Escucha ahora

Noche W


W Radio

Así las cosas

Gabriela Warkentin

Lunes a Viernes 06:00 a 10:00 a.m.

“Un asesinato en Turquía” revive la esencia del fotoperiodismo

Alejandro Meléndez habla de la fotografía ganadora del World Press Photo y el impacto que tuvo en el periodismo actual

El World Press Photo es uno de los certámenes más importantes en el mundo en cuanto a fotografía, donde agencias internacionales, medios de comunicación y voces independientes exponen sus mejores trabajos de fotoperiodismo.

Alejandro Meléndez, editor de fotografías del periódico “El Financiero”, considera que la fotografía ganadora de este año donde se muestra el momento justo del asesinato del embajador ruso en Turquía, regresa la esencia del fotoperiodismo donde a pesar del peligro, se inspiró para captar el momento.

FOTO: Especial

Asegura que Burhan Ozbilici, autor de la obra ganadora, tomó una capacitación de fotografía de guerra que le ayudó a reaccionar severamente durante el acto, sin flanquear y demostrando su experiencia profesional. El especialista propone a la comunidad mexicana capacitarse para enfrentar desafíos fotográficos en la prensa actual.

Conoce la historia detrás de “Un asesinato en Turquía”

La foto logró sintetizar la convulsión política del 2016 y se convirtió en la ganadora del World Press Photo de este año. El autor de “Un asesinato en Turquía” es el fotoperiodista turco Burhan Ozbilici colaborador de la agencia Associated Press. Fue captada el pasado 19 de diciembre y se observa al asesino del embajador ruso Andréi Kárlov en Ankara, con la pistola aún en la mano y el cuerpo del diplomático tendido en el suelo en segundo plano.

FOTO: Especial

Burhan Ozbilici expresó que no estaba asignado, pero una amiga me llamó para decirme que iba a ir a una exposición cerca de mi casa y me pidió que la acompañara, no sabía de qué se trataba ni mucho menos que el embajador ruso estaría ahí.

La narración fue la siguiente:

“Por el tráfico llegué 15 minutos tarde y los discursos habían comenzado, al principio estaba detrás de tres o cuatro filas de gente. Siempre procuro traer una cámara conmigo.

Cuando comenzó a hablar el embajador me acerqué para tomarle un par de fotos pensando en que en la agencia podríamos utilizarlas en algún momento para ilustrar alguna noticia sobre las relaciones Turco-Rusas, de repente se escuchó un disparo y vi a la gente huir en pánico.

El cuerpo del embajador estaba en el piso, no vi sangre lo cual fue sorprendente pero más tarde me di cuenta de que el embajador había recibido un disparo en la espalda, en cuestión de segundos no había nadie entre el pistolero y yo.

Por un momento estuve asustado por que no sabía si había otros atacantes con él, la gente seguía gritando y el pistolero seguía lanzando palabras al aire, caminó alrededor del cuerpo del embajador y le disparó una vez más y sí, yo tenía miedo de que nos disparara al resto de los presentes así que no hice ningún movimiento brusco.

En cuestión de segundos comprendí lo que estaba pasando y que esto era una gran historia, un incidente muy importante y de inmediato decidí hacer mi trabajo porque podría ser herido, tal vez morir pero al menos tenía que representar al buen periodismo.

Cuando los equipos de seguridad controlaron la situación nos ordenaron salir del vestíbulo, así que corrí a mi oficina para editar y retransmitir mis fotos. En las primeras se podía ver al embajador hablando resguardado por un hombre serio con traje oscuro, que bien podría ser un amigo o un guardia de seguridad pero que en realidad era el atacante”

FOTO: Especial

La fotografía ganadora fue seleccionada de entre más de 80 mil que llegaron para competir en el World Press Photo.

Esta es tan solo la historia detrás de una de las imágenes más representativas del fotoperiodismo contemporáneo.