@MarthaDebayle

¿Empleo nuevo o emprendimiento?

5 Tips para que todo salga bien en cualquiera de las 2 decisiones que tomes

El director general de HH Consultores Helios Herrera,con experiencia de más de 26 años en el área de Capacitación Humanística, Motivación, Superación Personal, Desarrollo Empresarial y Ventas.(TW: @Helios_Herrera // hhconsultores.com) estuvo en cabina con Martha Debayle y nos contó todo sobre aquellos que se sienten perdidos en la chamba, que han caído en la rutina, en la zona de confort, que sienten que ya se les fue la pasión por lo que hacen.

También nos explicó que deben hacer y cómo saber si lo que necesitan es una nueva chamba, o aventarse a emprender.

Actualmente vivimos una época en donde la constante es el cambio, los entornos de crisis han generado que se cuestionen, entre otras cosas las ideas tradicionales, en el ámbito laboral, por ejemplo, la idea del empleo para toda la vida ya ha desaparecido, hoy es más fácil construir una carrera profesional poniendo en práctica habilidades como la movilidad, la flexibilidad y la adaptación a distintos retos y entornos.

Por otro lado, también las empresas necesitan evolucionar, hoy en día la tecnología ha invadido nuestras vidas, vivimos en una época de cambios, estamos evolucionando tan rápido que hemos visto el crecimiento exponencial de la robótica, la comunicación y la globalización.

1. ¿Has perdido la motivación? Es decir, sientes que tu trabajo independientemente de si recibes o no un buen salario, sientes que no estás trabajando en pos de lo que siempre anhelaste.

2. ¿Ya no estás aprendiendo? Tienes esa sensación que tus días transcurren sin que pase algo nuevo, no estás mejorando tus habilidades o desarrollando nuevas, crees que en la empresa en la que te encuentras ya no hay nuevas cosas por hacer que impliquen un desafío para ti.

3. ¿Te sientes estancado? Ya no te da emoción lo que haces, has estado en el mismo lugar de trabajo durante más de 2 o 3 años sin mejoras ni promociones y no ves que haya posibilidad de crecimiento.

4. ¿Escuchas la voz de tu jefe y te pones tenso? Los modos de tu jefe no son los más adecuados. Sí, todos tenemos derecho a tener un mal día, pero ¿qué pasa si ese mal día se ha convertido en varios malos meses o años?

5. ¿No crees en lo que estás haciendo? Las tareas que la empresa te encomienda rompen con lo que te ofrecieron, incluso los valores y rutinas corporativos, contrarían tu ética o moral.

6. ¿Estás afectando tu salud? Todo el tiempo te sientes cansado, tienes contracturas musculares, ganas o pierdes peso de forma drástica, son muy comunes los dolores de cabeza, sí, todo esto es parte de sentir estrés constante.

7. ¿Te cuesta trabajo levantarte por las mañanas? Es hasta cierto punto normal detestar un poco la alarma cuando nos despierta, pero piensa en tu caso, ¿es una tortura diaria despertar y pensar en el trabajo, los pendientes?

Si contestaste si por lo menos a tres preguntas, está claro que te urge un cambio de reto, un nuevo proyecto.

Nuevo empleo

1. Ingreso “seguro”

Tener un sueldo a final de mes te da seguridad y tranquilidad a la hora de afrontar los pagos básicos para sobrevivir.

2. Estabilidad:

 Aunque esto ya no es tan real en la actualidad, pero, si has firmado un contrato indefinido no deberías preocuparte por buscar trabajo en cierto tiempo.

3. Comodidades:

 La responsabilidad es limitada y no tienes decisiones de alto riesgo, tienes vacaciones pagadas, seguridad social, etc…

4. Trabajo en equipo:

Trabajas con más gente. Si bien esto no es 100% maravilloso, suele ser más entretenido y hasta puedes hacer amigos.

Contras:

1. Un sueldo fijo:

Sí, esto es una ventaja y desventaja, si deseas hacer más dinero es muy probable que no puedas, salvo (por ejemplo) si trabajas en ventas.

2. Horarios:

Debes cumplir con un horario, un puesto y un lugar asignados. Debes organizar tu vida alrededor de ese horario.

3. Reglas:

Desde la vestimenta, hasta tomar vacaciones o un día que necesites faltar, debes cumplir con normas y protocolos.

4. Un jefe:

No todos los jefes son buena onda, y puede que te toque la suerte de tener un jefe poco comprensible, demasiado intolerante, o bien.

Emprendimiento

1. Ingresos variables: 

Si produces más, ganas más, eso si tu negocio ya produce, recuerda que cuando se emprende rara vez se gana los primeros meses.

2. Horarios:

Tú pones tus horarios, decides cuándo trabajas, puedes trabajar mucho durante 3 semanas y estar una sin hacer nada.

3. Nada fijo:

Puedes elegir el lugar de trabajo (incluso desde tu cama), decides qué proyectos trabajar o el equipo de trabajo que mejor se adapte a tus intereses.

4. Desarrollo personal: 

Saldrás de tu zona de confort, te pondrá en situaciones límite y te hará tomar decisiones importantes. Aprendes a hacer de todo un poco.

Contras:

1. Nada seguro:

Sin una buena planeación de ingresos y egreso, puede que haya días que no tengas capital suficiente para tus gastos.

2. Si no vendes, se acabó:

Los clientes no vendrán a ti como caídos del cielo, inicialmente tendrás que buscarlos y atraerlos para que confíen en ti.

3. 100% responsable:

Todas las decisiones las tomas tú, con todo lo que implica. Nadie dará la cara por ti si te equivocas con algún cliente o si algo sale mal.

4. No hay horario:

Trabajarás más horas de las que tiene un reloj, sobre todo al principio, hasta que el negocio se estabilice.

5 Tips para que todo salga bien en cualquiera de las 2 decisiones que tomes

1. Auto-análisis:

El emprendimiento es para todos, pero no todos son para el emprendimiento, a veces tenemos más cualidades para ser “intra-emprendedores” ¿cuáles son tus principales aportaciones para una empresa o para un negocio?, Identifica tus fortalezas y debilidades.

2. Capacitación:

 Ya que sabes cuales son los lados en que flaqueas y fortalécete, mantente en constante desarrollo, lee libros que aporten a tu vida, escucha audios y asiste a entrenamientos que te nutran en diferentes facetas, principalmente: desarrollo humano, habilidades transversales, ventas, finanzas.

3. Calma. Recuerda “el camino obscuro de Star Wars: el miedo lleva al estrés o ansiedad, estos te llevan a la irritabilidad y ésta última al bajo rendimiento (sin importar qué elijas).

4. Aceptación:

Recuerda que elegir es renunciar, y sea cual sea tu decisión implica abandonar las demás opciones. Analiza las repercusiones, emociones predominantes, la viabilidad de llevar a cabo el plan de acción y finalmente la objetividad de la decisión.

5. Actúa:

Deberás desarrollar un plan de acción, no se trata de abandonar todo el día de mañana, hazlo paulatina e inteligentemente de tal manera que puedas soltar lo que hoy tienes sin preocuparte por el “¿qué pasará mañana?”.

 Pensar en grande te ayudar mucho más para lograr lo que tanto quieres.

Cuando empieces a ver resultados, no te estanques en ellos, busca la manera de avanzar, dar lo mejor de ti para llegar al siguiente nivel y lograr nuevos objetivos.

 

 

 



 

 

 

 


 

 


 

 

 

 

 

 

 

Cargando