Escucha ahora

Programación Deportiva


W Radio

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.
Pareja

Codependencia: ¿Amas o dependes?

Hay una línea muy delgada entre amar y depender, ¿de qué lado están ustedes?

¿Qué es la Codependencia?

Enfermedad que se manifiesta en la incapacidad para lograr participar en forma positiva en una relación. “Quiero ser Libre” de Ma. Esther de Castillo.

El codependiente es aquella persona que ha permitido que su vida se vea afectada por la conducta de otra persona y que está obsesionada tratando de controlar esta conducta. “Codependent no more” de Melody Beattie.

La codependencia es una condición específica caracterizada por preocupación y extrema dependencia (emocional, social y a veces física) de una persona o un objeto. Sharon Wegsheider en Estudios sobre la codependencia.

Una condición emocional, psicológica y conductual que se desarrolla como resultado de la exposición prolongada y la práctica de una serie de reglas opresivas, reglas que impiden la expresión abierta de los sentimientos. “Codependency, an Emerging Issue” de Robert Subby.

Conductas aprendidas, autodestructivas o defectos de carácter que dan como resultado una capacidad disminuida para iniciar o participar en relaciones amorosas. “Codependency, an Emerging Issue” Ernie Laren.

A los codependientes les resulta difícil

  • Experimentar niveles adecuados de autoestima
  • Establecer límites funcionales
  • Asumir y expresar su propia realidad
  • Ocuparse de sus necesidades y deseos de adultos
  • Experimentar y expresar su realidad con moderación.

Características de la codependencia

  • Dificultad en identificar y expresar sentimientos y necesidades básicas.
  • Personas que dependen emocional, psicológica, espiritual, física o financieramente de otra.
  • Demasiado responsable y demasiado involucrada con las necesidades, deseos, pensamientos de otra persona, poniéndolos siempre por encima de si mismx.
  • Perfeccionistas que abrigan demasiadas expectativas de sí mismos y de los demás.
  • Siempre quiere aparecer como “buen@” y llega a creer que controla las percepciones de los demás (su vida se rige por lo que piensan de ella los demás).
  • Carece de linderos definidos en su espacio vital (no hay límites internos o externos).
  • Tiene mucho miedo a su ira porque no sabe hasta dónde lx llevará.
  • Miedo irracional al abandono y al rechazo (por eso busca a alguien más necesitado que cree no l@ abandonará).

AMBIENTES EN LOS QUE SE DESARROLLA LA CODEPENDENCIA

En la familia

El estancamiento del desarrollo normal del niño y por ende la aparición del “ego” o personalidad codependiente, se favorece principalmente en una familia disfuncional o adicta, cuyas principales características son las siguientes:

Familia disfuncional Familia Funcional

1. No se hablan las cosas 1. Comunicación abierta

2. Represión de sentimientos 2. Expresión libre de sentimientos

3. Expectativas indefinidas 3. Reglas establecidas

4. Relaciones viciadas 4. Respeto a cada persona

5. Manipulación y control 5. Respeto a la libertad de cada miembro

6. Sistema caótico de valores 6. Sistema consistente de valores

7. Actitudes rígidas 7. Flexibilidad de criterios

8. Tradiciones inamovibles 8. Adaptación al cambio

9. Atmósfera desagradable 9. Atmósfera agradable

10. Enfermedades frecuentes 10. Gente sana

11. Relaciones dependientes 11. Independencia y crecimiento

12. Envidia y desconfianza 12. Confianza y amor

MANIFESTACIONES DE LA CODEPENDENCIA

La codependencia se manifiesta de muchas maneras, dependiendo de la personalidad de los individuos o cómo se relacionan con los demás.

Pero en todos podemos distinguir cinco formas características en que se manifiesta:

  • Rescate
  • Reacción
  • Atadura
  • Dependencia
  • Control

Claro que dentro de estas formas se presentan diversos grados desde muy sutiles hasta maneras avanzadas de codependencia.

Pueden, asimismo, presentarse desde la infancia o aparecer de pronto, cuando se entra en una relación específica donde se muestra esta enfermedad.

