¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La Noche Triste

La derrota de Hernán Cortés a manos de los aztecas

Se llama Noche Triste a la derrota de Hernán Cortés a manos de los aztecas en la madrugada del 30 de junio al 1 de julio de 1520.

En noviembre de 1519, Hernán Cortés y su ejército entraron a Tenochtitlán y tomaron prisionero al emperador mexica, Moctezuma II, a quien con ayuda de los Tlaxcaltecas y Totonacas, mataron junto con otros cientos de mexicas durante una celebración religiosa, conocida como “la matanza del Templo Mayor”.

Días después, los mexicas eligieron a Cuitláhuac, señor de Iztapalapa como nuevo emperador quien, antes de morir de viruela, desplegó a sus tropas para combatir a los invasores españoles que se encontraban en Tenochtitlán.

Entre los españoles existía un personaje llamado Blas Botello de Puerto Plata, y decían que tenía pacto con algún demonio ya que le dijo a Cortés que el “habría de volver sobre la ciudad y ser señor de ella”

Blas Botello fue el principal incitador para que los españoles abandonaran Tenochtitlán en la medianoche del 30 de junio de 1520, llevando consigo el tesoro de Moctezuma.

Los españoles decidieron huir sigilosamente de Tenochtitlán a través del camino hacia Tacuba, lo que hoy es la vialidad que corre del Centro Histórico hasta la Calzada México Tacuba (y que es la calle más antigua del Continente Americano).

Sin embargo, una anciana mexica se dio cuenta y comenzó a gritar para alarmar a los mexicas, dando inicio a una batalla en la que prácticamente masacraron a los españoles, ya que llevaban pesadas armaduras que hicieron que murieran ahogados al caer al agua.

Se dice también que muchos españoles murieron debido a que no querían soltar los lingotes de oro y las joyas que llevaban como botín.

Se cree que el 90% del saqueo del tesoro de Moctezuma se perdió en la laguna.

Los sobrevivientes lograron escapar continuando su camino hacia Tacuba, por cierto, uno de los tramos de ese camino, hoy se llama Puente de Alvarado, debido a que Pedro de Alvarado, comandante de Hernán Cortés, cruzó por ahí durante la huida.

Los sobrevivientes alcanzaron a llegar a los rumbos de Popotla, donde Hernán Cortés decidió descansar al pie de un enorme árbol en el que, al ver cómo iban llegando sus hombres heridos, se puso a llorar por su derrota.

 

El Árbol de la Noche Triste

Se encuentra en la Plaza de la Noche Triste, sobre la Calzada México-Tacuba. Es un árbol de la especie ahuehuete mexicana. En náhuatl significa “árbol viejo de agua” o “árbol que nunca envejece”.

El símbolo de la estación del Metro Popotla es un árbol, el cual es la representación de “el Árbol de la Noche Triste”.


Mito o realidad

Las crónicas escritas después de la conquista y durante el periodo de la Nueva España nunca hablan de un árbol en el que haya llorado Cortés, lo cual se menciona hasta mediados del siglo 19, después de que México lograra su independencia.

Así que muchos historiadores aseguran que el símbolo de “el Árbol de la Noche Triste” es solamente una leyenda para desprestigiar a los españoles y enaltecer el sentimiento patriótico nacional.

Hay otros que dicen que el punto exacto en el que Cortés se dio cuenta de su derrota de esa noche es donde hoy se encuentra la parroquia de San Hipólito, a la altura de Paseo de la Reforma.

Para algunos grupos extremos, el Árbol de la Noche Triste se trata de algo así como un símbolo de la opresión de los pueblos indígenas, por lo que durante décadas ha tenido a sus detractores, y en 1972 y 1981 fue incendiado intencionalmente.

Esto provocó que este ahuehuete, pasara de ser un imponente árbol de 6 metros de diámetro por 10 de altura a un triste tronco quemado de la mitad de su tamaño. 

En 2013, el Gobierno del Distrito Federal inició el rescate de este lugar, la sustitución de la reja de protección que lo rodea, la instalación de iluminación, el mejoramiento del espejo de agua y la colocación de mobiliario urbano para integrarlos como parte de una plaza pública. 

Cargando