Escucha ahora

En Buena Onda


Paulina Greenham

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.
Salud

Todos los síntomas a los que debes poner atención si tienes asma

Qué hacer y qué no hacer con un enfermo de asma y cómo actuar ante una emergencia

 La OMS calcula que en la actualidad hay 235 millones de pacientes con asma.

  • En México, el 10 % de la población tiene asma, 300 millones en todo el mundo. Sólo 5% de los mexicanos con asma toma tratamiento.
  • El 80% de adultos que padecen esta enfermedad, manifestaron síntomas desde los primeros cinco años de vida.
  • Es la enfermedad crónica más frecuente en los niños. Tres de cada 10 niños con sibilancias en el primer año de vida tendrán asma en el futuro.
  • Es la cuarta enfermedad que más años de discapacidad causa en niños de 10 años en todo el mundo
  • Las muertes por asma aumentarán en casi un 20% en los próximos 10 años si no se toman medidas urgentes.
  • El tratamiento para un asmático controlado puede variar entre 500 a 1500 pesos al mes pero una sola crisis para un paciente descontrolado puede costar alrededor de 7000 pesos diarios.

¿Qué es el asma?

  • Es una enfermedad crónica de los pulmones que inflama y estrecha las vías respiratorias.
  • El asma causa períodos repetidos de sibilancias (silbidos al respirar), presión en el pecho, dificultad para respirar y tos.
  • Con frecuencia la tos se presenta por la noche o en las primeras horas de la mañana.

¿Cómo afecta el asma las vías respiratorias?

  • Cuando una persona con asma entra en contacto con algo que irrita a la sensibilidad de las vías respiratorias, hace que su cuerpo reaccione de tres maneras:
  • Los músculos alrededor de las paredes de las vías respiratorias se contraen de manera que las vías respiratorias se estrechan
  • El revestimiento de las vías respiratorias se inflama y comienza a hincharse
  • El moco o flema a veces se acumula, y hace que las vías se estrechen aún más.
  • Estas reacciones hacen que las vías respiratorias se estrechen y se irriten - por lo que es difícil respirar y empiezan los síntomas de asma, como: opresión en el pecho, sibilancias o tos.

Causas más frecuentes de los ataques de asma:

  • Alérgenos en espacios cerrados (por ejemplo los ácaros del polvo presentes en la ropa de cama, las alfombras y los muebles tapizados, la contaminación y la caspa de los animales domésticos)
  • Alérgenos en espacios exteriores (como pólenes y mohos)
  • Humo de tabaco
  • Productos químicos (cosméticos, las soluciones limpiadoras y perfumes.

Tipos de asma según los factores desencadenantes

Asma alérgica: Suelen existir antecedentes familiares o personales de alergia.

Asma estacional: relacionada con el polen de las plantas; empeora en primavera o a finales de verano.

Asma no alérgica: las crisis se desencadenan por sustancias irritantes (como el humo del tabaco, el humo de leña, desodorantes, pintura, productos de limpieza, perfumes, contaminación ambiental…etc.), infecciones respiratorias (gripe, sinusitis…), aire frío, los cambios repentinos de temperatura, o el reflujo gastroesofágico.

Asma ocupacional: las crisis se desencadenan por la exposición a sustancias químicas del lugar de trabajo, como polvo de madera, metales, compuestos orgánicos, resinas plásticas…etc.

Asma inducida por el ejercicio: desencadenada por el ejercicio o la actividad física. Los síntomas se presentan mientras el paciente realiza ejercicio, o poco tiempo después de finalizar la actividad física.

Asma nocturna: se puede presentar en pacientes con cualquier tipo de asma. Los síntomas empeoran a media noche, especialmente de madrugada.

Tipos de asma según gravedad y frecuencia

Asma persistente: los síntomas aparecen durante todo el año.

Asma intermitente: los síntomas aparecen dos o menos veces por semana, y los síntomas nocturnos aparecen dos o menos veces al mes. Las crisis de asma o exacerbaciones suelen ser breves.

Asma persistente leve: los síntomas aparecen más de dos veces por semana, pero no a diario, y los síntomas nocturnos aparecen más de dos veces al mes, pero no todas las semanas.

Asma persistente moderado: los síntomas aparecen todos los días, afectando la actividad normal y el sueño. Los síntomas nocturnos aparecen todas las semanas al menos una noche.

Asma crónico: los síntomas son continuos. Las crisis o reagudizaciones son muy frecuentes y graves. Los síntomas nocturnos son prácticamente diarios.

Mitos del asma

1. El asma sólo te da una vez y se cura con la edad.

El asma no tiene cura, es una enfermedad crónica. Comienza en los primeros cinco años de vida, se pueden mejorar los síntomas después de este periodo pero sin curarse.

2. Es estacional.

No necesariamente, es cierto que en invierno existe una recaída pero es más por infecciones virales, el cambio de temperatura (frío) y contaminación ambiental (efecto invernadero).

3. El asma es una alergia.

Falso. Lo que pasa es que aproximadamente 50% de los asmáticos tiene también algún tipo de alergia y, en ellos, los estímulos ambientales, ciertos alimentos y medicamentos pueden desencadenar un episodio de asma

4. Si a mi hijo no le falta el aire, no es asmático.

Falso. Muchos de los asmáticos nunca o casi nunca se asfixian. El síntoma más importante y, en ocasiones, único puede ser la tos, especialmente aquella asociada a ejercicio; infecciones respiratorias; cambios bruscos de temperatura (especialmente de calor a frío); inhalación de algunos químicos o, incluso, reírse.

5. El asmático debe usar medicamentos solo cuando tiene síntomas.

Falso. La enorme mayoría de los asmáticos mantiene inflamación persistente en los bronquios y los pulmones, y debe utilizar sus medicamentos regularmente, incluso, cuando se siente bien.

Si se demuestra por métodos objetivos (medidas de función e inflamación pulmonar) que la enfermedad está controlada y los episodios de pecho apretado son muy esporádicos, algunos asmáticos podrían usar tratamiento intermitentemente, recibiendo vigilancia estrecha.

6. Las vacunas contra alergias curan el asma.

Falso. Las vacunas contra alergias no curan el asma.

En algunos asmáticos que también tienen alergias y cuya enfermedad es desencadenada por ellas, las vacunas pueden tener algún papel dentro del tratamiento, pero esto debe ser individualizado.

De hecho, las vacunas contra alergias están contraindicadas en todos los niños menores de 5 años de edad y en todos aquellos que no tengan su asma controlada.

7. El asmático no debe “agitarse”

Falso. Uno de los objetivos más importantes del tratamiento es devolver al asmático su calidad de vida.

Un asmático bien controlado debe tener la misma calidad de vida que alguien que no tiene asma, lo cual incluye practicar deporte.

8. Los chihuahuas (u otros animales) curan el asma.

Falso. La Luna no es de queso, los minotauros no existen y los chihuahuas no curan el asma.

Los mitos y leyendas urbanas son solamente eso.