¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Fallece Edith Windsor, líder que luchó por el matrimonio igualitario en EE.UU

Fue reconocida por la revista Time como la tercera persona más influyente del 2013

La activista Edith Windsor, líder de la batalla que culminó con la histórica decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos para validar el matrimonio entre parejas del mismo sexo, falleció el pasado martes 12 de septiembre a los 88 años de edad.

Windsor fue nombrada como la tercera persona más influyente del 2013 por la revista Time, tan sólo detrás del Papa Francisco y de Edward Snowden; y aunque su nombre tal vez no sonó tanto como el de estos dos, podríamos decir que Edith fue la persona que dio vida al hashtag #LoveWins, marcando un quiebre histórico en la legislación de derechos humanos.

Nacida en Filadelfia en 1929 y graduada de la universidad de Temple, Windsor se estableció en Nueva York para trabajar en IBM, una compañía que, según indicó en varias entrevistas, le permitía mostrar su sexualidad abiertamente.

A principios de la década de los 60, conoció a Thea Spyer, su pareja por más de 40 años, que fue diagnosticada con esclerosis múltiple a principios de los 2000, por lo que Edith optó por dejar su puesto en IBM para cuidar de ella.

Cuando los médicos le pronosticaron solo un año de vida, Thea le preguntó a Edith si quería ser su esposa. La respuesta fue un "sí", y volaron a Canadá para casarse en el salón de un hotel. Veintiún meses después, Thea falleció.

Tras la muerte de su esposa, Windsor tuvo que pagar más de 350 mil dólares en impuestos al gobierno de Estados Unidos por los bienes heredados, lo que la llevó a emprender una cruzada en defensa de la igualdad de derechos como cónyuge al Tribunal Supremo.

En junio de 2013 el Supremo invalidó la ley DOMA, que definía el matrimonio como "la unión entre un hombre y una mujer", legalizando así las uniones en el país entre parejas del mismo sexo, una gran victoria para la comunidad LGBTTTI (Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual).

El día del histórico fallo, Edith recibió la noticia a través de una llamada telefónica de Barack Obama y minutos después, en un encuentro con periodistas, afirmó que “los niños que nazcan hoy crecerán en un mundo sin una ley discriminatoria en donde las personas, sin importar sus preferencias sexuales, serán libres para crecer y amar y contraer matrimonio.

Si bien el triunfo de Edith Windsor fue en la corte de los Estados Unidos, el fallo sirvió para que muchos otros países, incluido México, comenzarán a discutir abiertamente el tema del matrimonio igualitario. Aún hay mucho camino que recorrer y tal vez el error que se ha cometido es fijarse en las preferencias de las personas, en vez de fijarnos en los derechos que deberían ser universales como la libertad, la justicia y la igualdad.

Cargando