Escucha ahora

Así las cosas


Gabriela Warkentin y Javier Risco

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.
Vida Laboral

¿Odias a tu jefe? Checa cómo llevar "la fiesta en paz"

Si sientes que la relación con tu superior va de mal en peor y de plano no lo soportas, checa cómo puedes tú mejorar esta situación

Siempre lo hemos dicho, a la primera persona que tienes que aprender a administrar es a ti mismo, a la única persona a la que puedes cambiar es a ti mismo, entonces antes de comenzar la plática, partamos de ese concepto.

Con base a ese supuesto, están diseñados los tips, es decir, todas son estrategias que TÚ PUEDES HACER para llevar una relación más armoniosa, eficiente o llevadera con tu jefe.

Todos estos tips van enfocados a cosas que tú puedes hacer para llevarte mejor con ese personaje que funge como tu jefe, la intención es que cambies tú y no pretendas cambiarlo a él.

También hay que tomar en cuenta que nos están escuchando personas que son jefes y los tips que te vamos a platicar también consideran los casos que a ellos los desquician de sus colaboradores.

Así mismo hay que tener en mente que si tienes un jefe, quiere decir que estás empleado por alguien, y que por lo tanto NO operas a título personal, y SÓLO por eso, tu gestión tendría que ser pensando y de acuerdo a la empresa en la que trabajas.

Son recapitulaciones que te comparto desde mi experiencia desde RH, analizando ambas partes, el jefe y el colaborador.

SÉ MUY OBJETIVO

  • ¿Qué es lo que te molesta de tu jefe, qué es lo que te cae mal? ¿Es algo que puedes cambiar o no?
  • Cita un hecho, no hagas juicios de valor, sólo lo que es “es”.
  • Qué es lo que provoca que frecuentemente discutan o causa problemas (es una conducta, tu rendimiento… ¿qué?)

¿Sabes qué es lo que desquicia a tu jefe de ti?

  • Mantén presente que la relación que te “une” con él/ella es dentro de tu Rol Profesional, NO son amigos ni busques ser el consentido.
  • Recuerda que los resultados hablan más y mejor de ti.
  • Busca si hay alguna forma de volverte “indispensable” para él/ella, házlo brillar, sé útil.
  • Sé muy responsable con lo que se te pide, evita que te estén “arreando”. Esta es una buena manera de mantenerlo “a distancia” y no encima de ti.
  • No hagas juicios sobre cosas que desde tu posición no harías, tú no tienes la visión que él tiene.
  • “Pásale muchos balones para que meta gol”, házlo brillar.
  • Enfócate a los resultados, pide que te especifiquen de manera clara qué es lo que se espera de ti y de tu gestión.
  • Si algo está mal, analiza si hay alguna forma en que puedas resolverlo usando los medios institucionales, no el chismorreo o radio pasillo, eso sólo te hace mala fama.
  • Respeta su autoridad y jerarquía dentro de la oficina. Por muy “malo” que sea, él es el jefe y tú no, acéptalo o déjalo.
  • Pregúntate ¿por qué él es el jefe?, ¿qué ha hecho bien para tener ese puesto, resultados, relaciones públicas internas o externas, se vende bien o qué es?
  • Por más mala que sea la relación con tu jefe, pudiera ser que te “convenga” aguantar un poco esa situación por un bien más grande, entonces házlo por estrategia y aguanta, pero mientras estés ahí, aporta.
  • Por más malo que sea, aprende de él y tómalo como un maestro. Si es un buen jefe observa cada paso que dé e interiorízalo.
  • Ten una alta inteligencia emocional para afrontar las situaciones que te saquen de tu equilibrio emocional. Nunca, pero nunca “pierdas el estilo”.
  • Si después de este análisis consideras poco viable salvar la relación, tienes una opción más: ¡MUÉVETE! Asume las consecuencias y responsabilidades, cambia de trabajo y acciona.