Sin embargo, en TODOS los casos, siempre hay bases en la personalidad que propician y dan cabida a esta coparticipación negativa.

Por supuesto, como en todo, no hay formas puras, casi siempre se presentan como combinaciones de al menos dos formas combinadas, aunque casi siempre se distingue el predominio de una sobre la otra.

RESCATE

  • Una de las manifestaciones de la codependencia es la obsesión por rescatar o “trampa del mesías” como se le conoce. “Rescatar, perseguir y convertirse en víctima”.
  • La gente con este patrón, toma roles de ayuda comunitaria, gente comprometida. “soy el que rescato, me encargo de cuidar a todo mundo”.
  • La mentira que vive el “rescatador” es que cree que todo esto lo hace por generosidad, cuando realmente lo hace porque quiere ganarse el amor.

Rescatar NO es un acto de amor

Ayudamos cuando el otro nos invita a hacerlo o expresamente acepta que lo hagamos, cuando nos da lo mismo que acepten nuestra ayuda o no, y cuando para nosotros lo verdaderamente importante es el bien del otro, no que haga lo que nosotros queremos.

Nuestra ayuda es adecuada cuando produce madurez, paz, crecimiento, gozo y agradecimiento en la otra persona. Si no es así, no soy yo la persona adecuada para ayudar

¿Por qué rescatan los codependientes?

  • Culpa: no aceptamos la realidad de nuestra vida.
  • Necesidad de ser reconocidos: Valemos por lo que hacemos no por lo que somos.
  • Necesidad de ser necesitados: siempre buscando a quien creemos que está peor para poder sentir la emoción de ser útiles escondiendo nuestras propias necesidades.

Tipos de rescatadores

  • El complaciente: Siempre dicen que sí y viven en situaciones pesadas por la incapacidad de decir, NO.
  • El dador: Dan todo, incluso lo que no quieren realmente dar. Dan de forma obsesiva.
  • El protector: Se preocupan siempre del bienestar de los demás, llegando hacer hasta lo imposible.
  • El consejero: Se prestan a escuchar a todo mundo, tienen una antena especial para gente problemática. Son los perfectos ayudadores compulsivos.
  • El salvador: Atraen a las personas que están en crisis, dejando todo para ayudar a quien tiene problemas. Caso siempre dejan a los suyos para correr a ayudar a otros.
  • El maestro/terapeuta: Les gusta trabajar con grupos necesitados. Han caído en la trampa cuando no pueden poner fin a sus actividades y la realizan de manera obsesiva.

REACCIÓN

  • Es una actitud común a muchos de los codependientes.
  • En algunos es tan fuerte que se convierte en la única forma de respuesta a todas las circunstancias.
  • Reaccionamos a los sentimientos de otra gente, reaccionamos a lo que otros puedan sentir, decir o pensar.
  • Reaccionamos a nuestros propios sentimientos y pensamientos.
  • La vida entera se convierte en una reacción a las vidas de otros, a sus problemas, a sus errores, a sus éxitos, a sus personalidades.
  • Reaccionamos con coraje, culpa, vergüenza, con preocupación, con dolor, con control, con depresión. Todas estas reacciones son exageradas. No sabemos responder, solo reaccionar.
  • Esta forma de reacción es un hábito adquirido por respuestas constantes a la crisis. Ya no sabemos más que estar en crisis y si no las hay, nos encargamos de crearlas.
  • Hemos perdido el control de nuestras vidas y lo hemos entregado a las personas y situaciones de alrededor.
  • Pero hay otras opciones: podemos elegir responder libre y juiciosamente a los demás y dejar de reaccionar o podemos seguir en el mismo juego que nos hace ser como títeres en las manos de otros.
  • Cada vez que ejercemos nuestro derecho a pensar, sentir actuar o responder, nos sentimos más fuertes.
  • Este responder, en vez de reaccionar, es posible en la medida en que nos desprendemos de nuestra necesidad de aprobación, en la medida que comenzamos a ser dueños de nuestra propia persona.

