Escucha ahora

Así las cosas


Gabriela Warkentin y Javier Risco

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.
SALUD

Amor, desamor y obsesión tienen algo en común en el cerebro

¿A qué edad nos enamoramos con mayor intensidad? Eduardo Calixto, neurofisiólogo, te sorprenderá

¿POR QUÉ?

Neuroquímica: El cerebro es cuando sintetiza, libera y tiene más receptores en las neuronas para sus neurotransmisores, después de los 25 años, gradualmente disminuye.

Dopamina, endorfina y acetilcolina generan ritmos de frecuencia que estimulan la felicidad.

Anatomía: La corteza prefrontal, en donde radica la inteligencia, razonamiento, toma de decisiones y proyección de vida, en la mujer madura a los 21 años, en los varones a los 25 años.

Ellas son más maduras a edades más tempranas. De tal manera que las decisiones no son las más adecuadas antes de esta edad.

Las experiencias y el tiempo ayudan a conectar mejor al cerebro.

Por lo anterior, nos cuentas trabajo llegar al amor maduro a edades tempranas.

El amor es una decisión, acepta. No ofende, no humilla.

El amor es una combinación de procesos biológicos, psicológicos y sociales.

El enamoramiento es transitorio, proyectivo e inmediato.

La obsesión define a muchas conductas, entre ellas las que generan más adicción y atención.

Es el proceso que mantiene una idea fija, permanente en sus características.

La obsesión depende de dopamina y noradrenalina, se inicia con compulsiones de la amígdala cerebral y recicla en los ganglios basales, se aprenden en el hipocampo y retroalimenta con interpretaciones del giro de cíngulo.

La obsesión es la barrera psicológica que no modifica la razón.

En común con el enamoramiento, la obsesión utiliza casi las mismas áreas cerebrales, solo que lo hace en periodos más cortos.

Pero potencializa la conducta de enamoramiento.

En contraste con el enamoramiento, es más fácil controlar una obsesión ante una explicación o tratamiento. El enamoramiento no, es inútil impedirlo.

En esta etapa, se genera el proceso Romeo-Julieta, todo lo que impida una relación la incrementa, hacemos lo contrario y reforzamos los lazos afectivos.

En el desamor: disminuye la serotonina, lo cual induce ansiedad, gradualmente los procesos obsesivos se identifican, pero para mitigar el dolor, el cual se hace más intenso al recrear recuerdos.

El dolor moral posiciona al cerebro aprender más rápido.

La adrenalina se incrementa y aunque la dopamina, esta no lo hace con la misma intensidad, es la paradoja del desamor, obsesiona con dolor y desea volver a experimentar lo pedido.

El cerebro ama mejor de los 25-30 años, se enamora con mejores elementos y se obsesiona menos con la pareja.

¿POR QUÉ?

Neuroquímica: La dopamina ya no se libera con tanta facilidad.

Sus receptores disminuyen su expresión en las neuronas que causan la felicidad.

Solemos recordar con melancolía y procuramos vivir con más intensidad.

Reímos menos y lloramos más.

Las hormonas como estrógenos y testosterona disminuyen, el deseo sexual gradualmente se hace menor.

La actividad sexual cambia.

La latencia para un orgasmo es más larga.

La oxitocina disminuye en su liberación.

Anatomía: Después de los 35 años, nuestro cerebro pierde neuronas (10 a 50 mil neuronas todos los días), recordamos más, aprendemos menos.

El amor tiene que ser maduro, por aprendizaje, por actividad neuronal, más que por neuroquímica.

Las obsesiones son menos y el desamor se vive con otras perspectiva.

Reflexiones:

1. Piensa que el enamoramiento es transitorio y es más biológico.

2. Las obsesiones y el enamoramiento quitan la inteligencia.

3. El amor llega con la madurez: psicológica, anatómica y social.

4. Aprendemos del desamor, enseña mucho, la mejor forma de terminar una relación es agradecer con dignidad.

5. El amor es una decisión, el reflejo de un cerebro maduro.

6. Las obsesiones disminuyen con el tiempo.

7. Si tienes un amor, una relación de más de 4 años y eres feliz: eres menos obsesivo.

8. Evita las rutinas.

9. Atrévete a decir cuánto amas.

10. Un regalo just like satarting over (John Lennon)