Top 10: Claves para combatir el reflujo

¿Quién de ustedes ya no puede más con la acidez en la boca del estómago? Vicente Alarcón Acosta habla al respecto

1. Perder peso:

El exceso de peso y el perímetro abdominal provocan una compresión gástrica que favorece el reflujo del contenido gástrico al esófago.

OJO, el exceso de calorías provocan distensión de las paredes del estómago que mantiene abierto el esfínter.

Por lo tanto, la pérdida de peso puede ayudar a reducir el reflujo

2. Limitar o evitar el alcohol y la cafeína

El alcohol y la cafeína promueven que disminuya la presión del esfínter y éste pierda fuerza.

El vino blanco y el cava, en concreto, por su mayor contenido en gas favorecen en mayor medida el reflujo porque además de disminuir la presión esfinteriana, favorecen el paso del contenido gástrico hacia arriba cuando expulsamos el gas.

3. Mantener el estrés bajo control

El estrés produce la segregación de sustancias estimulantes, como la adrenalina, que en el caso del sistema digestivo pueden acelerar el vaciamiento del estómago, dificultar la digestión y aumentar la secreción de ácido del estómago.

Todo esto contribuye a agravar el trastorno con un consiguiente aumento del dolor y del ardor.

4. Evitar las comidas que empeoran todo

Al igual que el alcohol y la cafeína, existen alimentos que también contribuyen a disminuir la presión del esfínter.

  • La menta
  • El ajo
  • La cebolla
  • Chocolate

Alimentos ricos en grasas como aceites, mantequilla, carnes grasas o quesos muy curados.

Además, se recomienda limitar los alimentos que irritan la mucosa del esófago como las frutas y zumos cítricos, el tomate y sus derivados, el café en todas sus versiones, las especias y los condimentos.

La temperatura de los alimentos también puede afectar negativamente a la mucosa del esófago si éstos se ingieren demasiado calientes o demasiado fríos.

El tabaquismo ocasiona una disminución de la saliva y con ello se reseca más la boca y la garganta. Además, la saliva contrarresta el ácido por lo que una disminución en la cantidad de saliva que llega hasta el estómago agrava el reflujo.

5. No uses ropa muy ajustada

Al igual que la tos, la ropa que aprieta el abdomen como pantalones o camisas muy ajustados, aumenta la presión intraabdominal y favorece la salida del contenido del estómago.

6. Aguas con tus medicamentos

Aunque existen fármacos que de por sí ya producen una mala tolerancia gástrica, hay medicamentos que provocan relajación del esfínter esofágico como los utilizados para tratar el infarto de miocardio y la angina de pecho (nitratos).

7. Mantenerse erguido durante y después de las comidas

Estar erguido favorece el efecto de la gravedad sobre el estómago.

Hay que tener en cuenta que durante la digestión el estómago se está contrayendo de forma continua para conseguir que los alimentos se mezclen, si estamos acostados, estas contracciones facilitan que el contenido del estómago alcance el esófago.

8. Cenar 2-3 horas antes de ir a dormir

Además de permanecer en posición erguida inmediatamente tras las comidas, hay que evitar acostarse en las dos o tres horas siguientes y si se trata de la siesta, realizar ésta en posición sentada o recostada.

9. Mastica bien los alimentos

Masticar bien es un acto imprescindible en la prevención de la acidez del estómago, porque aumenta la salivación, que a su vez aumenta la secreción de ácido en el estómago, necesario para digerir las proteínas.

10. Duerme lo suficiente

Después de una hora de comer (ya sea al mediodía o a la noche), trata de descansar las horas que sean necesarias para sentirte bien y renovado.

Esto hará que todos tus músculos se relajen, incluyendo el del esófago, lo que permitirá que trabaje mejor y de manera más eficiente.

 

Cargando