¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿De dónde vienen las supersticiones?

Elisa Queijeiro, humanista, explica por qué somos supersticiosos y si lo hacemos por costumbre o por religión

Origen de la palabra “Superstición”

Del latín supertitio (Prefijo super-uper: por encima de; y verbo latino stare: mantenerse de pie, sobrevivir, estar de pie)…estar de pie o mantenerse de pie por encima de (lo que me da miedo o no controlo).

ANTECEDENTES

No hay registro exacto de cuando el hombre comenzó a ser supersticioso. Es como una actitud casi innata, es cómo encuentro con una fórmula mágica que me proteja de lo que está fuera de mi control. Cómo evito el mal que puede venir de afuera. Cómo me protejo para que me vaya bien.

Las primeras supersticiones documentadas son las pinturas rupestres de cacería. Las danzas a los dioses, los estados de trance de las tribus para generar el estado de ánimo para la batalla.

¿Por qué somos supersticiosos y cómo somos supersticiosos?

Las supersticiones van en un sentido de protección o de prevención, para atraer la buena fortuna y que “todo me salga bien” o cómo me protejo de la mala suerte, y si se presenta, cómo me la quito de encima.

Muchas de las supersticiones son heredadas de nuestros padres, abuelos o aprendidas del grupo social, religioso o cultural al que pertenecemos.

Hay supersticiones colectivas, heredadas históricas, pero hay supersticiones personales: rituales propios (con los que atraemos la buena suerte.

El origen de las supersticiones más comunes

El viernes 13

Tiene dos orígenes:

El religioso aunque no lo sepamos (como por ejemplo el número 13, en martes o viernes: es por la última cena de Jesús, eran 12 apósteles y Él, que fue entregado. El treceavo muere).

Hoy en día el 13 es un número al que muchos le huyen.

  1. En España, México y Grecia se teme al martes y el trece.
  2. En los países anglosajones al viernes y trece, porque en viernes fue crucificado Jesús.

El gato negro

  • Sagrado para los egipcios (2,900 A.C.), aunque se domesticó antes desde 7,000 A.C. como gran cazador de ratas y roedores.
  • Por la mitología era la diosa Bastet (como un gato o como una diosa con cabeza de felina) representaba la alegría, la fertilidad y venía a proteger el hogar (ya que era la contraparte de Sekhmet, hija de Ra, dios del sol, encarnada en una feroz leona). Venerada y amada le levantaron templos como el de la ciudad de Bubastis (cementerio más grande de gatos embalsamados).
  • En ese entonces habìa una pena de muerte a quien matara a un gato con intención o una multa para el que lo hiciera accidentalmente.
  • Se vuelven “maléficos” en la Edad Media
  • En la 1ª mitad es valorado sobretodo en sembradíos, almacenes y granjas por su habilidad para la caza de roedores (con olerlos se marchan), compañía en las aldeas
  • A partir del SXIV con la inquisición iniciaron las creencias negativas.
  • El negro, al ser el colorde la noche, se veía como el color del diablo.
  • Sus ojos “reflejan” el infierno.
  • Acompañan a las brujas.
  • Está presente en la religiones paganas (pagus: aldea, sobretodo había una diosa celta Freyja, era de la fecundidad al igual que la diosa egipcia tenía características felinas y se le relacionaba con el gato)
  • Empezó su persecución y quema.
  • En el SXV, Luis XIV, amante de los gatos prohíbe quemarlos.
  • Se prohíben y consideran superstición hasta la Revolución Francesa

El gato negro hoy, como mala suerte, no es otra cosa, que la herencia de esas creencias inventadas en la Edad Media.

Romper un espejo

  • Los primeros espejos utilizados por las culturas antigüas eran de bronce, latón, plata y oro, por tanto, irrompibles.
  • En el siglo VI a.C., los griegos habían iniciado una práctica de adivinación basada en el espejo llamada catoptromancia, en la que se empleaban unos cuencos de cristal o de cerámica llenos de agua.
  • Si un espejo se caía y se rompía, la interpretación inmediata del vidente era que la persona que sostenía el cuenco no tenía futuro o que le esperaban acontecimientos catascríficos que los diodes no querían mostrar.
  • En el siglo I, los romanos adoptaron esta superstición y le añadieron un nuevo matiz: sostenían que la salud de una persona cambiaba en ciclos de siete años..

¿Por qué 7 años de mala suerte? Es el tiempo que, supuestamente, tardaba en renovarse un cuerpo.

Pasar debajo de una escalera

  • La escalera al recargarse en la pared forma un triángulo. Antiguamente se pensaba que todos los triángulos eran un símbolo sagrado, por lo tanto, era un sacrilegio pasar bajo ese arco.
  • También se relaciona esta superstición con el patíbulo: siempre había que usar una escalera de mano para colocar la soga y también para retirar el cadáver: la muerte y la escalera iban siempre muy unidas.

Tocar madera

  • Se relaciona con la madera de la cruz en la que fue crucificado Jesucristo, ya que le atribuían un poder mágico. Tocar la madera de la cruz era antaño un símbolo de protección frente a todo tipo de males.
  • Otra razón sugiere al roble. Era considerado un árbol de culto y muchas eran las ofrendas y rituales que se hacían en torno a él.
  • En la antigüedad estaban en el convencimiento de que las vetas de esa madera eran las moradas en las que se ocultaba el genio del Fuego y de la Vitalidad, divinidad a la que se invocaba para pedir el éxito.

Tirar el salero

Tirar un salero durante la una comida o sobre una persona va a traerle mala suerte a quien lo tiró. De ahí el origen de “echar la sal”.

Para hacerle frente, se debe tomar una pizca de sal y aventarla sobre el hombro izquierdo, el “lado del demonio”.

Origen

  • Una teoría es que Judas Iscariote tiró un salero durante la última cena, (se puede ver en el cuadro de DaVinci), y en aquella época la sal era símbolo de santidad, amistas y confianza.
  • Lo que es cierto es que la sal fue por muchos años un elemento muy cotizado porque cuando no existían los conservadores ni los refrigeradores, ésta les ayudaba a conservar en buen estado la comida. Como era escasa y muy apreciada, desperdiciarla era muy mal visto. (A los soldados romanos se les pagaba con sal, de ahí viene el término “salario”).

Cargando