¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Salud

El abrazo que salva vidas

¿Cómo, cuándo y a quién dárselo? Te contamos todo lo que debes saber sobre esta gran campaña

El cáncer es la principal causa de muerte en niños de 5 a 14 años de edad. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, desde el año 2001 el cáncer infantil ha incrementado en un 13% siendo la leucemia el tipo de cáncer más frecuente en menores. En México, 5 mil nuevos casos se detectan anualmente y cada 4 horas hay un fallecimiento.

Desde hace 27 años, Casa de la Amistad para Niños con Cáncer ofrece todos los medicamentos necesarios para recuperar la salud, a niños y jóvenes que padecen cáncer; además de resolver cada dificultad que enfrentan las familias de escasos recursos para que sus hijos puedan recuperar la salud y no abandonen el tratamiento. Casa de la Amistad y su fundadora Amalia García Moreno recibieron un reconocimiento a nivel mundial de “WORLD OF CHILDREN”, institución que premia a causas destacadas que ayudan a niños en situaciones de riesgo físico o moral.

El peor enemigo de los pequeños con cáncer es el TIEMPO. Cuando un niño llega tarde al tratamiento, la recuperación es mucho más difícil porque ya el cáncer está muy avanzado o puede haber invadido otros órganos. Es por eso que Casa de la Amistad está llevando a cabo una campaña para lograr que más niños y jóvenes con cáncer puedan lograr recuperar su salud descubriendo la enfermedad oportunamente, se llama “El abrazo que salva vidas” y lo que pretende es divulgar los síntomas y signos del cáncer cuando aún tiene curación.

Para lograrlo, las mamás tienen que darles a sus hijos “El abrazo que salva vidas”.

Con un simple abrazo tú puedes encontrar cambios y anomalías en tu hijo, sin que esto genere algún tipo de impacto o extrañeza en él. Mientras más frecuentes sean los abrazos es mejor, aunque goce de perfecta salud y especialmente si el niño presenta alguno o varios de estos síntomas: crecimiento de abdomen, fiebre sin motivo, sueño y cansancio, moretones frecuentes, sangrado anormal, cambios de comportamiento, dolor de huesos y articulaciones, pérdida de peso, falta de equilibrio o alguna bolita en el cuerpo.

¿Cómo dar el abrazo que salva vidas?

- Recorre su espalda con las manos, hazle cosquillas en las axilas, en los pies, así ves las piernas. O en la pancita.

- Juega con tu niño a contar los lunares que tiene, así tendrás la oportunidad de revisar su cuerpo para detectar si tiene moretones o alguna bolita en cualquier parte.

- Si le das besos en la frente con frecuencia sabrás si tiene fiebre.

- Si presenta sangrado por la nariz o cuando va al baño.

- Cualquier “bolita” o alguno de estos síntomas son la señal de alerta. ¡Ya es urgente que lo lleves al médico, preferiblemente a un oncólogo pediatra! Podría ser un simple quiste de grasa o síntomas de otra enfermedad.

Síntomas de alerta

1. Masa abdominal, crecimiento de abdomen.

2. Fiebre prolongada y sin causa aparente; que no cede ante medicamentos.

3. Palidez, cansancio crónico y/o pérdida de peso.

4. Dolores de cabeza persistentes y sin causa aparente, a menudo acompañados de vómito.

5. Aparición de hematomas (moretones) y puntos rojos con facilidad.

6. Sangrado anormal.

7. Pérdida de equilibrio.

8. Cambios en el comportamiento.

9. Una luz blanca en uno o ambos ojos, conocida como Leucocoria

10. Dolor de huesos y articulaciones

11. Ganglios linfáticos inflamados

No dejes de darles a tus hijos el abrazo que salva vidas aunque no tenga todos los síntomas. Y recuerda que puede ser la diferencia entre que recupere la salud o un largo tratamiento, desgastante para toda la familia, sin la certeza de que pueda sanar y seguir siendo el niño feliz que ha sido siempre.

Cargando