¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BBmundo: ¿Qué es el pie equinovaro?

¿Cómo puede afectar este problema a tu hijo?

Una deformidad congénita del pie afecta a 1 de cada 650 niños en México, una de ellas es el pie equinovaro, el cual se puede detectar desde el embarazo pero se podrá tratar hasta el nacimiento del bebé y es importante solucionar el problema lo más pronto posible, ya que con el paso de los años se puede agravar. El Dr. José Gilberto Ríos, cirujano ortopedista, nos hablará hoy sobre esta deformidad y a qué fundación se pueden acercar para ayudarlos a guiarlos con el tratamiento.

¿Qué es el pie equinovaro?

El pie equinovaro, también llamado pie zambo, es una deformidad congénita del pie en la cual éste aparece en punta (equino) y con la planta girada hacia adentro (varo).

Anatomía del pie humano

- El pie es una estructura biológica que el ser humano utiliza para caminar.

- Está dividido en tres partes:

Pie delantero: compuesto por 5 huesos llamados Metatarsos y 14 falanges.

Pie medio: compuesto por 5 de los 7 tarsos. Los tarsos del pie medio son el cuboides, el escafoides y 3 cuñas cuneiformes.

Pie trasero: compuesto por los otros dos tarsos: el calcáneo y el astrágalo. El astrágalo, o hueso del tobillo, está conectado con los dos huesos largos de la pierna inferior formando la articulación que permite al pie moverse hacia arriba y hacia abajo.

¿Qué pasa en el pie equinovaro?

El pie equinovaro es un pie alterado en su anatomía con malformaciones que afectan tanto a las partes blandas como a las óseas

Deformidades óseas: Aparecen en el momento del nacimiento, se van acentuando a medida que el bebé crece y se hacen más patentes cuando empieza a caminar.

El pie equinovaro afecta principalmente a tres huesos: el calcáneo, el astrágalo y el navicular. Puede afectar también a los otros huesos ya que esta malformación puede afectar, en cierto grado, el crecimiento del pie como la Tibia que sufre una rotación interna sobre su eje.

La postura es tan anómala que la disposición de los huesos en el pie zambo no es normal y la forma de cada uno de ellos tampoco es del todo normal. Los ligamentos y músculos están demasiado tensos para permitir una correcta colocación de esos huesos con una simple manipulación.

¿Cómo se diagnostica?

Dado que esta malformación congénita se produce durante los primeros meses de la gestación suele ser posible su visualización en el estudio ecográfico del feto de 20 semanas, por lo que cada día es más habitual el diagnóstico de sospecha prenatal. El diagnóstico de confirmación es fácil tras el nacimiento, observando la forma del pie hacia abajo (equino) y adentro (varo).

¿Requiere tratamiento?

Por supuesto, y como antes se aplique mayor será la probabilidad de obtener buenos resultados y de evitar el tratamiento quirúrgico.

De no tratarse la deformidad se instaura y se agrava con los años, de forma que al niño no le queda más remedio que andar con la cara externa del pie, no con la planta. El pie queda pequeño y totalmente girado hacia adentro y el calzado se convierte en algo imposible.

¿Qué tipo de tratamiento?

Lo más recomendado es empezar a tratar en los primeros días de vida, colocando unos yesos correctivos (Método Ponseti). Cuando el niño es tan pequeño sus huesos tienen mucha plasticidad y capacidad de remodelación, por lo que, tras la colocación de varios yesos aplicando una corrección progresiva se puede llegar a obtener un pie prácticamente normal.

Complicaciones:

Por lo general, el pie equino varo no causa problemas hasta que el niño empieza a pararse y caminar. Si se trata, lo más probable es que tu hijo camine casi con normalidad. Es posible que tenga dificultades con: movilidad limitada, talla de calzado, tamaño de pantorrilla.

Sobre la Fundación Mexicana del Pie Equinovaro

Gracias a la Fundación Mexicana del Pie Equino Varo están siendo atendidos 2,200 niños en un rango de Edad de entre 0 a 17 años, ya que colaboran con hospitales pediátricos. De ambos sexos. Los beneficiarios indirectos son 8,800. Han atendido a más de 1906 niños, en 42 Centros Especializados Ponseti ubicados en hospitales públicos, en 22 estados de la República Mexicana.

Para 2017 pretenden alcanzar a 3000 niños con este padecimiento, atender a otros 1000 niños y llegar a 75 Centros Especializados Ponseti en 25 estados de México.

Caminando Juntos

Su principal proyecto es Proyecto es “Caminando Juntos” el cual consiste en:

- La Fundación orienta a los padres y/o tutores acerca de dónde pueden recibir el tratamiento de la discapacidad sus hijos con el método Ponseti, aplicado por médicos ortopedistas pediatras capacitados y avalados por Ponseti International Association México.

- La Fundación cuenta con convenios de colaboración con 43 hospitales públicos, ubicados en 23 estados y en 28 ciudades en el país.

- Así mismo, acompaña a las familias a lo largo de los 5 años que dura el tratamiento, ofreciéndoles apoyo emocional y económico, haciendo más accesible el tratamiento, y así evitar el abandono.

- La efectividad del método Ponseti es del 98% siempre y cuando los padres se apeguen al tratamiento.

¿Cómo me pongo en contacto con la fundación?

Protocolo de referencia al Centro Especializado Ponseti es el siguiente:

a. Se solicita a los padres y/o tutores llenar formulario de registro en la página web http://www.fundacionpev.org/contacto.

b. Se deben tomar dos fotografías a los pies del paciente y las imágenes deben adjuntarse al formulario de registro

c. Se lleva a cabo la valorización del padecimiento a través de las fotos de los pies de los pacientes por personal capacitado en el diagnóstico del Pie Equino Varo Aducto.

d. Una vez realizado el diagnóstico y comprobado que se trata de Pie Equino Varo Aducto, se refiere al paciente a un Centro Especializado Ponseti que este ubicado en el hospital público más cercano a su localidad y que cubra el tipo de seguridad social con la que cuentan los padres del menor.

e. Los Centros Especializados Ponseti están ubicados en hospitales públicos ya sea del sector salud, IMSS o ISSSTE.

f. La Fundación da seguimiento a los pacientes a través de las coordinadoras de clínica (las cuales son voluntarias de la Fundación), la base de datos y las trabajadoras sociales del hospital, durante los cinco años que dura el tratamiento; para así evitar el abandono del mismo, ya que de no utilizar la férula como lo indica en método Ponseti la efectividad del tratamiento no es óptima, y se presentan recidivas.

Cargando