¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Eres tu prioridad o sólo estás siendo egoísta?

Cuentahabientes, ¿Qué tan egoístas son? Les vamos a hacer un TEST para saberlo

Mario Guerra, tanatólogo, conferencista, business coach y psicoterapeuta, les va a explicar cuándo les URGE ser egoístas y de plano cuándo ya se están pasando.

- Muchas personas piensan que están siendo egoístas cuando piensan en sí mismas y otras sienten que se están dando su lugar cuando actúan de maneras francamente egoístas.

- Los extremos no son buenos lugares para vivir y sin pretender lograr el balance “perfecto”, siempre es buena idea poder identificarnos con una identidad propia sin sacrificar con ello nuestro valor social o afectivo para los nuestros.

- ¿Pero qué es el egoísmo? ¿Es realmente siempre tan malo como dicen?

¿Cómo se define a una persona egoísta?

Según el DLE es una persona con inmoderado y excesivo amor a sí misma, sin importarle mucho el de los demás.

- La pregunta es si alguien que piensa primero en sí misma está siendo egoísta.

¿Siempre es malo serlo?

De acuerdo a la definición anterior sí, porque se le considera inmoral; pero el egoísmo no está muy bien comprendido todavía.

Muchos consideran que lo opuesto al egoísmo es el altruismo (procurar el bien ajeno aun a costa del propio)

Aunque generalmente la abnegación y el sacrificio van de la mano de la baja autoestima y no tanto del amor verdadero.

- Algunas veces incluso es una forma de chantaje o de buscar recibir atención y amor (lo cual lo convertiría en una motivación egoísta ¿no es así?)

¿Qué tiene que ver la felicidad con todo esto?

Somos seres sociales y vivimos en sistemas.

-Los estudios que se han realizado acerca de la felicidad afirman que 50% es genética y el resto se consigue a través de:

- Pequeñas experiencias placenteras (un baño caliente)

- Actividades desafiantes (resolver un problema)

- Fijarse y alcanzar metas importantes y significativas

- Mantener vínculos y relaciones sociales estrechos.

- Encontrar sentido a la vida más allá de uno mismo (ayudar a otros, espiritualidad, etc).

Pensar en nosotros y en los demás es parte de lo que nos hace felices.

Deja de ser tu propio veneno

3 tipos de egoísmo.

Para tratar de comprender mejor este fenómeno dividamos el egoísmo en tres tipos.

  1. Malo

- Es el que parece que sólo te beneficia a ti y no a los otros, pero realmente todos salen perdiendo.

Te lleva a pensar sólo en ti, en tu beneficio y cómo puedes obtenerlo casi a costa de lo que sea y quien sea.

- Es el egoísmo del diccionario que es inmoderado y excesivo; es una actitud que te aleja de los demás, te hace perder tu valor socialmente como persona y te acaba por aislar afectivamente de todos.

- A esta persona fácilmente podemos dejar de llamarla egoísta para convertirse en un egocéntrico (cree que que es el centro del universo) o ególatra (como el narcisista que se cree más valioso que los demás).

- Es querer que otros quieran lo que tú quieres o buscar obtener lo que tú quieres aún a costa de afectar a otro.

El egoísta “malo” te acusa de egoísta a ti cuando ves por tus propios intereses, porque lo que quiere es que veas por los suyos.

¿Cómo que ya no quieres estar en esta relación después de todo lo que hemos vivido juntos, lo que te he dado y lo que he hecho por ti?

Es el que dice: “Primero yo, después yo y al último yo”. ¿Y los demás?... ¿Cuáles?

Y en efecto al final te quedas sólo contigo mismo y ya.

  1. Neutro

Es el que se beneficia a sí mismo y no perjudica a otros, aunque a los que ama tiende también a beneficiarlos indirectamente.

- Cuidar tu salud física, mental y espiritual.

- Tomar precauciones al viajar, conducir o cruzar la calle.

- Evitar cosas que te dañen como fumar o beber en exceso.

Este tipo de egoísmo no perjudica ni beneficia a otros directa o inmediatamente.

Es el que dice: “Primero yo, porque lo que yo no haga por mí nadie lo hará y a nadie puedo exigirlo”.

  1. Bueno

- Es el que te hace pensar primero en ti, sin dejar de pensar en los demás ni abusar de ellos.

- Es propio de una persona empática, que sin dejar de buscar su bienestar, procura que al alcanzarlo no afecte a otros de manera negativa.

