¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Mexicanos beneficiarios del DACA salvan vidas tras afectaciones de “Harvey”

Donald Trump quiere suspender la orden que permite permanecer en el país a los inmigrantes sin papeles que llegaron siendo menores

En el 2001, Jesús Contreras fue llevado a los Estados Unidos por su madre cuando tenía seis años de edad, en un intento de escapar de la cruda violencia del estado de Tamaulipas.

Su historia salió a la luz en los últimos días luego de que se diera a conocer que Contreras es uno de los paramédicos que pasó seis días seguidos rescatando y ayudando a las víctimas del Huracán Harvey en el estado de Texas.

Alonso Guillén es un joven originario de Piedras Negras. Llegó a Lifkin Texas a una temprana edad, por lo que era beneficiario del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), el cual otorga protección temporal contra posibles deportaciones a quienes entran a dicho país norteamericano de manera ilegal antes de los 16 años.

Tras el paso devastador de “Harvey”, Alonso se organizó con algunos compañeros de trabajo para auxiliar a las víctimas de las inundaciones. Sin embargo su lancha fue golpeada por una corriente, lo que ocasionó que su embarcación volcara y perdiera la vida.

Otros cuatro mexicanos fallecieron en circunstancias similares a principios de la semana pasada cuando salieron en una embarcación para rescatar a víctimas de las inundaciones provocadas por la fuerte tormenta en Houston. Sin embargo, la lancha que transportaba a los hermanos Yahir y Benjamín Vizuet Rubio, Gustavo Rodríguez y Jorge Pérez impactó contra unos cables de alta tensión, provocando así la muerte de sus tripulantes.

Por otra parte, “El Bolillo Bakery” es una panadería mexicana que abrió sus puertas en el centro de Houston en 1998. Ahí, cuatro panaderos mexicanos quedaron atrapados durante dos días al ver que las inundaciones no les permitían volver a casa, y su mejor terapia para combatir la angustia y la tensión fue hacer lo que saben hacer. Así que en un gesto de empatía, durante 48 horas cocinaron más de cuatro mil panes para ayudar a los damnificados sin esperar nada a cambio.

Dicen por ahí que las tragedias sacan lo peor y lo mejor de nosotros; mientras Donald Trump recalcaba su discurso en contra de México, los migrantes y los hispanos, estas personas, decidieron poner lo mejor de sí en ayuda de su comunidad, y estas historias son tan solo algunas de las tantas que podemos encontrar diariamente en las calles de los Estados Unidos.

Durante el martes 5 de septiembre, el mandatario republicano oficializará su decisión en torno a la suspensión del DACA y es por ello que vale la pena recordar que pese al rechazo, la discriminación y persecución, los dreamers y migrantes siguen poniendo lo mejor de sí.

Temas relacionados

Cargando