ATADURA
Otra de las manifestaciones de la codependencia es la de “estar atado”.
• Atar es no dejar a alguien ser libre para vivir su vida.
• Es vivir unido con lazos de esclavitud hacia otra persona.

Cuando dos personas están atadas, parece que la vida de una dependiera de la otra
• No son libres para tomar decisiones ni para ser ellas mismas.
• Normalmente las personas que están atadas no quieren vivir así, sin embargo, dicen no poder evitarlo.
• Las características de la obsesión a estar atado son posesión, falta de respeto al otro, control, manipulación en la persona que ata, y enojo, desamor y bloqueo emocional en la persona que está atada.

DEPENDENCIA EXTREMA

Ser dependiente extremo significa no ser uno mismo, no tener opciones actitudes ni comportamientos libres.

Depender emocionalmente de otra persona significa paralizarnos si esa persona no nos da su aprobación; ser felices o desgraciados según el humor o la conducta del otro.

Ser dependientes significa que la felicidad de otros es más importante que la nuestra propia.

Por supuesto que no nos volvemos dependientes de pronto, pues se necesita toda una vida en la que enseñamos a la gente a dominarnos y a tratarnos como si ellos se lo merecieran todo y nosotros no mereciéramos nada.

El escoger ser dependientes, también nos da ciertas conveniencias, tales como sentirse bien consigo mismos por estar complaciendo a otros, porque así no son responsables del comportamiento propio y pueden culpar a otros.

Se ha visto que el ser dependiente es una elección y también que el dependiente acumula mucho enojo contra la persona de la que depende.

Este enojo acumulado además de que incapacita o paraliza a la persona cuando no se llenan sus expectativas, la lleva no sólo a debilitarse emocionalmente sino a veces también a una debilidad física.

El dependiente es una presa fácil de personas controladoras ya que su baja estima y su necesidad obsesiva de aprobación lo hacen vulnerable.

CONTROLADOR

El control como codependencia es el que en el fondo lleva una carga de desaprobación de uno mismo o a otros.

El controlador tiene miedo a sí mismo, de su yo interior, de lo que piensa, de lo que siente, etc.

El controlador casi siempre da en el blanco de las emociones de otros, sabe cuáles son sus puntos débiles y los explota.

Gasta toda su energía buscando estrategias, consciente o inconscientemente, para estar siempre en una posición de supremacía.

Generalmente trata de lograr que la otra persona haga lo que él quiere, mostrando su desaprobación de laguna manera y si esto no funciona, buscará otros métodos que lleven su mensaje. “Estás mal por lo que piensas, sientes o haces, en cambio yo estoy bien.”

La persona controladora crea una atmosfera de enojo, de tensión y de lucha a su alrededor, ya que las personas controladas aceptan este control para evitar conflictos y guardar la paz.

¿Qué hacer?

EMPEZANDO A VER

Para iniciar este recorrido hacia la recuperación, cada uno debe considerar los cinco síntomas primarios de la codependencia y sus consecuencias incontroladas resultantes en nuestras vidas.

La mayoría de las personas cuando reconocen estos síntomas en sí mismos, pasan por un período de confusión y decepción penosa.

Esta parte dolorosa del proceso no es eterno, pero debemos superarla para encontrar la paz y la serenidad de una vida más sana.

Tenemos que dejar de negar el hecho de nuestra codependencia.

Entrar a un proceso de terapia es importante porque es la forma de conocernos más afondo, de conocer nuestras necesidades actuales y aprender a hacernos cargo de ellas.

Acudir a un grupo de apoyo, codependientes anónimos (www.codamexico.org.mx) o Al-Anon www.alanon.mx (agrupación de parientes, parejas y amigos de alcohólicos que comparten sus experiencias, fortaleza y esperanza con el fin de encontrarle solución a su problema común).

Es en estos grupos, rodeados de otras personas que también han experimentado el dolor de la codependencia que podemos empezar a vernos y aceptarnos de una manera amorosa y sin juicio.