¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

@ENFINW

Empieza la temporada de chiles en nogada

Los chiles en nogada son uno de los iconos de la gastronomía mexicana, con su característico contraste de sabores y aromas dulces y salados; así como la representación de los colores patrios

Aunque existen muchas variaciones en cuanto a los ingredientes y a las técnicas, por lo general el plato consiste en chiles poblanos rellenos de un picadillo a base de carne de cerdo, jitomate, cebolla, ajo, frutas de la estación, nueces, almendras, piñones y especias.

 Es un platillo que por el tipo de ingredientes que utiliza, sólo se puede preparar durante los meses de agosto y septiembre, ya que la nuez de Castilla y la granadas sólo se dan en esta época.

 A lo largo de su historia ha sufrido algunas modificaciones, por ejemplo, anteriormente el acitrón era un ingrediente básico, sin embargo en los últimos años esa cactácea se encuentra en peligro de extinción, por lo que se recomienda utilizar piña confitada.

 Como es común con la mayoría de los platillos típicos, existen muchas versiones relacionadas con el origen de los chiles en nogada.

 La versión más popular cuenta que fueron inventados por las monjas del convento de Santa Mónica en Puebla, al enterarse que Agustín de Iturbide iba a celebrar su santo, el 28 de agosto, en esta ciudad, después de haber acordado la Independencia de México al firmar los Tratados de Córdoba en la ciudad de Córdoba, Veracruz el 24 de agosto de 1821.

 Las monjas agustinas decidieron crear un plato con los tres colores de la bandera del Ejército Trigarante: verde con el chile poblano y el perejil, blanco con la nogada y rojo con la granada.

 Probablemente escogieron estos ingredientes porque la nuez de Castilla y la granada son ingredientes que se encuentran fácilmente en esta época.

 Otra historia del escritor Artemio de Valle-Arizpe cuenta que en el ejército Trigarante había tres soldados cuyas novias vivían en Puebla.

 Emocionadas por la Independencia, y sobre todo porque sus novios regresaban a casa, decidieron crear un platillo para celebrar. Cada una escogió un ingrediente que tuviera los colores de la bandera del ejército, y sin utilizar ninguna receta, le rezaron a la virgen del Rosario y a San Pascual Bailón para que las ayudara en la preparación de la receta que hoy conocemos como chiles en nogada.

 Sin embargo, los expertos en la historia de la gastronomía aseguran que existen recetas anteriores a estas fechas para preparar chiles en nogada.

Al buscar el maridaje ideal nos tenemos que enfocar en la mezcla de sus sabores finales.

Debido a que es un platillo con muchos matices, se recomienda no opacarlo con vinos fuertes.

Los expertos recomiendan vinos blancos, dulces o afrutados. Así como vino cava, champagne o hasta un vino rosado.

 Se estima que un solo chile en nogada capeado aporta unas 763 kilocalorías, uno sin capear ronda las 320 kilocalorías.

Cargando