¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Chris Froome, positivo en control de dopaje en España

No es la primera vez que el ciclista da positivo en alguna sustancia no permitida por la Agencia Mundial Antidopaje

Chris Froome, el ciclista británico que ha ganado en cuatro ocasiones el Tour de Francia, se encontraba dando la última etapa de Santo Toribio de Liébana de la última vuelta de España.

El británico lideraba la ronda, la afición lo veía como la promesa de ser la verdadera figura del ciclismo tras el fiasco de Lance Armstrong, y tal vez, los seguidores tenían razón, pues más allá de sus triunfos, Froome y Armstrong ahora tienen otro punto en común: un dopaje positivo.

Según el diario The Guardian, Froome sobrepasó el límite permitido de Ventolín, un broncodilatador prohibido por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), a excepción de atletas que sufren asma y que así lo notifiquen y certifiquen ante el organismo correspondiente. La Unión Ciclista Internacional confirmó que encontró dos mil nanogramos por mililitro de salbutamol en la orina de Froome recogida tras la etapa 20 de la Vuelta a España, mientras que el límite permitido es de mil nanogramos.

El salbutamol es la sustancia activa de medicamentos que funciona como broncodilatador, es recomendado bajo prescripción médica en tratamientos de asma y otras enfermedades pulmonares. Su consumo, es habitual entre los ciclistas, para abrir sus pulmones y respirar mejor después de los esfuerzos que suponen los ascensos de montaña.

El uso de este medicamento solo está permitido en spray, primeramente porque la sobredosis fijada por el AMA puede desarrollar efectos anabolizantes por las susstancias que el medicamento contiene como el salbutamol; y por otra, la administración del medicina vía oral puede aumentar el potencial y la concentración de los deportistas. En el caso de Froome se sugiere que utilizó esta alternativa, por lo que se considera dopaje.

El ciclista se excusó afirmando que conoce las reglas a la perfección, sin embargo, su asma se fue agravando conforme pasaba la vuelta, por lo que aumentó la dosis de Ventolín por recomendación médica.

Esta es la segunda vez que el atleta ha dado positivo en dopaje; en 2014 salió positivo en el Tour de Romandía por prednisona, en ese tiempo, el británico fundamentó que había sufrido una pulmonía en una carrera que ganó y que disponía del permiso de un médico de la UCI para tomar 40 miligramos diarios del medicamento por vía oral.

Cargando