- Es el que dice: “Primero yo y luego los demás, pero todo depende de las circunstancias”.

A veces es capaz de dejar que otros reciban un beneficio primero cuando siente que lo necesitan más que él.

- Es lo que yo llamo “egoísmo inteligente”: Que yo esté bien, para que los que amo puedan estar bien al saber que yo también lo estoy y que por eso cuento con la capacidad de apoyarlos de ser necesario.

Ejemplos de qué no es egoísmo que a veces pensamos que sí lo es.

- Poner límites

Decir “no” o “no quiero” sin tener que justificarte es el ejemplo más común.

Una persona de buena autoestima no le pone límites a los demás, se los pone a sí mismo para permitir o no ciertas conductas de parte de otros.

- Tomar algo que es para todos pero que es el último que queda.

- Pedir algo que quieres.

- Decir lo que sientes por temor a que eso lastime al otro.

- Negar una petición que te han hecho.

No por simple capricho, sino porque no quieres o puedes hacerlo.

Conclusión

- Ser tu prioridad sin olvidarte de los demás o abusar de ellos es la mejor forma del egoísmo inteligente.

- Con una buena autoestima no tienes necesidad ni de abusar ni de ponerte de tapete; con la autoestima dañada o eres muy dejado o muy hostil.

Los 11 mandamientos para escalar

¿Qué tan egoísta eres?

(Test informal)

Elige la respuesta que mejor aplique en ti. Se lo más honesto que te sea posible al responder; no mientas por convivir. Es aconsejable si nos escuchas en radio que anotes el número de pregunta y el inciso que elijas de tu respuesta que puede ser a, b, c o d.

1. ¿Crees que hay un lado positivo del egoísmo?

a. En absoluto, el egoísmo siempre es negativo

b. No estoy seguro de eso.

c. Sí, a veces tienes que pensar en ti mismo, pero sin exagerar

d. El egoísmo siempre es positivo, te ayuda a vivir mejor

2. La forma en que otorgas más respeto hacia las personas es:

a. Respetas a todos sin importar como te traten

b. Que también muestran respeto hacia ti

c. A las que pueden ser útiles para ti en tiempos de necesidad.

d. Con las que te conviene darlo.

3. ¿Crees que es correcto ayudar a aquellos que son menos afortunados que tú?

a. Sí, debería ser el deber de cada ser humano

b. Sí, pero es una elección personal, no una obligación

c. De ninguna manera; es correcto ayudar a los seres queridos, ¡pero no se puede ayudar al mundo entero!

d. No, hacer eso es tonto

4. ¿Has dañado intencionalmente a alguien más, incluso a alguien que no conoces, para obtener un beneficio personal?

a. ¡No, nunca, preferiría hacerme daño a mí mismo!

b. No lo creo, pero tal vez sucedió involuntariamente

c. Sí, pero fue un caso excepcional

d. Sí, mi bienestar viene antes que el de los demás

5. Cuando haces una promesa a alguien, ¿tratas de mantenerla a toda costa?

a. Por supuesto, de lo contrario no tiene sentido prometer

b. Por lo general, sí, pero a veces no se puede.

c. La cumplo si no me cuesta demasiado esfuerzo y sacrificio

d. Solo la cumplo si es de alguna utilidad para mí

6. Vas al centro comercial en coche y el único lugar disponible está muy lejos de la entrada ¿Qué haces?

a. Lo dejo libre para alguien que lo necesite más que yo.

b. Me estaciono en ese espacio libre antes que alguien me lo gane.

c. Sigo moviéndome hasta que encuentre un espacio de estacionamiento que esté más cerca

d. Estaciono lo más cerca posible de la entrada, incluso donde no debería.

7. ¿Qué tan importante es la sinceridad para ti?

a. Es vital ser sincero.

b. Es importante ser sincero con los demás.

c. Depende, a veces es mejor no decir la verdad

d. ¡La sinceridad no existe!

8. ¿Es más importante ganar mucho o ser honesto?

a. Honestidad en primer lugar. El dinero no es importante.

b. Ser honesto, pero sin rechazar la posibilidad de ganar dinero.

c. Ganar mucho mientras se intenta ser honesto, si se puede.

d. Hay que ganar tanto como sea posible.

