¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

#AsíSopitas: "One Love Manchester"

50 mil personas se dieron cita en el estadio de Criquet de Manchester para el concierto ofrecido por Ariana Grande en honor a las víctimas del atentado de hace dos semanas

"Nadie nos va a decir lo que podemos hacer y lo que no. Y menos a base de miedo”: Ariana Grande.

Ha menos de dos semanas del atentado que dejó 22 muertos y cerca de 200 heridos, en Manchester y a menos de 24 horas del ataque registrado en El centro de Londres que dejó siete muertos y más de 48 heridos, 50 mil personas desafiaron el miedo y se dieron cita en el estadio de criquet de Manchester para ser parte del concierto benéfico que Ariana Grande organizó en honor a las víctimas.

Los entradas se agotaron en 20 minutos y se calcula que el evento recaudó más de dos millones de libras en donaciones.

Marcus Mumford de Mumford& Sons fue el elegido para abrir la velada, y con un minuto de silencio, la fiesta comenzó.

Le siguieron Take That y Robbie Williams antes de la primera gran colaboración, los Black Eyed Peas salieron al escenario para cantar Where is The Love en compañía de Miley Cyrus, quién también aparecería junto a Pharrell Williams para cantar Happy.

Otros cantantes como Niall Horan, Little Mix y Ushery , también se sumaron a la causa, además de muchos otros que mandaron vídeos en solidaridad como U2, Paul McCartney. David Beckham o Stevie Wonder.

Una hora después de que inició el concierto fue cuando Ariana Grande realizó su primera aparición. Con una sudadera blanca en la que se leía la “One love Manchester” la cantante interpretó ‘Be Alright’, que sirvió como antesala para uno de los momentos más emotivos que llegó cuando Ariana Grande fue acompañada por un coro de niños de Manchester para cantar

‘My Everything’, provocando que algunos de los pequeños y la propia Ariana grande no pudieran contener el llanto.

El concierto siguió con las apariciones de Katy Perry y Justin Bieber, pero sin lugar a dudas, el momento que se llevó la noche llegó con la aparición de Coldplay sobre el escenario, quienes abrieron su actuación interpretando un cover de Don’t Look Back in Anger de Oasis, una canción que se convirtió en un himno y en un gran bálsamo para los habitantes de Manchester tras el ataque.

Pero esa no sería la única sorpresa, pues después de Coldplay apareció el otrora vocalista de Oasis, Liam Gallagher quién con la ayuda de Cris Martin dedicó Live Forever a todas las víctimas del terrorismo en el mundo.

El final, no podía ser de otra forma, pues si el concierto buscaba mostrar un Manchester Unido, fueron los 16 artistas los que salieron al escenario para acompañar a Ariana Grande y cerrar el concierto con ‘Over the Rainbow'.

Cargando