¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Bienestar

¿De verdad deseas conseguir tu cuerpo ideal?

El sobrepeso, la figura y todo lo que estéticamente no te gusta de tu cuerpo lo tienes porque quieres

¡Estoy dispuestx a bajar de peso cueste lo que cueste!

¿Pero de verdad lo deseas?

Cada vez que llegan personas a mis talleres les hago la siguiente afirmación: “Si tienes sobrepeso es porque una parte de ti así lo quiere”.

Claro que se me quedan viendo con los ojos descuadrados, pensando: “Esta idiota no sabe lo que dice”. ¿Desde dónde lo afirmo? No desde la visión objetiva racional, sino desde lo que dejan ver sus acciones.

Si algo nos desgasta es pelearnos con la realidad y desviar el discurso hacia lo que debería ser o creemos que debería ser, aun cuando la evidencia nos muestra lo contrario.

Tener sobrepeso es algo tan visible, que es imposible de ocultar de la forma que se logran “maquillar” algunas otras voces. Es un mensajero bastante persistente, que no se va a ir hasta que nos de su mensaje.

¿Te animas a revisar a qué estás dispuesta y a qué no?
Escribe:

  • Cuando estoy gorda me siento: aburrida, atrapada, enferma
  • Cuando estoy delgada me siento: sexy, ligera, activa

Ahora coloca la oración de la siguiente manera:

  • Cuando digo que me siento gorda en realidad estoy queriendo decir que… me siento aburrida, atrapada, enferma.
  • Cuando digo que me siento delgada, en realidad estoy queriendo decir que me siento… sexy, ligera, activa.

Ahora viene lo bueno… Con lo que escribiste de gordura haz las siguientes afirmaciones:

Estoy dispuesta: Estar aburrida, sentirme atrapada, sentirme enferma.

Es fascinante cómo hacemos lo que realmente quiere no nuestra mente consciente, sino la inconsciente, en un grito de ayuda por ser escuchada, por ejemplo:

Podemos decir que no queremos ser irresponsables y aun así lo somos. ¿De qué nos habla? De que claro que quieres ser irresponsable y a lo mejor no te lo permites conscientemente, entonces brota sin que puedas frenarlo.

O dices que no te importa socializar, sin embargo tu actuar es complaciente y con gran necesidad de ser aceptado. ¿Qué es real?

Con lo que escribiste de ser delgada. Cuestiona así:

  • ¿De verdad estoy dispuesta a ser sexy?
  • ¿De verdad estoy dispuesta a ser ligera?
  • ¿De verdad estoy dispuesta a ser activa?

Anota lo que salió en la lista de ser delgada (lo que cuestionaste)
Escribe acerca de cada uno de los conceptos:

¿Qué significa para ti ser_______________ (sexy)

¿Qué significa para tu familia ser ___________ (sexy)

¿Qué pasaría si fueras _____________ (sexy)

¿En quién te convertirías si fueras_________ sexy)

¿A quién defraudarías si fueras ___________ (sexy)

¿Cómo te juzgarían si fueras_______________ (sexy)

Cuando nos enfrentamos así a la realidad, quitamos el velo de fantasías que es muy probable que estén hablando más fuerte de lo que nos imaginamos y si no las hacemos consciente, juraremos que jamás logramos nada, o que somos de lo peor, o que somos auto-destructivas, cuando en verdad, sólo estamos siendo congruentes con partes de nosotros no exploradas.

Cabe mencionar que no es que sólo siendo gorda te sientas enferma, ni que solo siendo delgada te sientas atractiva, simplemente así es probable que lo hayas acomodado tú y entonces cuando te da miedo sentirte sexy, prefieres engordar porque estás convencida que hacerlo te quitará ese súper poder de atraer a todos los hombres del mundo (ahí la fantasía).

Y también es muy probable que cuando por ejemplo, has querido bajar tu ritmo, pero tu familia no te lo permitía, uses el peso para sentirte lenta.

Así podemos encontrar infinidad de “jugadas” de nuestras partes no validadas.

Dice Byron Katie que: CUANDO PELEAMOS CON LA REALIDAD, SOLO SALIMOS PERDIENDO EL 100% DE LAS VECES

¿Por qué no aceptar lo que sí está pasando, lo que si estás mostrando?

TIPS

Para tener maestría en algo hay que hacerlo, aunque al principio sea fingido, así es que manos a la obra:

  • Elige una acción concreta que te permita sentirte como según tú te sentirías estando delgada.
  • Practícalo por dos semanas, todos los días.
  • Escribe acerca de la experiencia.

Por ejemplo, si te quieres sentir sexy:

  • Usa vestidos
  • Maquíllate diferente
  • Toma una revista y copia un nuevo peinado
  • Compra o prepara una crema que huela como a ti te gusta y úsala en todo el cuerpo

Si te quieres sentir libre:

  • Date espacios para ti
  • Toma una decisión al día y no la consultes con nadie

Si te quieres sentir ligera:

  • Comienza por sacar de tu closet lo que ya no uses

LO más importante:

  • Mereces estar en el terreno de juego, salir y dejar de ver la vida desde la ventana.
Cargando