¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Mi hijo tiene bajo rendimiento escolar?

Te decimos qué puedes hacer al respecto

El bajo rendimiento escolar puede ser ocasionado por muchas causas, de hecho, la mayoría de ellas pueden ser pasajeras y otras requieren mayor atención debido a que seguramente están relacionadas con problemas de aprendizaje, culturales o emocionales. Sandra Schaffer, maestra en educación especial, y Karina Trápaga, psicoterapeuta, nos darán más detalle e este tema que tiene inquietos a muchos padres.

El rendimiento escolar no depende exclusivamente de la capacidad intelectual de nuestros hijos. Los padres tenemos un papel activo en el desarrollo del mismo y debemos ayudarles a hacer frente a las dificultades escolares, para esto es importante que conozcamos la o las causas que pueden estar interfiriendo con su rendimiento, y así poderles dar solución.

Causas más comunes de bajo rendimiento escolar:

- 5 % tienen relación con problemas de audición, visuales, motoros y sensoriales.

- 6% tienen relación con problemas de la vista y lenguaje

- Entre 10 y 12 % tienen relación con problemas conductuales

- Entre un 6 y 8 % están relacionados con problemas de aprendizaje

- Entre 10 y 12 % están relacionados con problemas de tención (TDA), que se dividen en 3: tipo inatento, tipo hiperactivo y/o impulsivo y tipo combinado

Problemas emocionales

- Pueden ser intrínsecos (que tengan que ver con alguna enfermedad del niño o etiqueta) o extrínsecos (relacionados con el medio ambiente: divorcio, problemas socios económicos, entre otros).

- Ansiedad

- Depresión

- Baja Autoestima o Auto concepto

- Bullying

SEÑALES DE ALERTA DE BAJO RENDIMIENTO ESCOLAR

- No habla claro

- No aprende colores, formas, números y letras

- Le cuesta trabajo seguir instrucciones o indicaciones

- Periodos muy cortos de atención

- Mucha inquietud, no puede permanecer sentado

- Problemas con la disciplina

Características de un niño con bajo rendimiento escolar:

- Pueden ser muy trabajadores pero consideran eso una actividad poco productiv.

- Pueden ser pasivos, por la desmotivación o baja autoestima

- Puede que sean niños que no terminan de integrarse en las dinámicas de clase por problemas de adaptación

- Niños que se ven involucrados en constantes conflictos con

- Niños que casi siempre parecen ausentes, están preocupados e hipervigilantes.

Tips de apoyo para los padres:

- Determinar el origen y enriquecer el ambiente es algo fundamental para mejorar los resultados escolares.

- Recompensar mediante el elogio y / o reconocimiento de los esfuerzos del niño, no sólo el resultado final. También hay que adecuar las metas y nuestras expectativas a sus capacidades.

- Cuidar el exceso de recompensas materiales.

- Enseñarle la autodisciplina mediante límites precisos y expectativas claras, guiándolo en sus tareas escolares, no haciéndoselas, supervisando no controlando.

- Fomentar la pasión por el aprendizaje, mostrando interés por sus trabajos, ofreciéndole nueva información, acudiendo con él a museos, bibliotecas, navegar con él por internet, etc. siempre adaptándose a sus capacidades y necesidades.

- Enseñarles a tolerar la frustración, el fracaso a través del ejemplo y ayudándole a que lo vea como una posibilidad de crecimiento.

- Ayudarles a desarrollar motivación y autocontrol, mismo que les permitirá resistirse a los impulsos internos y a las tentaciones externas, así serán capaces de retrasar la frustración.

- Una de las formas más efectivas para enseñar el autocontrol y la motivación es enseñar a los niños a descomponer una tarea en pequeños pasos, ya que los niños con bajo rendimiento escolar pueden agobiarse y desalentarse rápidamente frente a una tarea que les resulta difícil, aplazándola continuamente e incluso no realizándola.

- Para aumentar la motivación interna, enseña a los niños a evaluar sus actos y sus progresos.

- Enséñalo a que califique su trabajo y su rendimiento en una escala del 1 al 10 para que él pueda ver su desempeño y qué debe mejorar.

Es fundamental que un niño aprenda de inteligencia emocional, porque es una forma de interactuar con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos y engloba habilidades, la comunicación asertiva, la empatía, entusiasmo, autoconciencia y la tolerancia.

Cargando