Escucha ahora

Noche W


W Radio

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.

Cómo sé si es migraña, embolia o derrame cerebral

Aprender a identificar los síntomas que se presentan en cada caso

FUENTE: Facultad de Psicología de la UNAM

15% de la población en México padece migraña. Suele aparecer en la pubertad y afecta principalmente al grupo entre los 35 y los 45 años.

Las mujeres tienen más problemas de migraña, 3 de cada 10 padecen este problema, mientras que 1 de cada 10 hombres lo presenta.

80% de los pacientes tiene su primer ataque antes de los 30 años.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la migraña ocupa el lugar 19 de las enfermedades causantes de incapacidad.

¿Derrame cerebral, embolia o migraña?

Los síntomas de la migraña pueden imitar a un accidente cerebrovascular, pero no son lo mismo.

Las dos principales diferencias están en la velocidad de inicio y la combinación de los síntomas.

¿Cómo saber si es migraña?

La migraña es una de las cefaleas (dolores de cabeza) que origina mayor número de visitas a la consulta del médico. Suele manifestarse en forma de episodios repetidos, de diferente intensidad. La presentación suele ser:

  • Hemicraneal. El dolor se percibe solo en una parte de la cabeza.
  • Pulsátil. Intermitente, coincide con el latido del corazón.
  • Paroxística. De manera brusca, aunque muchos pacientes refieren ciertos síntomas premonitorios.

Un ataque de migraña puede llegar a ser incapacitante

Los síntomas de la migraña más habituales:

  • Fonofobia y fotofobia: el ruido y la luz pueden molestar terriblemente a una persona que sufre una migraña.
  • Molestias gastrointestinales: es muy frecuente la aparición de náuseas, acompañadas de vómitos.
  • Dolor: la transmisión por el nervio trigémino hace que la migraña sea una cefalea intensamente dolorosa. Puede doler el cuello y los músculos de la cara (también pueden ser dolores premonitorios previos a un ataque de migraña).

Palidez y cambios en la temperatura de la cabeza.

¿Qué la provoca?

  • Ayuno prolongado
  • Ciertos olores
  • No dormir bien
  • El estrés
  • Herencia
  • Alimentos como chocolate, vino tinto y embutidos
  • Abuso de analgésicos

El aura de la migraña

Es un fenómeno, generalmente de origen visual, aunque no exclusivamente, que aparece unas horas o minutos antes del ataque.

Una aura típica comprende síntomas visuales, sensitivos y/o del lenguaje que son totalmente reversibles.

La migraña con aura la padecen entre un 15 y un 30% de la gente que sufre ataques de migraña.

Factores de riesgo de la migraña

  • Alteración del patrón de sueño
  • Factores hormonales
  • Factores dietéticos
  • Esfuerzo físico
  • Estímulos fuertes
  • Cambios causados en el clima
  • Estímulos fríos, como comer un helado
  • La exposición a luces intensas
  • Olores fuertes
  • El tabaco
  • Enfermedades infecciosas
  • Medicamentos

Tratamiento

  • Analgésicos: como el paracetamol.
  • Antiinflamatorios no esteroideos: como el ibuprofeno, el ácido acetilsalicílico, el naproxeno, el piketoprofeno.
  • Derivados ergotamínicos: como la ergotamina y la dihidroergotamina. Pueden convinarse con cafeína, para favorecer la absorción.
  • Triptanes: como el sumatriptán, zolmitriptán, rizatriptán, que son son agonistas de la serotonina y, por ello, disminuyen la dilatación de los vasos del cerebro.

¿Cómo saber si estoy teniendo un derrame cerebral?

Es una lesión que ocurre cuando el flujo sanguíneo que va hacia el cerebro, se ve interrumpido. Cuando esto ocurre, el cerebro no recibe el oxígeno y los nutrientes que requiere, los cuales son transportados por la sangre, haciendo que en cuestión de minutos las células cerebrales comiencen a morir.

El tiempo estimado para tratar oportuna y exitosamente es de aproximadamente 3 horas, por lo que reconocer los signos de alerta a tiempo y buscar asistencia médica de inmediato es de vital importancia.

Síntomas

  • Dificultad para hablar, pronunciar o de encontrar las palabras adecuadas. Conversación confusa y desarticulada o sentir que no se es capaz de hablar.
  • Dificultad para entender lo que otras personas le dicen.
  • Debilidad, falta de sensibilidad o entumecimiento en un lado de su cuerpo (especialmente si esto ocurre repentinamente), debilidad o imposibilidad de mover un brazo, una pierna o un lado de su cuerpo.
  • Problemas al caminar, mareo y pérdida de balance y coordinación de un lado del cuerpo, especialmente si aparece repentinamente.
  • Problemas visuales y visión doble, problemas al enfocar objetos o personas y cambios repentinos en la visión.
  • Problemas de coordinación en un lado del cuerpo, especialmente cuando esto ocurre repentinamente.
  • Fuerte dolor de cabeza sin causa aparente. Este es un síntoma que muchos confunden con un “cotidiano dolor de cabeza”, y la diferencia es que en este caso se trata de un dolor de cabeza muy fuerte, que actúa rápidamente y sin causa aparente.

¿Qué hago si presento los síntomas?

  1. Llamar al servicio de emergencia de forma inmediata.
  2. No intentar conducir bajo ninguna circunstancia.
  3. Mantener la calma y recostarnos para evitar una lesión en caso de perder el conocimiento.
  4. Es muy importante no tomar ningún medicamento y no practicar ningún tipo de maniobra de primeros auxilios si no estamos capacitados para ello.
  5. Al igual que los infartos de miocardio, los primeros 30 minutos son fundamentales para salir airosos ante una situación como ésta.

Cosas que no debemos hacer

No debemos perder el tiempo tratando de calmar este tipo de señales como la parálisis, o el adormecimiento.

No ofrecer nada de alimento o bebida a la persona que pueda estar teniendo un potencial accidente vascular cerebral.

Cosas que sí debemos hacer

Observar las señales, estar atento y reconocer los síntomas.

Activar un sistema de emergencias médicas para que lleguen a atenderte pronto.

Si la víctima aún está consciente, debemos acostarla boca arriba y desabrochar todas sus prendas de vestir para que repose tranquilamente.

En el caso de que la persona no responda o vomite estando consiente, debemos colocarla en posición lateral de seguridad.

Cómo reducir el riesgo

  • Consumir menos sal.
  • Seguir una dieta sana.
  • Deja de fumar.
  • Hacer ejercicio.