Escucha ahora

El Weso


Enrique Hernández Alcázar

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.

Inteligencia emocional: Construye niños emocionalmente sanos

Cuando los niños entienden sus propias emociones empiezan a entender las de los demás, empiezan a ser empáticos y a desarrollar sus habilidades sociales

¿Qué es la inteligencia emocional?

Se refiere a la capacidad de identificar y gestionar adecuadamente las emociones propias y ajenas, y a su vez, nos lleva a ser personas emocionalmente sanas.

Una persona emocionalmente sana se caracteriza por ser: empática, resiliente, tolerante a la frustración, generosa, ecuánime, consciente y sensible a las necesidades de los demás, además de mantener un pensamiento positivo y una autoestima equilibrada.

El término “inteligencia emocional” se utilizó por primera vez en la década de los sesenta, aunque no se popularizó hasta 1995, cuando el psicólogo Daniel Goleman publicó un libro con este nombre, que alcanzó ventas millonarias.

De acuerdo con el Consortium for Research on Emotional Intelligence in Organizations, el éxito de una persona se debe solo en un 23% a su inteligencia cognitiva, y en un 77% a su inteligencia emocional.

¿Padre emocionalmente sano?

  • Una Paternidad comprometida es contribuir al bienestar del hijo.
  • Aprender en el camino a ser padres.
  • Participar en la crianza de niños y niñas física y emocionalmente sanos.
  • Calidad de tiempo y presencia, pero sobre todo, ser feliz con esta responsabilidad.

¿Cómo criar niños emocionalmente sanos?

  • Ayúdalo a entender y expresar sus emociones.
  • Si algo le hace falta al mundo es gente emocionalmente sana: líderes de todo tipo, maestros, padres de familia, etc. La mejor manera de lograrlo es empezar a trabajar en ello desde casa.
  • Lo primero que tienen que hacer es identificar sus propias emociones.

¿Cómo esperamos que un niño controle su enojo y deje de hacer berrinches si no sabe que la emoción que está sintiendo es algo que experimentamos todos y, sobre todo, que se puede controlar?

Cuando los niños entienden sus propias emociones empiezan a entender las de los demás, empiezan a ser empáticos y a desarrollar sus habilidades sociales.

Para ayudarlo a desarrollar su inteligencia emocional...

  • Ayúdalo a entender lo que siente. Puedes decirle: “Veo que estás enojado. Algunas veces, cuando estamos enojados, no queremos hablar. Nos dan ganas de romper cosas o de pegar, nuestra respiración se acelera. Entiendo que te sientas enojado. A todos nos pasa”.
  • Ayúdalo a expresar lo que siente. Dale la confianza que necesita para poder expresarse sin que lo juzgues. Escúchalo, hazle saber que lo entiendes y no le pongas etiquetas.
  • Sé empática con sus emociones y ayúdalo a encontrar soluciones.
  • Ayúdalo a manejar lo que siente. Para ello, puedes utilizar la técnica del semáforo. Dibuja un semáforo en una cartulina y explícale su funcionamiento, que es similar al de los de la calle. El rojo significa que debemos detenernos a pensar. El amarillo representa la duda: no sabes qué hacer ni qué podría ocurrir según lo que decidas, así que es mejor andarse con cuidado. En cambio, cuando estamos en verde es porque tenemos claro qué hacer y estamos listos para avanzar.
  • Aprovecha cualquier situación para hacerle entender sus emociones y las de los demás. Pregúntale cómo se siente, cómo cree que se siente su amigo, su maestra, incluso el personaje de un libro o de una película.
  • No intentes evitar que se sienta frustrado de vez en cuando, mejor deja que aprenda de su ella. Velo como una oportunidad para que aprenda a manejar las dificultades que se le presenten.

Los vínculos afectivos son el cimiento de las Habilidades Emocionales

Las Habilidades Emocionales son:

  • Conocimiento de uno mismo
  • Control del comportamiento impulsivo
  • Motivación
  • Empatía
  • Habilidades sociales de cooperación y respeto

Cada emoción se siente en el cuerpo e intenta satisfacer una necesidad. Cuando se habla de desarrollar estas habilidades en los niños, se inicia desde el reconocer que se está sintiendo e irle poniendo nombre, para poderlo expresar.

Mark Greenberg, escribe un libro “Emociones Destructivas” con el Dalai Lama, y ahí menciona un programa que pone en marcha en las secundarias de los Estados Unidos, para bajar el nivel de violencia y agresión.

A este programa le da el nombre de “PATHS”, Pensamiento, Afecto y el Trabajo en las Habilidades Sociales, equilibrando la mente y el corazón, en contra del analfabetismo emocional. Teniendo una autoregulación emocional.

Por otra parte, Daniel J. Siegel, en su libro, “El cerebro del niño”, nos habla de estrategias para desarrollar la mente del niño hacia la expresión de emociones, hablando del hemisferio derecho al hemisferio derecho.