Daniel Coronell: Gratitud a Gobierno mexicano y de EU

El día de ayer fue retenido en equipo de Jorge Ramos, periodista de Univisión, al realizar una entrevista pactada con Nicolás Maduro.

En Así las Cosas, Daniel Coronell, Vicepresidente y director de Noticias de Univisión, nos hace un recuento de lo ocurrido con el periodista.

“Ramos llegó el sábado, había otros miembros que entraron por tierra desde Colombia por los sucesos del viernes y sábado, Jorge salió a conocer la ciudad y grabó el video de los jóvenes que se estaban alimentando del contenido de un camión de basura”.

Asegura que desde un principio la entrevista se tornó tensa ya que el periodista le preguntó a Maduro como debería de llamarlo, ya que no podía llamarlo presidente, porque ese cargo es cuestionado por diversos países en el mundo dado que había sido elegido en unas votaciones cuestionadas, a lo que Maduro contestó molesto:

“Que ere una mentira que el pueblo venezolano estuviera sufriendo por falta de suministros, que se sufriera hambre en los pueblos y en las ciudades venezolanas; a los que Jorge Ramos le mostró en video que había grabado. Maduro se molestó y le dijo que en comiera basura con coca cola, se levantó de la silla y llegó el Ministro de Comunicaciones de Venezuela, Jorge Rodríguez, y les informó que la entrevista no estaba autorizada y por consecuencia los equipos estaban confiscados y que deberían salir inmediatamente”.

Las autoridades de Venezuela decomisan el material y censura que el mundo conozca las respuestas: “El equipo técnico que incautaron de manera arbitraria no ha sido devuelto no la entrevista bajo un pretexto bastante curioso, el régimen venezolano que encabeza Nicolás Maduro, cuando no le gustó el tono de la entrevista determinó que la entrevista no estaba autorizada y el material era de ellos, y ahí hay una discusión universal de quien es el dueño de la entrevista, quien la hace o quien la concede”.

Narra que el equipo de Univision acató las órdenes y de inmediato se pusieron en contacto con él, narra que al llegar a la garita de Miraflores, él y María Martínez Guzmán, productora del equipo, fueron llevados a un cuarto oscuro donde los requisaron especialmente con María; “en medio de esas horas, me comunique con el Departamento de Estado y con el Ministro de Comunicaciones de Venezuela, Jorge Rodríguez, quien me dijo que estaba libres: que Jorge había insultado a Presidente, lo llamó varias veces dictador y asesino. Le dije que seguramente había sido en el contexto de una entrevista a lo que Rodríguez respondió que no tenían que tolerar eso#.

Cuestionó al Ministro con respecto a la detención del equipo a lo que él dijo que no que ellos saldrían rumbo a su hotel, cuando le cuestionó sobre el material y el equipo, el Ministro volvió a decir que no tenían porque soportarlo y cortó la llamada y esa fue la última vez que tuve comunicación con una autoridad de Venezuela”.

A decir del Coronell el equipo ya está en el aeropuerto y buscan sacar a los corresponsales de la cadena de Venezuela.

“Están saliendo de Venezuela el equipo de Jorge Ramos, como deportados y se busca sacar a los corresponsales de la cadena. Lo más importante es salvaguardar la vida de los integrantes y la gran pregunta posterior es de qué manera se puede ejercer el periodismo si un entrevistado siente que puede incautar la entrevista porque no le gusta, si las preguntas le molestan o la publicación no le convienen; este es un antecedente para la libertad de información a nivel universal”.

Agradece el apoyo del gobierno mexicano y el de estado al exponer públicamente lo que estaba pasando y tiene la certeza que gracias a las declaraciones que hicieron públicas, con energía y con firmeza, este episodio pasó en horas. Aclara que no debió pasar, que no debería ser peligroso ser periodista en ninguna parte del mundo.

Cargando