¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

México no era arisco

#HistoriasQueSuenan por Enrique Hernández Alcázar

¿Es la teoría de la conspiración un deporte nacional? ¿Por qué no creemos en la autoridad? ¿Por qué dudamos de las investigaciones de la justicia mexicana?

En las últimas semanas han desaparecido a extranjeros, a ciclistas, a italianos. Han secuestrado, asesinado y -presuntamente- disuelto en ácido a tres estudiantes de cine.

Sumados a los miles de desaparecidas y desaparecidos que la autoridad ya ni busca, los asesinatos de candidatos y políticos.

La lista es tan larga como para que hayamos dejado de creer en las investigaciones en curso, en las evidencias sólidas, en las verdades históricas.

De la matanza de 1968, hace medio siglo, hasta los 43 de Ayotzinapa y pasando por el caso Posadas, el magnicidio de Colosio, el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu, la masacre de Acteal, la muerte de Paco Stanley o el caso Paulette, seguimos buscando la justicia creíble hasta debajo del colchón.

Cargando