Escucha ahora

Martha Debayle en W


Martha Debayle

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.

Japón y su estilo de vida

Akira Yamada, embajador de Japón en México, habla del sistema eduactivo, político y de salud

En los resultados de la prueba PISA 2016, Japón se encuentre entre los primeros lugares, por encima de la media, en las áreas evaluadas: Matemáticas, Ciencia, Lectura.

Claves de la educación Japonesa

El 85% de los estudiantes se sienten felices en la escuela y al menos el 91% se mantiene atento a las explicaciones en la clase.

Los niños no tienen exámenes durante los primeros 3 años de escuela, sólo pequeñas pruebas.

Los profesores se concentran en la crianza inculcando el respeto hacia los demás, empatía, ser generosos, pero también a ser firmes en la toma de decisiones.

Los estudiantes no se saltan las clases en Japón , ni tampoco llegan tarde a la escuela

El comienzo de clases coincide con la floración de árboles de sakura en Abril.

En las escuelas no existe el personal de limpieza. Es responsabilidad de los estudiantes mantener limpios y ordenados los salones de clase.

Todos comen el mismo almuerzo y lo hacen en el salón de clase. A parte el menú es diseñado por un médico para tener una opción saludable.

Es habitual tomar clases privadas luego de las clases regulares. Esto lo hacen para ingresar a una buena escuela secundaria.

Además de las clases comunes, a los niños se les enseña el arte de la caligrafía, poesía japonesa y costumbres de su país.

Las escuelas secundarias obligan a sus estudiantes a utilizar un uniforme. Esto para cultivar la disciplina y unidad entre los estudiantes.

Después de graduarse de la escuela secundaria, los niños pueden optar por continuar su educación a la escuela secundaria superior y luego a la universidad o encontrar empleo.

Su vida depende del examen final. El examen final determinará a qué Universidad entrarán, luego de esto, no hay vuelta atrás. Lo que prácticamente definirá su situación económica y social el resto de tu vida.

Después del examen final, la vida comienza a ser más fácil para los que tuvieron buen rendimiento. Sorprendentemente la Universidad es considerada como una etapa de vacación.

Sistema político

El sistema político japonés solo lleva poco más de 70 años funcionando

Después de la segunda guerra mundial en 1945, Japón firmó su nueva constitución y se creó su nuevo modo de gobierno.

El hecho de que sea tan “joven” hace que todavía a día de hoy, haya lagunas en el sistema y cosas que cambiar.

Monarquía Parlamentaria japonesa:

Japón, igual que Inglaterra o España, es una Monarquía Parlamentaria. Eso quiere decir que los poderes están divididos en: Legislativo, Judicial, Ejecutivo + Imperia

El Legislativo, Judicial y Ejecutivo crean y aplican las leyes necesarias para que funcione el país.

El emperador queda como una figura meramente representativa y hasta cierto punto “vigilante” de todo lo que sucede en la política del País.

El Emperador en sí no tiene poder en la política japonesa. No puede apoyar leyes ni crearlas o apoyar y crear partidos políticos. Lo que tiene es poder representativo de cara al extranjero.

¿Si quiero ser político?:

Entrar en la política japonesa tiene sus requisitos, uno de ellos una edad mínima.

Aquellos que quieran pertenecer a la Cámara de Representantes tienen que ser mayores a 25, mientras que los que quieren ser concejales o senadores tienen que ser mayores de 30 años. En ambos casos, tienen que ser ciudadanos japoneses.

La gente vota partidos, no políticos:

El partido que gane la mayoría de la Cámara de Representantes, será el que elija al primer ministro que será (por supuesto) de su partido.

Si les gusta un partido, pero no su principal candidato, están limitados en sus elecciones.

18 es la edad mínima para votar, anteriormente era a los 20 años.

Ante escándalos políticos se exige dimisión

Cuando existe algún escándalo político, a diferencia de otros países, donde los políticos se aferran al cargo. En Japón, los responsables dimiten inmediatamente, se les exige.

Faltar al cargo político es una ofensa grave para el país y los ciudadanos.