¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

“No merecen vivir asustados”: Mark Zuckerberg sobre los afectados por revocación del DACA

Entérate cómo reaccionaron líderes empresarios ante la decisión tomada por la administración Trump

Más de 800 mil personas, que llegaron a Estados Unidos acompañando a sus padres cuando eran niños, se verán afectados por el final del programa de Acción Diferida instaurado por Barack Obama y que ha sido revocado por Donald Trump.

De los 11 millones de indocumentados que viven en el país del norte, más de dos millones llegaron al país siendo niños, y desde 2001, el Congreso norteamericano ha tramitado varios proyectos legislativos para regularizar su situación. Estas iniciativas conocidas como 'Dream Act' (Development, Relief and Edducation for Alien Minors Act) les permitirían obtener un permiso de residencia condicionada, pero por más de una década, ningún proyecto logró los apoyos necesarios en el Congreso, por lo que en el 2012, Barack Obama firmó por 'decreto' la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, la famosa DACA (por sus siglas en inglés), que permitía a los ‘dreamers’ estudiar y trabajar sin temor a ser deportados. La normativa abrió una ventana a regularizar su situación y tener unos derechos básicos mediante la concesión de permisos temporales de trabajo.

Sin embargo, Jeff Sessions, uno de los miembros del gabinete de Donald Trump con posiciones más duras en migración, anunció el final del programa, al tiempo en el que instó al Congreso a trabajar en una alternativa antes de marzo del 2018, y por supuesto, las reacciones no se hicieron esperar.

Miles de personas salieron a protestar con playeras de “Inmigrants Make America Great” y gritos de “Sí se puede”. Cientos de ciudadanos marcharon desde la Casa Blanca hasta el Hotel Trump de Washington, antes de terminar en las oficinas del Servicio de Migración.

Por su parte, diversos empresarios mostraron su preocupación ante la decisión tomada por la administración Trump, y remarcaron su apoyo a los Dreamers a través de una carta abierta. Por su parte, Mark Zuckerberg dijo en un comunicado el pasado martes 5 de septiembre fue “un día triste para Estados Unidos" y consideró la decisión de Trump como "errada" y una forma de castigo a los inmigrantes. "No merecen vivir asustados", expresó el empresario, quien instó al Congreso a legislar a la brevedad para evitar deportaciones masivas de estos jóvenes.

Tim Cook, CEO de Apple, se solidarizó con los 250 empleados ‘dreamers’ que trabajan en sus oficinas. "Los apoyo. Merecen nuestro respeto como iguales y una solución basada en nuestros valores estadounidenses".

La Unión Americana de Libertades Civiles, la mayor organización de defensa de los derechos civiles, insistió en que la decisión de Trump de acabar con DACA es política y no un tema de leyes migratorias, mientras que Barack Obama, subió un comunicado en su cuenta de Facebook en donde afirma que la decisión de terminar con dicho programa "Está mal y es cruel”.

Y es que, no se puede ignorar el hecho de que un papel, un trámite o una decisión como ésta deja en el limbo la vida de 800 mil personas.

Cargando