Escucha ahora

Noche W


W Radio

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.

¿Se puede ser sexy y seria a la vez?

“Una imagen dice más que mil palabras” Tere Díaz, psicoterapeuta, habla de la mujer, el cuerpo, el erotismo y la atracción

La mujer como sujeto, y sí, por qué no, como objeto elegido….

  • Derechos e igualdad
  • Portarse como sujetos para no ser tratadas como objetos (¿nos hacen objeto sexual y nos consideramos objetos sexuales???
  • Donarnos como objeto del deseo del otro… ¿por qué no? (desde la elección, el juego y la igualdad).

La expresión estética, sexual, seductora no va contra el deseo de igualdad, ¡lo refuerza!

La figura y belleza femenina no van en contra de sus agendas intelectuales, laborales y sociales.

Pudiera parecer superficial, pero no podemos negar que nuestra dimensión corporal y erótica, con el atractivo físico y social que generan, influyen enormemente en el modo en que nos vivimos a nosotros mismas, así como en la manera en que somos percibidas, tratadas y juzgadas.

Camino a la madurez. De las necesidades de sobrevivencia y seguridad a las necesidades de placer, de belleza y de sofisticación.

El cuerpo es nuestra única carta de presentación. Visto así, y no desde un uso banal, animal y anodino del cuerpo, de la integración de nuestra dimensión corporal y erótica depende en gran medida lo que expresamos y mostramos ante los demás.

Ojo, “La mujer no nace, se hace” (Simone de Beauvoir) Somos mujeres: no niñas, no asexuales, no putas, no madres, no víctimas…

¿Infantilización o sexualización?

Capital erótico

¿Cómo incrementar el bienestar y la calidad de vida a través del cuidado y uso del cuerpo?

Quizá pueda sonar controversial, pero la capitalización de sentimientos y características físicas relacionadas con el erotismo no es descabellado, ni nuevo, ni tan perverso como podría sonar. Ponerlos en práctica, integrarlos a una sociedad donde el intercambio de productos y servicios es básico para la supervivencia de nuestra especie.

Catherine Hakim –socióloga Británica especializada en investigaciones sobre discriminación femenina- dice que el capital erótico (concepto acuñado por ella) es una más de las herramientas con las que las personas contamos para hacer frente al mundo pero, además, es un “algo” que puede ser manejado de manera similar a otros bienes y servicios.

¿Qué elementos integra?

La belleza: factor genético y cultural (las concepciones de belleza e incluso de “perfección”, varían conforme cada cultura y época)

El atractivo sexual: Algunas personas que, si bien nos parecen bellos o agradables, no despiertan en nosotros el deseo sexual. Y este atractivo puede variar de persona a persona, dado que no a todos nos “encienden” las mismas cosas. Así, los gestos, la manera de andar, el tono de voz, etc. son aquellas características que una persona, bonita o no, puede poseer y manejar tan bien que nos parezca sexualmente atractivo.

El encanto o la capacidad para caer bien a los demás: Se puede ser sexualmente atractivo y cultural y genéticamente bello, pero hay en el carisma un detalle que permite sentir ganas de estar o no en compañía del alguien. Su sentido del humor, su inteligencia, su sencillez o, a veces, un “no sé qué” –quizá genético también- que nos hace pensar “esta persona tiene ángel”. La gracia es una segunda impresión inmediatamente seguida a la primera vista.

La vitalidad: Mezcla de buena condición física, energía social y buen humor, cierta “luz”. Son activos, siempre intentan ir un poco más allá, tienen intereses variados, y su compañía es placentera por el simple hecho de verles siempre buscando trascender sus horizontes. Obvio requiere una cierta buena condición física pero no una “musculatura” perfecta.

La presentación social: Es decir, el arreglo y la higiene personales, así como aquellos artículos que denoten estatus social y estilo. La presentación social no es una apología al clasismo. Se puede ser elegante y tener estilo sin necesidad de tener grandes fortunas. El buen gusto va más allá de la billetera. La higiene personal –un buen aroma, un cabello arreglado, ropas limpias-, la corrección al expresarse y los buenos modales pueden abrirnos puertas…

La sexualidad: Entendida esta como la capacidad, energía y rendimiento sexuales, es decir, aquello que permite tener encuentros sexuales satisfactorios. Es “la cereza del paste”l, pues, no es de extrañarse, la sexualidad ha sido uno de los grandes dirigentes de las actividades humanas siempre. Este rubro, a la capacidad, habilidad y conocimiento sexual con los que contamos y que podemos poner en práctica llegado el momento.

El cuerpo integralmente es una herramienta de expresión de quienes somos, un recurso para la mejora de nuestras relaciones sociales, un medio para el logro de nuestros objetivos, como gozo integral de nuestro erotismo y corporalidad, como deseo de compartir estas características para el disfrute de los demás, y finalmente como forma de celebración de cómo nos hemos construido a nosotras mismas.

Hay algo muy atractivo en alguien que se quiere a sí mismo, que se trata bien, que se cuida. Mucho del atractivo sexual radica en eso, en la forma en que nos vemos a nosotros mismos y nos mostramos al mundo.

EVALÚA TU CAPITAL ERÓTICO

 

No A veces
Belleza: 1. ¿Te preocupas por resaltar tus rasgos faciales o corporales favoritos?

 

 

 

Atractivo sexual: 2. ¿Crees que tienes características que te hacen atractiva sexualmente? 3. ¿Haces algo para potenciarlas?

 

 

 

Gracia: 4. ¿Te consideras una persona carismática?

 

 

 

Vitalidad: 5. ¿Realizas actividades que te gustan o son nuevas para ti? 6. ¿Mantienes tus intereses en renovación constante? 7. ¿Tu condición física transmite energía?

 

 

 

Presentación social: 8. ¿Cuidas tu arreglo e higiene personales? 9. ¿Conoces y procuras tu estilo de vestir?

     

Sexualidad: 10. ¿Estás satisfecha con tu capacidad, energía y rendimiento sexuales?