¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Qué es la brecha salarial de género?

En promedio, las mujeres ganan 77 centavos por cada dólar que hacen los hombres

La brecha salarial de género se define como la diferencia entre las ganancias brutas promedio que se pagan a los hombres y a las mujeres. Esta existe cuando hombres y mujeres reciben diferentes montos de dinero por realizar trabajo de un igual valor o comparable.

Su promedio es aproximadamente del 18%, aunque en Europa, Oceanía y Latinoamérica muestran resultados más positivos que Asia y África. Sin embargo, este puede variar dependiendo el país.

Este se basa generalmente en el pago por hora, por lo tanto, cuando los salarios se registran de manera semanal o mensual, se transfieren a salarios por hora siempre que es posible. Esto significa que las mujeres trabajadoras ganan menos por hora que sus contrapartes masculinas.

¿Cuáles son las razones para la brecha salarial de género?

Características de la persona: Género, edad, nivel y tipo de educación, experiencia laboral, antigüedad, estado civil, origen étnico, religión, raza, etcétera.

Características del empleo: Tipo de contrato, horario laboral, condiciones, ocupación y status.

Características de la compañía o el empleador: Sector económico, firma, tamaño y existencia de sindicato.

Segregación: En las horizontales, las mujeres se concentran en un número reducido de sectores/profesiones con poco valor y bajo salario. En las verticales, muy pocas mujeres emplean en trabajos bien pagados y enfrentan obstáculos para avanzar laboralmente.

Institucional: Capacitación educativa y profesional, negociación salarial colectiva, relaciones industriales, políticas de licencia por maternidad, guardería y cuidado de adultos mayores.

Normas sociales: educación de las mujeres, elecciones laborales y patrones laborales.

¿Cuál es su impacto?

No sólo impacta en la vida de la mujer trabajadora, sino en la de toda su familia. Sobre todo en aquellas mujeres que son madres solteras.

La brecha salarial también contribuye a las condiciones de vida de pobreza y mala nutrición, lo que hace que el objetivo de erradicar la pobreza y el hambre se aleje más.

La convención número 100 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Igualdad de Remuneración se adoptó en 1951 y apoya la remuneración igualitaria entre hombres y mujeres que realizan el mismo trabajo.

Esta es uno de los 8 convenios fundamentales de la OIT que busca eliminar la discriminación en remuneración, asegurándose de ambos sexos reciban el mismo pago por las mismas actividades y puede aplicarse a través de:

  • Leyes nacionales o reglamentos.
  • Maquinaria legalmente establecida o reconocida para la determinación del salario.
  • Convenios colectivos entre empleadores y trabajadores.
  • Combinación de todo lo anterior.

Investigaciones han mostrado que la implementación de dicha convención puede tener un impacto positivo en la brecha salarial de género.

¿Qué otros factores contribuyen al mejoramiento de la brecha salarial?

  • Promover la educación
  • Promover las guarderías.
  • Medidas para asegurarse de que en las escuelas se promueva que las mujeres estudien disciplinas dominadas por hombres.
  • Políticas que permitan tanto a los padres como a las madres tener una vida laboral más balanceada para asegurarse de que la experiencia laboral y la antigüedad de las mujeres no se penalicen.
  • Medidas que garanticen la continuidad de la antigüedad durante la licencia por maternidad.
  • Prácticas de reclutamiento, selección y promoción que garanticen el acceso de las mujeres a ocupaciones mejor pagadas y generalmente desarrolladas por hombres.
  • Medidas para motivar la sindicalización y los convenios colectivos, especialmente en actividades donde predominan las mujeres, por ejemplo los de medio tiempo, horarios mixtos y trabajo desde casa.

10 consejos para ayudar a las mujeres a cerrar la brecha salarial de género

  • Capacítate.
  • Elige un sector en el que encuentres los mejores salarios.
  • Trabaja tiempo completo.
  • Aprovecha cualquier ascenso.
  • Aprovecha cualquier opción de capacitación en el trabajo.
  • Negocia sobre tu salario y los incrementos del mismo.
  • Cambia de trabajo.
  • Continúa trabajando mientras envejeces.
  • Encuentra la compañía más grande en tu país y solicita empleo ahí.
Cargando