¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Cómo viven la muerte las religiones del mundo?

Te contamos qué significa la muerte, el alma, el infierno y el duelo en distintas religiones

La muerte es un tema que a muchas personas no les gusta tocar, pero alguna vez te has preguntado ¿Cómo se viene en otras religiones del mundo? Tenemos en nuestra mesa a Tony Karam, presidente y fundador de la Casa Tibet en México; Rabino Jonathan Gilbert,quien trabaja para la comunidad judía Sefaradi de México; Pastor Mauricio Sánchez Scott, presidente de la Academia Nacional de la Música y Artes Cristianas, y Erhan Cokcoskun, director del Centro Cultural Turco en México y nos hablarán sobre qué significa la muerte en sus distintas religiones.

¿Qué es la muerte?

Budismo: Es una transición entre una forma de vida y experiencia y otra, entre un sueño y otro sueño.

Judaísmo: Morir significa la separación temporal del cuerpo y el alma, para volver a unirse en un futuro próximo (resurrección de los muertos). Es el fin de una unidad temporal que vino al mundo a cumplir un propósito y que ahora se desintegra para, más adelante, recibir la verdadera recompensa de su labor.

Cristianismo: Es la separación del alma y el cuerpo. El fin de la vida física, pero no de la existencia. “y el polvo se torne a la tierra, como era antes, y el espíritu se vuelva a Dios que lo dio.” Eclesiastés 12:7 JBS

Islam: La muerte es un cese de las tareas de la vida; es un descanso, un cambio de residencia, un cambio de existencia; es una invitación a una vida eterna, un comienzo, la introducción a una vida inmortal.

 ¿Qué es el ALMA y qué onda con la creencia de que las almas penan, sufren o regresan?

Budismo: Es la entidad espiritual que se expresa a través del cuerpo, el flujo de continuidad de conciencia. Una entidad no material que precede la conformación del cuerpo y subsiste la desorganización del mismo en la transición del morir.

Judaísmo: Además de su ser material, el hombre posee un alma que es única entre las creaciones de Dios.

Cristianismo: El alma la definimos como el lugar donde se concentran nuestros sentimientos y pensamientos. Nuestro espíritu. Nuestro verdadero YO.

Islam: El alma es algo sobre lo que sabemos muy poco. Pero es como un motor del cuerpo. ¡Sin alma queda nada!

 ¿Qué pasa con el alma al morir?

Budismo: Eventualmente la mente se separa del cuerpo, en promedio tres días y medio después de la muerte clínica y así acontece el morir. Dependiendo del karma de la persona se puede experimentar renacimiento inmediatamente o a los 49 días después de la muerte clínica.

Judaísmo: El alma se separa del cuerpo de forma gradual. Los primeros días son días de gran confusión que generan gran angustia al alma, sobre todo cuando ésta estuvo extremadamente identificada con su forma física. Con el paso del tiempo, el alma comienza a adaptarse a su nueva realidad.

Aprender de la pérdida

Cristianismo: Depende en quien hayas depositado tu fe. La Biblia enseña que en el momento de morir, quienes hayan puesto su fe en la obra de Cristo, parten de inmediato a la presencia de Dios. El resto esperará la resurrección para ser juzgados por sus obras mientras estuvieron en la tierra.

Islam: Los que están en la tumba tienen un modo diferente que nosotros. Hay una conexión de las personas que tenemos vida y los otros que ya no tienen una vida como nosotros.

¿A dónde vamos cuando morimos? ¿Existe el cielo y el infierno?

Budismo: Existen varias dimensiones de existencia donde la mente puede renacer. No obstante, la meta no es ganar un renacimiento en una plataforma de bienestar relativo, sino liberarse del todo de la existencia condicionada por la ignorancia, la confusión, el apego y la aversión así como la compulsión. A ese estado libre de aflicciones mentales y emocionales, hábitos y tendencias inconscientes, y dotado de sabiduría y una conciencia omnisciente se le llama BUDEIDAD.

Judaísmo: Si, aunque muy distinto al concepto cristiano. El cielo e infierno son estaciones temporales, una para la espera de la resurrección de los muertos y la segunda para purificación de errores cometidos. Los sabios judíos asumen que el infierno consiste en la vergüenza experimentada al ver el potencial no alcanzado en vida, más no se espera un castigo físico ni un lugar de tormentos.

Cristianismo: Sí. La Biblia afirma la existencia de ambos. Es importante señalar que el infierno aún no está funcionando al morir, entrará en función una vez que llegue el día del juicio y que el cielo solo es una estación temporal ya que la vida eterna se llevará a cabo en la tierra tal y como en los tiempos de Adán y Eva.

Islam: Sí, existen se llaman (Cennet: Jardin , Araf: Purgatorio, Cehennem: Infierno)

El pecado

Budismo: Para la tradición budista no existe el pecado, lo que existe son acciones negativas, motivadas por la confusión y la ignorancia, que nos conducen a dificultades y problemas.

Judaísmo: Generalmente, un error en el camino. Decisiones, conscientes o inconscientes, que nos alejan de nuestro verdadero potencial, haciéndonos menos sensibles a realidades espirituales e identificándonos más con nuestra realidad material

Cristianismo: Significa literalmente “errar al blanco”. Fallar en nuestro objetivo de alcanzar la plenitud y felicidad para la cual fuimos creados. Pecamos básicamente por ignorancia o desobediencia.

Islam: Las acciones contrarias a la religión que Allah (Dios) y que también son contrariaros con la naturaleza del ser humano. Adán tuvo un error, también sus hijos. El mejor de ustedes es quien se arrepiente de sus errores (pecados). Muhammad (PBSCE)

La reencarnación

Budismo: El renacimiento representa el medio través del cual la mente como una nueva plataforma de vida y de experiencia temporal, aprende y evoluciona. Todos los seres dotados de vida y conciencia experimentan renacimiento.

Judaísmo: Es una segunda (o tercera o cuarta) oportunidad de corregir aspectos que quedaron pendientes en una primera “vuelta”. No todo mundo reencarna y no es la situación ideal, es más un chance para no pasar a la resurrección final con temas pendientes

Cristianismo: Los Cristianos no creen en la reencarnación.

Islam: Islam no reconoce la reencarnación

El DUELO ¿Cómo debemos vivir los que nos quedamos la muerte de un ser amado?

Budismo: Siempre se extraña lo seres queridos una vez que se separan de nosotros. No obstante, hay maneras en que el duelo puede ser sano y otras en que se torna insano. La clave es la presencia del pego o desapego.

Judaísmo: El duelo se divide en cinco etapas: aninut, lamentación, shivá, los sheloshim, un año de duelo.

Cristianismo: Se lleva con La Paz y el consuelo que solo Dios puede ofrecer y con la esperanza del momento glorioso de encontrarnos de nuevo.

Islam: Tres cosas van a la tumba con el muerto. Primero la familia, segundo sus bienes y tercero sus acciones. Los primeros dos regresan y las acciones quedan con el muerto. Muhammad (PBSCE)

Cargando