9. Si ganaras una gran cantidad de dinero, ¿cómo lo usarías?

a. Haría mucho por la caridad y usaría el resto para ayudar a mis amigos y familia

b. Pensaría en las personas que me importan y si queda algo de dinero, me lo gastaría en mí mismo

c. Compraría algunas cosas que quiero y ahorraría el dinero sobrante

d. ¡Compraría todo lo que quisiera, para eso es el dinero!

10. Cuando tienes la posibilidad de delegar un trabajo aburrido a otra persona, ¿qué haces?

a. Me sentiría culpable de pedirle que lo haga por mí, así que no se lo pediría.

b. Si el trabajo es mío o me fue asignado, entonces debería hacerlo, incluso si es aburrido

c. Le pido que lo haga, pero le explico que yo voy a estar haciendo otra cosa.

d. ¡Inmediatamente le pido que lo haga por mí!

11. Cuando una persona te acusa erróneamente, ¿cómo reaccionas?

a. Me enojo pero me quedo callado para no empeorar las cosas.

b. No hay razón para enojarse: sonrío y explico con calma cómo están las cosas

c. Me molesta, pero trato de explicar mi razonamiento mientras mantengo la calma

d. Me enojo mucho y le insulto.

12. Cuando otra persona te está hablando:

a. Prestas atención, incluso si es algo aburrido o que no te interesa.

b. Escuchas atentamente lo que sea que esté diciendo la persona, tratando de entender lo que te dice para interactuar.

c. No prestas atención y nada más le das el avión.

d. Si te parece aburrido o poco interesante se lo dices o simplemente cambias el tema lo más pronto posible.

13. Un amigo te pide que le hagas un favor que interfiere con planes importantes que ya tenías. ¿Qué haces?

a. Le haces el favor y cancelas tus planes.

b. Le dices qué no puedes, pero tratas de ayudarle a pensar que otra cosa puede hacer o a quien recurrir.

c. Explicas tu situación e intentas que la persona entienda por qué no puedes hacerle ese favor.

d. Inventas una excusa para seguir con tus planes.

14. Uno recibe lo que da ¿Qué piensas de esto?

a. No es cierto, siempre recibo más de lo que doy

b. Muy cierto, aquellos que dan mucho también reciben mucho, aquellos que poco también reciben poco

c. No siempre es cierto, a veces puedes obtener más de lo que das

d. Mentira; la gente es malagradecida y nunca te corresponde en la misma medida en que tú das.

15. ¿Te da más placer dar o recibir?

a. Dar, absolutamente

b. Dar, pero también es bueno recibir

c. Recibir, pero también me encanta dar

d. Recibir, absolutamente

Calificar:

Asigna valor numérico a tus respuestas de acuerdo a lo siguiente:

a = 0, b =1, c = 2, d = 3

Escala:

  • 45 a 40: Top de egolatría. Parece que tienes un inmoderado y excesivo amor a ti mismo. Quizá no lo reconoces, pero no eres muy empático con los demás y sus necesidades te pueden parecer incluso una molestia. Lo preocupante puede ser que andes muy cerca de una actitud narcisista.
  • 40 a 31: Alto nivel de egoísmo. Aunque con los tuyos puedes mostrarte más empático, con los menos cercanos no sientes gran compasión. Puede que minimices los problemas de los demás y a veces hasta abuses un poco de quien se deja (para qué se dejan, dirías tú). Puede que seas exitoso profesionalmente, pero en lo afectivo no a muchos les permites acercarse (y otros prefieren no hacerlo). Quien no te conoce de cerca puede incluso admirarte por lo que proyectas.
  • 30 a 21: Eres egoísta moderado. Piensas primero en ti, pero no has perdido la empatía. Digamos que este es un nivel sano, aunque muchos piensen lo contrario. Eres tu prioridad, sin olvidar a los demás. No eres perfecto, pero la mayoría te percibe como más humano porque en general lo eres.
  • 20 a 11: No siempre piensas mucho en ti y sueles dejar de lado algunas de tus necesidades por cubrir las de otros. Incluso quizá decir “No” a una petición te genera algo de culpa. Quizá hay miedo al rechazo. Aunque no es un nivel dañino, estás en las puertas de la abnegación, cuida tu autoconcepto.
  • 10 a 0: Señales claras de abnegación. Por más que pienses que estás siendo muy altruista o empático, probablemente tu autoestima no sea nada buena y no te estás valorando lo suficiente. Es hora de actuar.
Cargando