¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Pareja

¿Por qué no puedo dejar de odiar a mi Ex?

El odio hacia tu ex pareja es producto de un amor muerto y podrido que te niegas a enterrar

El odio es un tema tan controvertido como mal entendido. Generalmente se le mira a través de los lentes de la moral o la religión, pero no siempre resulta útil hacerlo así, especialmente cuando se odia a quien alguna vez se amó tanto.

Busquemos hablar de este tema desde una perspectiva más objetiva para poder empezar a comprender este extraño fenómeno sin caer en juicios o prejuicios que no ayudan.

¿Qué es el odio?

El odio es una fuerte sensación de rechazo hacia algo o alguien. Odiamos todo lo que se oponga a nuestra voluntad de placer y poder

¿Cómo se expresa el odio hacia un Ex?

- Deseos que le vaya mal y que le hagan lo mismo o sufra.

- Contarle a todo el mundo lo que te hizo (y hablar mal). Por eso enoja tanto que el Ex nos “robe” a “nuestros” amigos. No es justo que los demás no le odien y menos los “míos”.

- Sentimientos y deseos de venganza. Aún y cuando a veces los escondas tras una máscara de “yo no le deseo nada malo”. Si de verdad no, ¿para qué lo verbalizas?

¿Pero qué no es malo odiar y bueno amar?

Moralmente se nos ha dicho que sí, pero habría que repensarlo. No es bueno ni malo, es natural tener la capacidad de hacerlo.

El odio es como un instinto de autoconservación, es decir, todo lo que me daña o me impide tener lo que quiero debe ser eliminado, desaparecer o alejarme de ello. Además, el amor tampoco está exento de angustia, ya que el temor a perder hace del amor un foco de ansiedad. Un error es pensar que el amor une y el odio dispersa porque ambos son grandes fuerzas que unen a las personas para bien o para mal.

¿Por qué odiar si el otro ya no está?

- El que una relación se rompa no significa que el vínculo también. Aún hay una gran energía emocional invertida en la otra persona, pero ahora en la forma de odio por haberme lastimado

- Amor y odio no son opuestos, ambos están muy ligados al narcisismo “Yo merezco todo lo bueno, el que se oponga merece todo lo malo y todo es personal”.

- Porque el objeto de odio no sólo es físico, sino simbólico. Es la pareja que se fué o te dañó, pero además lo que esa persona representaba que te ha quitado y hasta todas las proyecciones que hiciste de necesidades infantiles que le heredaste a esa persona.

¿Qué razones hay para odiar a un Ex?

1. Le odio porque ya lo espié en sus redes y está con otra persona. Odias más cuando no se cumple con el orden que “necesitas” para estar en paz.

2. Le odio porque tenemos hijos en común y me sigue haciendo la vida de cuadros. Probablemente hacen la pareja perfecta para el sufrimiento.Generalmente este tipo de relaciones tormentosas se nutre de un narcisista (rígido, controlador y arrogante) y otro con personalidad limítrofe (en la que reinan sentimientos de vacío, resentimiento, abandono y desconfianza).

3. Yo siento que le odio por lo que me hizo y me lastimó. En realidad si algo te lastima simplemente te alejas de eso. Te duele, te sientes decepcionado y triste.

4. Pues yo no le odio, sólo le desprecio. Esa es otra máscara del odio. Menosprecias como una forma de posicionarte como moralmente superior.

¿Qué no lo correcto y civilizado es que sigamos siendo amigos?

Algunas personas cuando dicen eso lo que quieren decir es que no se llevan mal con el Ex, lo cual es correcto cuando es posible, pero no que su relación llegue a un nivel de amistad.

Pues dirán lo que quieran, pero mi ex y yo somos muy buenos amigos.

- Felicidades (si eso los hace felices).

- Seguramente no es tu caso, pero un estudio realizado en 2016 y por publicarse este 1 de septiembre en el Journal of Personality and Individual Differences afirma que aquellas personas que buscan ser amigos de sus exes suelen tener rasgos de personalidad oscura, principalmente narcisistas, que les impiden aceptar una ruptura y prefieren seguir siendo “amigos” de su Ex con fines sólo comprensibles para ellos (y a veces ni para ellos).

¿Entonces qué hago con este odio?

- Reconoce: Que te ha dolido. Que como todos eres una persona vulnerable. Que el otro pudo haber actuado mal, pero que al alejarte ya estás a salvo.

- Valida: Tu sentir. Ni el otro es el peor ni tú la víctima, pero la verdad es que sí duele.Tienes que ser más gentil contigo y menos hostil con el otro que ya no está.

- Canaliza: Tus emociones para ya no seguir actuando el odio.

- Fortalécete: Te diría perdona, pero como bien decía Gandhi, el perdón es un atributo de los fuertes. El débil no puede perdonar.

Cargando