¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Eres diabético? ¡Aguas con tus pies y otras partes del cuerpo!

Síntomas, causas y algunos tips para prevenir estas heridas que pueden tener graves consecuencias

La diabetes provoca que la cicatrización de las heridas sea más lenta y difícil de lo normal. Los pacientes diabéticos no solamente tienen cicatrización alterada en heridas agudas y un cierre más lento de los tejidos, sino que además son más sensibles a padecer heridas crónicas, como lesiones ulcerosas. Por lo general, una ampolla que nos sale por los zapatos o una cortada al afeitarnos, no nos preocupa mucho, arde un poco, molestan, pero al poco tiempo ni nos acordamos y si tienes diabetes NO puedes darte ese lujo. Manuel Marquina, angiólogo y cirujano vascular y endovascular, nos habla sobre los cuidados que debes tener al tratar heridas leves y puedas evitar infecciones.

No importa si la herida es pequeñita, casi un rasguño, si se trata de una herida, dale toda la importancia del mundo, límpiala bien, revísala a diario, si sientes que no es una herida normal, llama a un médico y evita poner presión sobre la herida. Si tienes una ulcerita o una herida en la planta del pie, eleva la pierna lo más que puedas para que pueda cicatrizar y sanar más rápidamente.

Los problemas de los pies generalmente se producen cuando hay daño a los nervios, lo que conocemos como neuropatía, que resulta en la pérdida de sensación en los pies. Las personas con diabetes pueden tener muchos problemas diferentes en la piel, circulación, etc.

¿Qué onda con el pie diabético?

Es una complicación que provoca la aparición de úlceras, y es que cuando los niveles de azúcar en sangre son muy altos, con el paso de tiempo pueden resultar dañados los nervios o los vasos sanguíneos.

Se produce como consecuencia de dos causas:

- Por un lado la oclusión de las arterias del pie.

- Por otro lado, la alteración de los nervios.

Esta segunda causa es la que reduce la sensibilidad y hace que la persona no note ni el mínimo roce, lo que se conoce como neuropatía diabética.

Los primeros signos de alerta son:

- Enrojecimiento de algunas zonas del pie

- Aumento de su temperatura

- Zonas callosas que no mejoran, y que finalmente se ulceran.

- Estas lesiones iniciales pueden progresar hasta llegar a una ulcera profunda y alcanzar el hueso provocando una osteomielitis, y finalmente en situaciones muy avanzadas una gangrena del pie.

Las personas más propensas a este tipo de problemas son las que tienen alguna deformidad en el pie como juanetes, problemas articulares, dedos en forma de garra, personas con obesidad, sedentarias, fumadores, entre otros.

Aquí algunos tips para su prevención:

- No cortar excesivamente las uñas.

- Comprobar la temperatura del agua antes de sumergir los pies.

- Controlar los niveles de azúcar en sangre, no descuidarse.

- No tener los pies de remojo más de 5 minutos.

- Secar bien entre los dedos.

- Evitar que las uñas se entierren en los laterales de los dedos.

- Utilizar calcetines de algodón que no tengan costuras.

- Utilice zapatos suaves y que se adapten bien al pie.

Cargando