¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Revelan investigación sobre cómo la industria del azúcar manipuló la ciencia de la nutrición

Las revelaciones son importantes porque el debate sobre los daños relacionados con el azúcar aún continúa

La industria del azúcar minimizó el vínculo entre el azúcar y las enfermedades cardiacas y convertir a las grasas saturadas en las culpables, según se muestra en documentos históricos recientemente publicados en Estados Unidos.

A finales de 1967, la Fundación Internacional de Investigación Azucarera, conocida actualmente como la Asociación Azucarera de los Estados Unidos, financió una investigación con la que pretendía demostrar que la ingesta de azúcar no se relacionaba con el colesterol, ni con enfermedades cardiacas y mucho menos con cierto tipo de canceres; para su sorpresa, las pruebas que se realizaron en ratas resultaron positivas.

El proyecto conocido como “259” interfería en los intereses económicos y en la expansión de la industria, así que la cancelación de la investigación era más que obvia y se encargaron de enterrar esa información para que no llegara a ser del dominio público.

Dos de los investigadores que recibieron parte del beneficio económico, fueron el Dr. Mark Hegsted, quien años más tarde ocupó la dirección de nutrición del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, y el Dr. Frederick J. Stare, quien se convirtió el jefe del Departamento de Nutrición de Harvard.

Sin embargo, no fue sino hasta que el científico Stanton Glantz, de la Universidad de California en San Francisco descubrió los documentos y los hizo públicos a través de la revista especializada JAMA Internal Medicine donde también revela la manipulación del azúcar en la nutrición.

Por su parte, la Asociación Azucarera, en lugar de tomarlo con preocupación, se justificó declarando que lo descubierto data de 1967, cuando las revistas médicas no solicitaban a los investigadores divulgar sus fuentes de financiamiento.

Cabe señalar que en junio del 2017, The Associated Press desenmascaró a fabricantes de dulces que estaban financiando estudios los cuales aseguraban que los niños consumidores de dulces tendían a pesar menos que aquellos que no lo hacían.

Se calcula que el azúcar en los alimentos procesados puede llegar hasta un 80%, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el azúcar no supere el 10% de las calorías diarias consumidas.

Cargando