¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Por qué nos gusta el chisme?

Gisela Méndez y Ester Murow platican sobre las características que tiene la gente chismosa

Seguramente te has preguntado quiénes son más chismosos entre las mujeres y los hombres, y es que el chisme surge de la necesidad de comunicar algo, por lo que es complicado asegurar quiénes tienden más a caer en el chisme.

Sobre este tema platica Gisela Méndez, especialista en Imagen Pública, quien explicó cómo afecta el chisme a la imagen de una persona.

En el siglo XVIII, se conocía como “chisme” a las personas que acompañaban a las mujeres durante el parto con la intención de brindar apoyo y ayuda.

EL PLACER QUE PROVOCA EL CHISME

Pedro Horvat, médico, psicoanalista y miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina, aseguró que: * Tener acceso a la intimidad ajena puede resultar atractiva.

* Colocarse en el puesto del saber: "Yo tengo acceso a lo que el resto ignora".

* Deja un lugar para la destrucción envidiosa: "Ah, no era tan bueno".

* La circulación del chisme comienza con un acuerdo: "Júrame. Júrame que no va a salir de tu boca". Que parezca un secreto.

¿POR QUÉ LA GENTE HACE CHISMES?

Ciencias encargadas de la salud mental establecen que quien inventa chismes:

* Seguramente fue criticado, humillado y nunca se le tomó en cuenta durante su infancia.

* Trata de llamar la atención debido a que sus valores y solidez dentro del núcleo social son débiles.

* En su mente se forman sinnúmero de fantasías destructivas.

* Se encuentra en estado de alerta, maquinando e inventado nuevos chismes.

* El objetivo del chismoso es reproducir la noticia, regarla como pólvora y formar parte del "teléfono descompuesto".

Si te gusta chismear, toma en cuenta los siguientes factores:

* Habla lo que estarías dispuesta a repetir si estuviera presente la persona de quien hablas.

* Desarrolla la virtud de la discreción. Cuando chismees, no reveles secretos de otros.

* No te involucres en los chismes negativos de oficina ni entre los amigos comunes.

* Sé precavido. Inclusive los chismes positivos pueden distorsionarse y convertirse en comentarios negativos. Entonces el perjudicado serás tú.

* Disfruta los chismes buenos, empezando por los de las celebridades, que usualmente no le hacen daño a nadie.

Cargando