.

Sin satanizar a sus Exes.

Puede ser capaz de decir lo que siente en vez de actuarlo.

Por ejemplo te puede decir que está enojado y por qué está enojado en vez de dejarte de hablar o actuar de manera pasivo agresiva.

Pide lo que quiere, dice lo que piensa, dice lo que siente y da el espacio para que su pareja haga lo mismo.

Mira los problemas de relación como algo en lo que ambos han contribuído.

No proyecta toda la culpa en el otro mientras él se hace la víctima.

Es capaz de escuchar reclamos sin la necesidad de defenderse, desresponsabilizarse o encerrarse

¿Cómo se si la persona que me gusta tiene una buena autoconciencia relacional?

Podrías buscar hacerle un test, pero dudo mucho que si estás buscando pareja hacer algo así hable muy bien de tu personalidad.

Afortunadamente, nos dice la Dra. Solomon, podemos observar en un a potencial pareja dos elementos muy importantes:

Observa cómo son sus reacciones ante lo que le molesta o le frustra.

Cómo reacciona en el tráfico, ante las personas que considera como lentas, cuando alguien abusa de él (como cuando alguien se le mete en la fila), cuando alguien le provoca enojo, cuando no tiene la razón, cuando no le hacen caso o incluso como cuando queda en ridículo o se equivoca en algo.

De 3 posibles reacciones, sólo una es la que te daría la luz verde para considerar a esa persona como adecuada para una buena relación.

Pelea:

Grita, manotea, exige, arroja culpas en los otros, insulta, humilla, es cruel y agresivo.

Huye:

Se queda callado (pero con un enojo contenido), se aleja, se queda humillado o avergonzado y permite que otros pasen sobre él restándole importancia a una ofensa.

Piensa y actúa

Observa lo que ha pasado, considera las posibles alternativas, reacciona para expresar su punto de vista sin invalidar el de otros. No aplasta, pero no permite que lo aplasten.

Escucha cómo habla acerca de sus relaciones pasadas.

Una persona con una buena autoconciencia relacional es capaz de reconocer que sus relaciones pasadas no funcionaron porque ambos hicieron y dejaron de hacer ciertas cosas.

Culpa más a la manera de relacionarse de ambos que a la persona en sí misma.

Una persona con una pobre autoconciencia relacional contará historias donde hubo un bueno (él mismo) y un malo (su expareja).

Especialmente tenderá a hablar de sus exparejas de forma denigrante y rencorosa.

Incluso no sólo puede hacer esto con sus relaciones de pareja, sino con relaciones con ex amigos y jefes y compañeros de trabajos previos.

¿Por qué es tan importante observar esto en una potencial pareja?

Porque en algún momento, tarde o temprano, vas a hacer algo que a tu pareja la frustre, le moleste o le parezca incomprensible.

Entonces su tendencia a reaccionar va a ser muy parecida a lo que has venido observando que hace con otras personas.

Cuando discutan o se sienta frustrada te gritará, querrá tener la razón, pensará o te dirá que eres un imbécil, te acusará de tu maldad e injusticia.

En el otro extremo del espectro se cerrará, te dejará de hablar, no reconocerá errores o te evitará cada vez que quieras hablar para reparar la relación.

¿Entonces no deberíamos relacionarnos con alguien así? ¿Y qué pasa si ya estoy en una relación como esta?

Por supuesto que no es imposible relacionarse con alguien así, la pregunta es cómo quiero que sea mi relación.

Para que un a persona cambie es necesario que tenga:

Conciencia.

Para darse cuenta que existe un problema

Reconocimiento.

Para asumir que, al menos parte del problema, se deriva de algo que hace o su manera de reaccionar.

Voluntad.

De cambiar sus reacciones a pesar de que para ello implique trabajo personal.

Actuar

Poner manos a la obra en buscar la ayuda necesaria.

Perseverar para poder retomar el camino a pesar de que la inercia de sus reacciones le haga recaer repetidamente.

¿Tu pareja o potencial pareja muestra estos 4 signos del cambio?

¿Sí? Estupendo, la relación promete.

¿No? ¿Qué haces ahí? ¿Esperando un milagro?

Una pregunta final.

Si tu identificas que una pareja o potencial pareja tiene una pobre autoconciencia relacional ¿te has preguntado cómo te ven los otros a ti desde afuera?

Cargando