¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

W RADIO

Borrón y cuenta nueva: ¿Cómo recuperar la confianza en el estado democrático?

Martha Debayle en entrevista con Max Kaiser, Director Anticorrupción del IMCO

 Borrón y cuenta nueva: ¿Cómo recuperar la confianza en el estado democrático?

Martha Debayle en entrevista con Max Kaiser, Director Anticorrupción del IMCO (Instituto Mexicano para la competitividad). Asesor de Naciones Unidas en temas de combate a la corrupción y compras gubernamentales. Miembro de la ACAD (Anti Corruption Academic Initiative) de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Autor del libro "El combate a la corrupción, la gran tarea pendiente en México". (Twitter: @imcomx // Twitter: @MaxKaiser75)

· Lo más interesante de la democracia es que no hay ganadores permanentes, ni derrotas eternas.

· Los triunfadores de hoy, lamentaban su derrota hace apenas unos años.

· Los derrotados de hoy, aplaudían al mismo tiempo su regreso al poder.

En una democracia, el derecho a gobernar se obtiene a través del voto. Y el voto, se gana con la confianza de la población.

· Los gobiernos democráticos generan confianza en la gente, y se mantienen en el poder, cuando hacen tres cosas:

o 1. Dan resultados

o 2. Rinden cuentas

o 3. Aplican consecuencias a quienes no dan resultados o violan la ley

· Cuando fallan en alguna de las tres, y un grupo diferente presenta una alternativa que genera mayor confianza, suele haber un cambio en el gobierno. A eso le llamamos alternancia.

· El gobierno que sale, falló en los tres aspectos, y por eso tendrá que entregar el poder el 1 de diciembre de este año. Porque perdió la confianza de la gente.

· Falló de manera dramática en temas tan importantes como la seguridad, el combate a la pobreza o la creación de condiciones que promovieran el desarrollo del país. Sin resultados, se pierde la confianza.

· Fue además un sexenio marcado por la frivolidad en el uso de los recursos públicos, la insensibilidad en su relación con la población, y la nula rendición de cuentas en el ejercicio del dinero que todos aportamos al gasto público. Falló en la rendición de cuentas, y perdió la confianza.

· Pero quizá el aspecto que marcará para siempre a este sexenio será el de la corrupción y la impunidad. Es difícil pensar en una sola semana, de estos últimos seis años, en la que no haya habido un escándalo de corrupción. Los mexicanos nos acostumbramos a iniciar el día, abrir los periódicos y encontrar el nuevo escándalo que se sumaba a los anteriores. Cada uno parecía superar a los demás en descaro, ambición y abuso.

· Y en el ocaso del sexenio, seguimos esperando la primera sentencia, en contra de algún involucrado notable, en cualquiera de los escándalos importantes de corrupción. Si no hay consecuencias por violar la ley, se pierde la confianza.

· Esta combinación generó un nivel de frustración, enojo y hartazgo sin precedentes. El partido del gobierno en turno fue rechazado en las urnas por más del 85% del electorado mexicano.

· Un candidato logró concentrar la confianza del 53% del electorado. En los tres debates, y en la mayoría de los templetes de la campaña, una frase se repetía sin cesar: "Acabar con la corrupción". Esa era la promesa que se repetía como medida para mejorar la economía, la pobreza, la seguridad, la educación, la salud, etc.

· El candidato ganador expresaba, con una convicción casi abrumadora, la confianza total en su capacidad para acabar con este mal. Su promesa generó confianza, y por eso habrá una tercera alternancia en el poder.

· El domingo pasado, el candidato ganador de la elección presentó un programa de 50 puntos para combatir la corrupción. Se trata de 50 enunciados que esbozan un primer acercamiento a una nueva idea del ejercicio del poder.

· En la tabla anexa analizamos las 50 propuestas, y encontramos lo siguiente (algunas propuestas suman varias de las clasificaciones):

24 propuestas son de austeridad

6 son de eficiencia

9 de mejora de procesos

8 son de prevención de corrupción

6 se pueden clasificar como propuestas de fin a la impunidad

13 de ellas son medidas que ya existen, aunque quizá no han sido aplicadas debidamente

· En general se trata de medidas que pueden recuperar la confianza de la población, porque eliminan la idea de que el gobierno, y quienes lo integran, utilizan mal nuestros recursos.

· Sin embargo, sólo 8 de las 50 propuestas tienen que ver con prevención de la corrupción, y sólo 6 con el fin a la impunidad.

· La austeridad y la eficiencia son medidas deseables y necesarias, pero prácticamente ninguna de estas medidas tendría impacto sobre las condiciones que generan oportunidades o riesgos de corrupción.

·

Cargando