¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

The Washington Post descubre operación encubierta para desacreditar acusaciones de acoso sexual

Roy Moore, candidato al Senado de Alabama, Estados Unidos es acusado de acosar o agredir sexualmente a por lo menos nueve mujeres cuando eran niñas o jóvenes adultas

Cuando Jaime T. Phillips tenía 15 años de edad, tuvo una relación secreta con el hoy candidato republicano al senado de los Estados Unidos, Roy Moore y sin saberlo, quedó embarazada.

Sin embargo, Moore la convenció de que abortara, e incluso la llevó hasta la clínica.

Esto es parte de la historia que Phillips confesó al Washington Post, pero desgraciadamente, todo era mentira.

Según la publicación de The Washington Post, la historia inventada por Jamie T. Phillips era parte de un operativo secreto, el cual no sólo buscaba dañar la reputación del diario, sino también desacreditar las acusaciones que han surgido contra Moore por acoso sexual en las últimas semanas.

Y es que el diario fue el primer medio en destapar las denuncias de mujeres que fueron víctimas de abuso o acoso por parte de Moore, incluso cuando eran adolescentes, lo cual ha llevado a que importantes sectores de la sociedad y la política norteamericana, retiraran su apoyo, al grado en el que muchas personas le han pedido retirar su candidatura.

Sin embargo, Moore no ha hecho más que negar los cargos y tal vez pudo tener algo que ver con la idea de sembrar una falsa víctima, con el fin de desacreditar al Washington Post y por supuesto al resto de las mujeres.

Sin embargo, los procesos de verificación del periódico, no solo encontraron las inconsistencias de Phillips, sino que también descubrieron que la mujer trabaja para el Proyecto Veritas, una organización de extrema derecha que durante los últimos meses ha puesto un especial empeño en demostrar que los medios norteamericanos tienen una agenda en contra de Donald Trump o el Partido Republicano.

Al final, el Washington Post publicó la historia de Phillips, no la que ella hubiese querido, sino la de su fallido intento por entrampar a un medio y sobre todo a millones de víctimas.

Cargando